Número 39 | Cuarto trimestre 2014

Durmiendo bajo las estrellas

Resumen
 
La acampada es una de las formas más tradicionales de estar en contacto con la naturaleza. Supone el reto de tener que adapatarse al medio natural y de conocer el patrimonio natural que nos rodea. Además de aventura, turismo y relax, las acampadas han jugado un importante papel didáctico en actividades escolares y para numerosas asociaciones.
La acampada, tras convertirse en un fenómeno de masas, hubo que regularse para que la actividad no dañara el medio ambiente. Las basuras, los incendios forestales y las molestias a la fauna local eran recurrentes, por lo que se creó una normativa para que todos pudiéramos disfrutar de los espacios naturales y de las acampadas de manera segura y sostenible.
En la Región podemos disfrutar de la acampada itinerante en diversos espacios naturales, aunque siempre pidiendo autorización.



Una de las formas más tradicionales de estar en contacto con la naturaleza es la acampada o camping. Se trata de una modalidad sencilla, económica y sostenible de pasar unos días en un espacio natural, ya sea para desconectar del medio urbano, para hacer turismo de naturaleza o para realizar actividades didácticas organizadas por asociaciones y colegios.


La acampada en España, como actividad turística, recreativa y didáctica, comenzó a practicarse en los desplazamientos de los viajeros románticos, interesados unas veces por viajes culturales dirigidos a la búsqueda de gloriosos pasados e interesados otras veces por recorridos a través de las montañas, hasta entonces considerados de uso exclusivo para contrabandistas y soldados.
En estos recorridos se encuentran, seguramente, los antecedentes de la acampada, pero su difusión como actividad turística se produjo ya en el siglo XX.
Hasta hace treinta años parecía clara la descripción de la actividad de acampada: unas personas colocan una tienda de campaña para habitarla temporalmente. Su conversión posterior en fenómeno de masas ha producido la distinción de varios tipos de campistas y, por supuesto, una legislación para regular esta actividad y proteger el medio ambiente.
La acampada, en su sentido más genérico, se entiende como la actividad de habitar en una vivienda temporal, portátil o improvisada. Esta definición es muy amplia, ya que existen muchos tipos de acampadas dependiendo del lugar en el que se ubican y de las expectativas y motivaciones de los campistas.
En lo relativo a la acampada en espacios naturales, en España predominan dos modalidades principales:
Acampada libre o acampada fuera de los campamentos de turismo: acampar de manera completamente libre, sin relación contractual, aunque con limitaciones y, en la mayoría de los casos, previa autorización de la Administración. Ha pasado a denominarse en algunas comunidades autónomas (CCAA), la murciana incluida, como acampada itinerante.
Acampada controlada: acampar dentro de los campings o campamentos de turismo, manteniendo una relación contractual con el propietario del suelo, disfrutando de una parcela, una seguridad o unos servicios a cambio de un precio.



acampada de noche


Normativa de las acampadas a nivel nacional

Tras la aprobación de la Constitución Española de 1978, las comunidades autónomas asumieron el traspaso de funciones y servicios del Estado en materia de turismo y tiempo libre.
Durante la década de los ochenta se reforzó la regulación de la acampada libre y de la acampada juvenil (sobre todo en los aspectos sanitarios y de responsabilidad civil).

La acampada libre se encontraba prácticamente carente de regulación porque el punto de vista que la legislación había proyectado sobre el fenómeno campista respondía al planteamiento mercantil, es decir, al acampado-cliente.
Ciertas disposiciones autonómicas continuaron utilizando el mismo planteamiento, al que se podría llamar ya tradicional en nuestra legislación, incluyendo en la ordenación de los campamentos de turismo alguna mención a la acampada libre, pero cada vez con más limitaciones y prohibiciones. 
Entre estas acampadas libres, la más habitual, en ocasiones la única permitida, es la acampada itinerante (marcando límites en el número de personas, de tiendas, de noches, de distancia hasta un campamento turístico, etc.). La justificación de estas limitaciones es la protección del medio ambiente, para protegerlo de la actividad campista. Así, por ejemplo, es habitual prohibir la acampada en las proximidades de lugares de captación de aguas potables para abastecimiento de poblaciones, o en las proximidades de las playas para evitar la suciedad y el vertido de basuras, etc.


