Número 29 | Cuarto trimestre 2011

Descubierta Atropa baetica (tabaco borde) en la Región de Murcia

RESUMEN

Los trabajos de seguimiento de flora protegida que realiza la Brigada de Flora y Fauna de agentes medioambientales de la Región de Murcia han permitido la localización, en julio de 2009, de la especie Atropa baetica Willk. en la sierra del Buitre, Moratalla, una especie emblemática en la conservación de la flora ibérica por su rareza y por la distribución disyunta de sus poblaciones.

Esta especie es un elemento iberoafricano, endémica de la península ibérica y del norte de África. En la península ibérica se conocen algo menos de 30 poblaciones, constituidas en la mayor parte de los casos por un solo individuo, de tal forma que la población española está formada por menos de 150 individuos conocidos.

En Murcia se conoce en una sola ubicación, con una población formada por lo que parece un sólo individuo, ocupando una superficie de 6 m2.

En 2011, en el proyecto que se realiza mediante convenio con el MARM con fondos europeos Feder, denominado ‘Mejora de hábitats de LIC interiores de la Región de Murcia', se han realizado actuaciones de restauración de poblaciones mediante técnicas de reintroducción benigna en el sentido de la UICN.

______________________________________


Recientemente se ha encontrado en la Región una emblemática especie botánica de gran importancia para los planes de conservación de la flora ibérica: Atropa baetica. Esta especie es un elemento iberoafricano que, hasta ahora, sólo se había citado en algunas serranías andaluzas, manchegas y catalanas.

En el transcurso de los trabajos de seguimiento de flora protegida que realiza la Brigada de Flora y Fauna de agentes medioambientales de la Región de Murcia, José Moya Ruíz localizó, en julio de 2009, la especie Atropa baetica Willk. en la sierra del Buitre, Moratalla. Descrita por el botánico alemán H. M. Willkomm en 1852, que la descubrió en la Sierra de María, en la vecina provincia de Almería, se trata de una especie emblemática en la conservación de la flora ibérica por su rareza y por la distribución disyunta de sus poblaciones.
Esta especie es una variante de la belladona (Atropa belladona L.), hierba perenne de la familia de las solanáceas, familia subcosmopolita de gran importancia económica, ya que engloba a especies tan relevantes como la patata, el pimiento, el tomate, la berenjena y el tabaco, a numerosas especies empleadas como ornamentales y otras con un interés farmacológico. Por otro lado, algunas de sus especies tienen un claro carácter invasor, como el gandul (Nicotiana glauca).
En la península ibérica es una familia con una riqueza específica baja. En la Región de Murcia tan sólo se presentan 11 especies de forma natural, habiéndose citado hasta un total de 29 (incluyendo algunas cultivadas y adventicias). La importancia ecológica de esta familia en Murcia es relevante, atendiendo a la superficie que ocupan los hábitats donde aparecen dos de sus representantes: el cambrón (Lycium intricatum) y el oroval (Withania frutescens), que caracterizan matorrales halonitrófilos en el litoral y sierras prelitorales de Murcia, algunos de ellos considerados como hábitats de interés comunitario.
Atropa baetica es una hierba perenne, con un intrincado rizoma del que emergen tallos de más de un metro de altura que presentan hojas alternas, pecioladas y ovadas de gran tamaño (hasta 17x9 cm). Las flores (de hasta 3 cm) son amarillo-verdosas y se agrupan en inflorescencias con decenas de flores por tallo. El fruto es una baya esférica de color negro brillante, de algo menos de 2 cm de diámetro.
Se trata de un elemento iberoafricano, especie endémica de la península ibérica y del norte de África, que se distribuye por las serranías de Cuenca y Guadalajara, Andalucía (Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Jaén, Málaga) y Murcia, alcanzando por el noreste la provincia de Tarragona en la población de Els Ports.
El parecido de sus hojas con las del tabaco ha marcado su caracterización vernácula, conociéndose como tabaco borde, tabaco de pastor, tabaco gordo o tabaco basto. Recientemente, y con un origen claramente académico, también suele denominarse belladona de Andalucía. Esta especie, como numerosos miembros de la familia solanáceas, es rica en alcaloides, lo que le permite protegerse de los herbívoros durante la mayor parte del año.


Descrita por el botánico alemán H. M. Willkomm en 1852, que la descubrió en la sierra de María, en la vecina provincia de Almería, se trata de una especie emblemática en la conservación de la flora ibérica por su rareza y por la distribución disyunta de sus poblaciones


Es una especie que se encuentra en sistemas forestales maduros que presentan algún tipo de perturbación o inestabilidad intrínseca, de ahí que aparezca en claros de bosque, bordes de caminos, gleras, etc., en exposición preferentemente de umbría, en suelos de naturaleza básica y relativamente húmedos. No caracteriza ni se ubica en ninguna asociación vegetal bien definida.

