Número 41 | Cuarto trimestre 2016

Nueva senda de La Huertecica

La senda de La Huertecica, en la confluencia de los ríos Segura y Moratalla, es un vial tradicional que atesora uno de los itinerarios más bellos de la Región desde el punto de vista natural, que conserva espectaculares bosques de galería. La frecuente inundación de las partes más bajas de la senda ha provocado que la Oficina de Impulso Socieconómico del Medio Ambiente acometa una serie de obras de acondicionamiento, llevando una parte del sendero a una determinada altura desde la que se puede apreciar una bonita panorámica de la Reserva Natural de Cañaverosa.

Parece inverosímil que en la Región de Murcia, una de las zonas más áridas de todo el sureste europeo, podamos deleitarnos del continuo discurrir del agua y de espesos y frescos bosques. En un clima de prolongadas sequias, la existencia de las corrientes permanentes de agua se convierten en un verdadero refugio para la fauna y la flora.

Por este motivo, la Reserva Natural de Sotos y Bosque de Ribera de Cañaverosa goza de la mayor figura de protección a nivel regional. Forma parte de la Zona de Especial Conservación Sierras y Vega alta del Segura y Ríos Alhárabe y Moratalla, quedando incluida en la Red Natura 2000.

Este espacio es atravesado por la Senda de la Huertecica, un vial tradicional que atesora uno de los itinerarios más bellos desde el punto de vista natural. Situado aguas arriba de la confluencia del Segura y el río Moratalla, conserva uno de los pocos enclaves del bosque de galería o ribera de la Región de Murcia.

En épocas de lluvias torrenciales y los desembalses de agua genera que sea muy complicado el acceso a la senda, además de originar caídas de árboles y derrumbamientos que en ocasiones cierra la senda impidiendo su tránsito.

Por este motivo, desde la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente de la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, se ha ejecutado un proyecto de apertura de un nuevo tramo de senda que discurre por las lomas del Monte Público "El Campillo-Los Torrentes", ofreciendo unas vistas panorámicas de gran parte de la Reserva Natural de Cañaverosa en un recorrido circular unos dos kilómetros. Del mismo modo permite al visitante disfrutar del espacio en las épocas en las que la senda queda intransitable por la presencia de agua.

La Senda de La Huertecica está situada en la Reserva Natural de Cañaverosa. Se encuentra localizada en la porción noroeste de la Región de Murcia, e incluye territorios pertenecientes a los términos municipales de Moratalla y Calasparra.

Galápago leproso

Para acceder al lugar nos dirigimos al municipio de Calasparra y desde allí, seguiremos en dirección al Santuario de la Esperanza.

Este sendero comienza en la puerta del Santuario de la Esperanza y continúa por delante del restaurante para bajar a un camino asfaltado que discurre paralelo al río. Siguiéndolo unos metros se encuentra el paraje de "Las Juntas", donde se unen los ríos Moratalla y Segura. Un poco más adelante dejamos el camino desviándonos por la derecha para cruzar el cauce del río Moratalla y entrar en el llamado "Paraje de la Huertecica", donde aún hoy se mantienen pequeños cultivos que dan lugar a una pequeña huerta o "huertecica". Enseguida encontramos el bosque galería que cuenta en su entrada con un par de muretes de mampostería. A partir de allí, es de destacar que la senda transcurre en muchos de sus tramos por un verdadero túnel compuesto de vegetación como zarzas, cañaverales, chopos y álamos. En el tramo en el que la senda discurre por el bosque de galería, las pasarelas de madera que poseía han sido arrancadas y arrastradas por el río Segura en las crecidas eventuales debido a las lluvias torrenciales.

Ruiseñores comunes, martinetes, petirrojos, chochines, cucos y lavanderas, entre otros, se hacen notar si caminamos en silencio o paramos en estas zonas ribereñas. Además de una abundante avifauna, la Reserva Natural de Cañaverosa es el hogar de diferentes mamíferos, siendo la nutria la más emblemática y una de las especies más amenazadas de la Región. El barbo y la carpa son los peces más abundantes, y entre los reptiles destaca la presencia del galápago leproso.

Cuando se abandona este tramo se pasa por encima de un puente de madera, a través del que se accede al nuevo trazado del sendero panorámico que conduce hasta lo alto de la loma formada por conglomerados de glacis, desde donde se puede disfrutar de la bóveda del bosque de ribera. Si echas un vistazo detenidamente a tu alrededor puedes distinguir que la vegetación, que se asienta en la ribera del río, es claramente diferente de las laderas próximas. La humedad del río favorece que crezca un bosque muy especial, en el que sus árboles y arbustos tienen anchas hojas, son capaces de tolerar la alta humedad y resisten mejor las crecidas del agua tras las fuertes lluvias.

Como telón de fondo de este paisaje tenemos montañas de pequeña envergadura dominadas por matorral y pinar de regeneración crecido tras el gran incendio forestal de 1994. Este día está grabado en negro en la historia local y regional, por iniciarse el mayor incendio forestal que hasta la fecha ha habido en la Región de Murcia. El incendio se originó en el Peñón del Serrano en la Sierra del Cerezo de Moratalla, y rápidamente se extendió llegando a devastar más de 26.000 hectáreas de monte y matorral.

Continuamos por la senda y desde el punto más alto se puede observar lo cerca que discurren los ríos Moratalla y Segura pocos metros antes de su unión. Seguimos avanzando bajando la ladera por el nuevo trazado de la senda hasta alcanzar el camino que recorrimos junto a los bancales de La Huertecica, terminando el recorrido circular. Ya solo nos queda volver por nuestros pasos al Santuario.