La acampada libre, tal y como se conocía hace cuarenta años, ha dejado de existir
por estar prácticamente prohibida en toda España. En la Región de Murcia no está
prohibida, pero se denomina ‘acampada itinerante', llevando consigo algunas limitaciones, requisitos y tasas


En los parques nacionales, áreas protegidas y montes de uso público de España no se puede acampar. La acampada libre está totalmente prohibida o muy restringida, permitiéndose un número máximo de personas que pueden permanecer en determinados lugares.
En líneas generales, todos los reglamentos (de las distintas CCAA) prohíben la acampada libre en los núcleos de población y en las proximidades de un campamento de turismo. Los términos, salvo excepciones, en los que se prohíbe la acampada se refieren a la instalación de tiendas de campaña, caravanas o elementos análogos fuera de los campamentos de turismo.

La acampada libre

En su origen, antes del traspaso de competencias en materia de turismo y tiempo libre a las comunidades autónomas, era el tipo de acampada que no requería ni de autorización ni de relación contractual alguna. Directamente se acampaba en el monte o en la playa, quedando a la propia sensibilidad ambiental de los campistas el respeto y el cuidado del espacio natural visitado. Carecía prácticamente de regulación.

La acampada itinerante

La normativa persigue evitar las acampadas masivas por suponer que perjudican la conservación del medio natural, estableciendo para ello un número máximo de tiendas y de días de permanencia. Este tipo de acampada se ha denominado itinerante con objeto de prohibir la que no lo es (a excepción de la controlada). Podría decirse que la acampada libre ya no existe, pues siempre habrá limitaciones y prohibiciones, habrá que pedir permisos o habrá que pagar para desarrollar esta actividad.
Así, en la Región de Murcia, se considera acampada libre a la itinerante, como en otras comunidades autónomas. Sin embargo, esta normativa hace que las acampadas se dispersen en lugar de concentrarse, ya que se limita el número de campistas congregados en una zona, extendiendo los riesgos para el medio ambiente y para los campistas. 

La acampada controlada

Para evitar esta dispersión de campistas, se pensó en ofrecer áreas y zonas de acampada con unos servicios mínimos, principalmente sanitarios. Así surge la que se conoce como ‘acampada controlada', de forma que se fomenta que los acampados tiendan a agruparse poniendo a su disposición áreas con una serie de servicios mínimos para garantizar la conservación del medio natural y la seguridad de los campistas. De esto se encarga la administración autonómica mediante la realización de campamentos públicos de turismo o autorizando su instalación (empresa privada) en espacios naturales. Se trata de campings y campamentos públicos de turismo, lo que implica una relación contractual.
En general, las normas reguladoras de la acampada controlada son semejantes a las establecidas para campamentos juveniles, pues domina el punto de vista sanitario (evitar enfermedades, contagios, etc.).

Decreto 19/1985, de 8 de marzo, sobre Ordenación de Campamentos Públicos de Turismo Artículo 3
"Se considera acampada libre a la itinerante, es decir, aquella que, respetando los derechos de propiedad o de uso del suelo, tenga lugar fuera de los campamentos autorizados, por grupos integrados por un número máximo de tres tiendas, caravanas o cualquier otro medio de acampada, separados de cualquier otro grupo, como mínimo, un kilómetro de distancia y con una permanencia máxima en el lugar de tres días. Conjuntamente, los núcleos de acampada no excederán de nueve personas.
La acampada libre no podrá practicarse a menos de cinco kilómetros de un campamento público, de un núcleo urbano, de lugares de uso público o concurridos, como playas, parques, etc., ni a menos de 100 metros de los márgenes de ríos o carreteras. Esta última limitación, por lo que se refiere a carreteras, no afectará a los minusválidos.
Tampoco se podrá practicar la acampada libre en aquellos lugares en los que, de acuerdo con la presente ordenación, no se puedan instalar campamentos públicos de turismo. 
En cualquier caso, los campistas mantendrán el lugar en sus condiciones naturales".

tienda de campaña


Normativa en la Región

La acampada libre en la Región de Murcia viene definida y regulada en el Decreto 19/1985, de 8 de marzo, sobre Ordenación de Campamentos Públicos de Turismo.
Posteriormente se promulgaron las leyes que regulan la instalación y la actividad de los Campamentos Públicos de Turismo o campings, que no modifican lo expuesto en el anterior decreto.
En el Decreto Legislativo 1/2004, de 9 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Tasas, Precios Públicos y Contribuciones Especiales, se recogen las tasas que hay que abonar para hacer acampada o usar los refugios públicos, además de indicarse la obligación de solicitar autorización para su uso.

La aventura de vivir en naturaleza

La acampada tradicional implica el reto de vivir temporalmente en plena naturaleza, adaptarse al entorno y valerse de los recursos que éste ofrece. Es una actividad de aventura y aprendizaje que motiva a muchas personas a vivir esta experiencia muchas veces a lo largo de su vida, compartiéndola con amigos y familiares. Aunque con los adelantos tecnológicos (móviles, tabletas, linternas, ordenadores, motores electrógenos, etc.) esta actividad queda algo descafeinada, siempre se puede configurar una actividad de acampada acorde con las expectativas de los campistas, dentro de la normativa que regula la actividad.
En las zonas de acampada turística hay muchos servicios a disposición de los campistas, que pueden establecerse en tiendas de campaña o en autocaravanas. Un factor importante a tener en cuenta es la seguridad de las acampadas. En las zonas de acampada los campistas pueden disfrutar del entorno con la tranquilidad de saber que es una zona segura, donde ninguna alimaña o predador se acercará y donde siempre se puede pedir a otro campista ayuda, alimento, agua o tiritas, pero para muchos otros campistas esto le resta atractivo a la experiencia, configurándose para sí mismos una acampada más rústica y aventurera, alejándose de estas zonas de acampada y optando por la acampada libre (itinerante).
El lado didáctico y divulgativo de las acampadas queda perfectamente conjugado en los campamentos juveniles que por toda la geografía nacional se desarrollan. Estos campamentos siempre han ofrecido una visión de la acampada como una actividad formativa, gozando algunas instituciones de larga tradición. Y es que, para muchos, la conservación de la naturaleza exige, más que soluciones legales, una educación adecuada. 

¿Qué debo saber sobre las zonas de acampada de la Región?
  1. Son espacios delimitados y acondicionados para permitir la instalación de tiendas de campaña por breves periodos de tiempo, dotado con servicios de recogida de residuos.
  2. Para poder acampar es necesario tener autorización previa (nunca se podrá obtener en los propios espacios naturales). Véase el procedimiento oficial de autorización de acampada en el medio natural (http://www.carm.es/web/pagina?IDCONTENIDO=5161&IDTIPO=240&RASTRO=c672$m2469).
  3. Sin autorización, corresponde imponer una multa de al menos 5.001 euros.
  4. Es obligatorio abonar una tasa para poder acampar. Los menores de doce años están exentos del pago de la tasa.
  5. Las zonas de acampada están destinadas a particulares y asociaciones.
  6. El tiempo máximo de acampada será de TRES NOCHES. En caso de grupos o asociaciones debidamente constituidas y con fin social, el máximo es de SIETE NOCHES.
  7. El interesado en acampar deberá comprobar previamente la disponibilidad de la zona de acampada llamando a los teléfonos 968 22 84 51/968 36 68 76 (de lunes a viernes en horario de 9:00 a 14:00 h) o al 012.
  8. La persona autorizada se compromete a cumplir con las condiciones generales de utilización de la zona de acampada y será responsable de los daños y perjuicios ocasionados durante la acampada.
  9. Las personas autorizadas a acampar deberán respetar y cumplir la regulación del acceso y estacionamiento de vehículos que acuerde la Dirección General de Medio Ambiente en cada espacio natural y expresamente la regulación autorizada para vehículos a motor en el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, durante el periodo estival.
  10. La Dirección General de Medio Ambiente podrá disponer de las zonas de acampada, refugios y albergues por motivos de gestión interna, planificación o trabajos en los espacios naturales.
Para más información:
Teléfonos: 012 / 968 228 451 / 968 366 876 (de lunes a viernes de 8:30 a 15 h).
Correo electrónico: infoespaciosprotegidos@carm.es


Parque Regional de Sierra Espuña
Zona de acampada autorizada Navarro de Haro

Se trata del primer campamento de exploradores que se estableció en la Región, a principios del siglo XX.
EI acceso se realiza a través de la carretera Alhama de Murcia-Pliego (C-3315). A un kilómetro y medio de Alhama de Murcia, parte un camino forestal asfaltado hacia la sierra, y siguiendo este trayecto unos 9 km se llega a la zona de acampada, que se encuentra debidamente señalizada.
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, como grupos organizados (scuots), siendo las temporadas de primavera y otoño las de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 50-60 personas (aproximadamente unas 20 tiendas).
Posee una amplio aparcamiento, recogida de residuos sólidos urbanos, zona de estancia con ocho mesas y siete cocinas, y en la terraza inferior se localiza la zona para la instalación de las tiendas. A unos 200 m se localiza el bar-restaurante y el área recreativa de la Fuente del Hilo, donde se localizan varios servicios y un punto de agua.
La vegetación está compuesta mayoritariamente de pino carrasco, procedente de una intensa repoblación de principios del siglo XX. Entre las especies faunísticas más representativas se encuentran: el jabalí, el arruí, el águila real y la ardilla de Espuña.
Puntos de interés cercanos al equipamiento: Centro de Visitantes de Ricardo Codorníu, las paredes de Leyva y los pozos de la nieve en las cumbres.

Parque Regional de Sierra Espuña
Zona de acampada autorizada Las Alquerías

La zona de acampada autorizada y adecuación recreativa Las Alquerías está localizada en la zona oeste del Parque Regional de Sierra Espuña, a los pies de la cumbre del Morrón (1.580 m).
EI acceso se realiza a través de la carretera Totana-Aledo (MU-502). A tres kilómetros de Aledo, en dirección a Zarzadilla de Totana, parte una camino forestal asfaltado hacia el interior del Parque. Siguiendo este trayecto unos dos km se llega a la zona de acampada autorizada.
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es familiar y grupos de gente joven y posee un alto nivel de asistencia durante todo el año.
Su capacidad de acogida es de 50-60 personas (aproximadamente unas 20 tiendas). Posee aparcamiento, recogida de residuos sólidos urbanos, zona de estancia con cuatro mesas, ocho cocinas y un punto de agua. En la parte inferior se encuentra la zona para la instalación de las tiendas. AI lado se localiza el bar-restaurante y el Aula de Naturaleza, ambos con aseos.
La vegetación está compuesta por un bosque de pino carrasco procedente de las repoblaciones de principios del siglo XX. Entre la fauna que puede observarse en este entorno destacan los jabalíes, arruís, las águilas reales y las ardillas de Espuña.
Puntos de interés cercanos al equipamiento: el estrecho de la Agualeja, Santuario de la Santa de Totana y los pozos de la nieve en la cumbre.

Parque Regional de Sierra Espuña
Zona de acampada autorizada La Perdiz

Esta zona se encuentra rodeada de altas montañas repobladas de pino carrasco. EI acceso se realiza a través de la carretera Alhama de Murcia-Pliego (C-3315). A un kilómetro y medio de Alhama de Murcia parte un camino forestal asfaltado hacia el interior de la sierra, y siguiendo este trayecto unos 12 km se llega a la zona de
acampada autorizada.
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, como escaladores que vienen a las paredes de Leyva, siendo las temporadas de primavera y otoño las de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 50-60 personas (aproximadamente unas 20 tiendas).
Posee varias zonas de aparcamiento, recogida de residuos sólidos urbanos, zona de estancia con ocho mesas y ocho cocinas, en la ladera superior se encuentra la zona para la instalación de las tiendas. Al lado se localiza el bar-restaurante, los aseos y el punto de agua.
La vegetación es mayormente pino carrasco de repoblación y las especies faunísticas observables en esta zona son el jabalí, el arruí, el águila real y las ardillas de Espuña.
Entre los puntos de interés cercanos se encuentran el Centro de Visitantes de Ricardo Codorníu, las paredes de Leyva y los pozos de la nieve en las cumbres.

Parque Regional Calblanque, Monte de Las Cenizas y Peña del Águila
Zona de acampada autorizada Calblanque

Esta zona de acampada se sitúa en el corazón del Parque Regional de Calblanque, Monte de Las Cenizas y Pefia del Águila. EI acceso se realiza a través de la autovía de La Manga (MU-312), a 2 km de Los Belones, dirección Cabo de Palos, parte un camino hacia el Parque, y siguiendo este trayecto unos 3 km se llega a la zona de acampada.
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, siendo la temporada estival la de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 9-10 personas (aproximadamente unas tres tiendas).
Posee gran aparcamiento cubierto, recogida de residuos sóidos urbanos y zona de estancia con dos mesas, junto a las que se encuentra la zona para la instalación de las tiendas, en la que no hay sombra de arbolado. No cuenta con un punto de agua ni con aseos.
La vegetación está compuesta por pinar abierto de pino carrasco y matorral mediterráneo como el palmito. Destaca entre la fauna la gaviota, el flamenco, la avoceta, la cigüeñuela, el fartet, etc.
Puntos de interés cercanos al equipamiento: el punto de información de Cobaticas, las salinas del Rasall y Marchamalo, el Mar Menor, Cabo de Palos y la batería de Las Cenizas.

Parque Regional Sierra de La Pila
Zona de acampada autorizada Fuente La Higuera

Se encuentra localizada en la zona noreste del Parque Regional Sierra de La Pila. EI acceso se realiza a través de la carretera Fortuna-La Garapacha (A-17). A 3,5 km de La Garapacha, dirección Peña Zafra, parte una camino forestal asfaltado hacia el Parque, que tras 7 km conduce a la zona de acampada autorizada (a 20 km de Fortuna).
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, siendo las temporadas de primavera y otoño las de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 50-60 personas (aproximadamente unas 20 tiendas).
Posee aparcamiento, recogida de residuos sólidos urbanos, zona de estancia con 22 mesas, 20 cocinas y un manantial. En la parte superior se encuentra la zona para la instalacion de las tiendas. Dentro de esta área se encuentra el punto de información.
No cuenta con aseos.
La vegetación esta compuesta por pino carrasco y matorral mediterráneo. Entre las especies faunísticas destacan águila real, la chova piquirroja, el pinzón, el herrerillo y el carbonero.
Como puntos de interés cercanos al equipamiento están los pozos de la nieve en la cumbre.

Monte de Utilidad Pública Santa Ana
Zona de acampada autorizada Santa Ana

Esta zona de acampada se localiza en el corazón del Monte de Utilidad Pública de Santa Ana, cercano al Parque Regional EI Carche. EI acceso se realiza por un camino que parte de Jumilla, un poco antes de tomar la carretera hacia Calasparra (MU-3314). Este camino, tras 4,5 km, conduce a la zona de acampada autorizada.
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, siendo las temporadas de primavera y otoño las de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 50·60 personas (aproximadamente unas 20 tiendas).
Posee aparcamiento, recogida de residuos sóidos urbanos, zona de estancia con 11 mesas, ocho cocinas y punto de agua, y en la terraza inferior se encuentra la zona para la instalación de las tiendas. Cuenta con una letrina.
La vegetación está compuesta por un bosque de pino carrasco con un matorral muy pobre, destacando como fauna más característica las rapaces.
Entre los puntos de interés cercanos al equipamiento se encuentran la Ermita de Santa Ana, Cabezo y Salinas de la Rosa, Castillo de Jumilla y Pozo de la Nieve de EI Carche.

Monte de Utilidad Pública Los Cuadros
Zona de acampada autorizada Los Cuadros

La zona de acampada autorizada Los Cuadros, ubicada en el MUP Los Cuadros, se localiza cerca del Paisaje Protegido de Ajauque y Rambla Salada.
EI acceso se realiza a través de la autovfa (A-7), dirección a Alicante. Se toma la salida a Fortuna, y a 500 m parte un camino hacia el MUP que, tras 2 km, conduce a la zona de acampada autorizada (a 16 km de Murcia).
EI tipo de usuarios es generalmente joven, siendo las temporadas de primavera y otoño las de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 100-150 personas (aproximadamente unas 50 tiendas).
Posee aparcamiento junto al camino, zona de estancia con 6 mesas, 8 cocinas y punto de agua, junto al cual se encuentra la zona para la instalación de las tiendas. No cuenta con aseos.
La vegetación está compuesta pino carrasco con un matorral muy pobre, destacando como fauna más caracterfstica las aves acuáticas que se pueden observar en el embalse de Santomera.
Como puntos de interés cercanos al equipamiento destacan las salinas de interior de Rambla Salada.

Sierra de Ricote y La Navela
Zona de acampada autorizada Vivero de Ricote

Se localiza en el antiguo vivero forestal de principios del siglo XX.
EI acceso se realiza a través de la carretera Ricote-La Bermeja (B-15). A 800 m del pueblo de Ricote parte un camino a la sierra, y siguiendo este trayecto unos 500 m se llega a la zona de acampada autorizada.
EI tipo de usuarios que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, siendo las temporadas de primavera y otoño las de mayor afluencia. Su capacidad de acogida es de 25-30 personas (aproximadamente unas 10 tiendas).
Posee aparcamiento junto al camino, recogida de residuos sólidos urbanos, zona de estancia con 19 mesas, 18 cocinas y punto de agua, en la terraza superior se encuentra la zona para la instalación de las tiendas. No cuenta con aseos.
La vegetación está compuesta por pino carrasco y algunos frutales de la huerta tradicional (limoneros), entre los que sobresalen numerosas palmeras. La fauna característica es el águila real y el halcón peregrino.
Puntos de interés cercanos al equipamiento: el pueblo y huerta de Ricote.

Rambla de La Rogativa
Zona de acampada autorizada Fuente de Los Almeces

Esta zona de acampada es la que se localiza a mayor altitud de la Región, a uno 1.088 m sobre el nivel del mar, dentro de las sierras del Noroeste.
EI acceso se realiza a través de la carretera Moratalla-EI Sabinar (MU-703), desde la que se toma una carretera dirección Nerpio (MU-702). A 1,5 km del cortijo de Arroyo Tercero parte un camino hacia el espacio natural. Siguiendo este camino unos 6 km se llegaa a la zona de acampada (a 40 km de Moratalla).
EI tipo de usuario que utiliza estas instalaciones es generalmente joven, siendo la temporada estival la de mayor afluencia.
Su capacidad de acogida es de 9-10 personas (aproximadamente unas 3 tiendas).
Posee aparcamiento junto al camino, recogida de residuos sólidos urbanos, zona de estancia con siete mesas, ocho cocinas y manantial. Junto a ellas que encuentra la zona para la instalación de las tiendas. No cuenta con aseos.
La vegetación está compuesta por rodales de almeces y cerezos, sabina albar y sauces.
Entre la fauna característica destacan la cabra montés, el águila real y el buitre leonado.
Como puntos de interés cercanos al equipamiento se encuentran la ermita de la Rogativa y el centro de pinturas rupestres de Casa Cristo.


Fuentes:

José Mª Nasarre (1991). Acampada libre y legislación. Acciones e Investigaciones Sociales, nº 0, pp. 115-128.
Guía de zonas de acampada de la Región de Murcia. DGMA. Disponible en http://www.murcianatural.carm.es/web/guest/74.

Artículos relacionados:
- Desconéctate en naturaleza. Murcia enclave ambiental, nº 37 (2014), pág. 30-37.
- Ocio en la naturaleza murciana, Murcia enclave ambiental, nº 20 (2009), pág. 14-21.


Tienda de campaña
Las acampadas son ideales para observar el cielo nocturno en plena naturaleza
Áreas de acampada permitida en la Región de Murcia
Características de las zonas de acampada permitida regionales
Zona de acampada autorizada Fuente de Los Almeces
Zona de acampada autorizada Las Alquerías
Zona de acampada autorizada de Calblanque
Zona de acampada autorizada Fuente de la Higuera
Zona de acampada autorizada La Perdiz
Zonad e acampada autorizada Los Cuadros
Zona de acampada autorizada Santa Ana
Zona de acampada autorizada El Vivero de Ricote
Zona de acampada autorizada Navarro de Haro