Especie rara, amenazada y protegida

En la península ibérica se conocen algo menos de 30 poblaciones, constituidas en la mayor parte de los casos por un solo individuo, de tal forma que la población española está formada por menos de 150 individuos conocidos. Esta rareza supone una amenaza intrínseca para la conservación de la especie, a la que hay que sumar otras amenazas de origen natural, como la hibridación con su congénere A. belladona (A. x martiana Font Quer) en las localidades que comparten hábitat, la herbivoría, la sucesión vegetal y la pobre estrategia reproductora que posee. Entre las amenazas de origen antrópico se indica el turismo, la artificialización del terreno y la recolección de germoplasma. Atendiendo a los criterios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), se ha evaluado su estado de conservación como ‘En Peligro' (EN) en la Lista Roja Nacional de 2008 por presentar un área de distribución severamente fragmentada y por la disminución proyectada de la extensión de presencia, del área de ocupación y del número de individuos, así como por presentar menos de 250 individuos. A escala europea también se considera ‘En Peligro' (European Red List of Vascular Plants).
Atropa baetica es una de las primeras especies de la flora nacional que tuvo protección específica, incluyéndose en el Real Decreto 3091/1982, de 15 de octubre, sobre protección de especies amenazadas de la flora silvestre, ya derogado. Esta protección se ha ido actualizando en las sucesivas normas nacionales que regulan la protección de especies amenazadas. Se incluye en la categoría ‘En Peligro de Extinción' en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero) y en los Anexos II y V de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. Esta especie también se encuentra recogida en el derecho internacional: se incluye en el Anexo I del Convenio de Berna y en los Anexos II y IV de la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, en la que presenta la consideración de prioritaria.
La práctica totalidad de sus poblaciones se localizan en áreas protegidas, tanto en espacios naturales protegidos como en lugares que se incorporarán a la Red Ecólógica Europea Natura 2000. En la actualidad, tan sólo Castilla La Mancha ha aprobado el plan de recuperación de la especie dentro de su territorio, si bien se han adoptado medidas para la restauración de sus poblaciones mediante reforzamiento o reintroducción, así como otras medidas de gestión en el resto de comunidades donde se presenta.

Población murciana

En Murcia se conoce en una sola ubicación, con la presencia de lo que parece ser un sólo individuo, ocupando una superficie de 6 m2 y produciendo decenas de tallos de hasta 1,10 m de altura (en 2011 se han contabilizado 92 que han fructificado), con hasta 30 flores por tallo. Hay muy pocos frutos que resulten vanos, abortados de forma espontánea o inducida por la probable acción de invertebrados. No se observa afección directa por herbívoros, como ocurre en otras poblaciones de la especie, las hojas y tallos siguen patentes incluso después de la dispersión de frutos. Vive en suelos profundos de elevada pendiente, lo que unido a las nevadas y frecuentes heladas invernales, así como al tránsito de animales silvestres, los convierte en un sustrato muy inestable. De hecho, una zona se encuentra descalzada, aflorando parte del rizoma de la planta. Las especies acompañantes son Arenaria sp., Festuca gautieri, Lavandula latifolia y Paronychia suffruticosa.

En la península ibérica se conocen algo menos de 30 poblaciones, constituidas en la mayor parte de los casos por un solo individuo, de tal forma que la población española está formada por menos de 150 individuos conocidos

La localidad se incluye en la sierra del Buitre, uno de los enclaves más húmedos de la Región de Murcia, con un importante bosque de pinagral, barrancos y ambientes rupícolas, en el que se conocen numerosas especies protegidas, como Acer granatense, Quercus ilex, Sorbus aria, Sorbus torminalis, Teline patens (en peligro de extinción), Asplenium fontanum subsp. fontanum, Cephalanthera rubra, Dactylorhiza elata, Laserpitium gallicum, Lathyrus pulcher, Listera ovata, Quercus faginea, Paeonia broteroi, Sambucus nigra, Ulmus glabra (vulnerable), Berberis vulgaris, Celtis australis, Colutea hispanica, Coriaria myrtifolia, Crataegus monogyna, Dictamnus hispanicus, Juniperus oxycedrus subsp. oxycedrus, Juniperus phoenicea, Kernera boissieri, Linaria cavanillesii, Moehringia intricata, Pinus pinaster, Pinus nigra subsp. clusiana, Polygonatum odoratum, Potentilla caulescens, Quercus rotundifolia, Rhamnus alaternus, Sarcocapnos enneaphylla subsp. saetabensis, Seseli montanum subsp. granatense, Viburnum tinus (de interés especial), o de interés científico como Thymus funkii var. albiflorus, Cephalanthera sp. pl., Ophrys sp. pl.


Atropa baetica es una de las primeras especies de la flora nacional que tuvo protección específica, incluyéndose en el Real Decreto 3091/1982, de 15 de octubre, sobre protección de especies amenazadas de la flora silvestre, ya derogado


Dentro de los trabajos del Programa de Seguimiento de Flora Silvestre Protegida, la especie había sido objeto de búsqueda en la sierra del Pericay (Lorca) como consecuencia de la existencia del fitotopónimo ‘morra del tabaco', el cual se puede atribuir a Atropa baetica, teniendo en cuenta que la población más cercana se sitúa a una distancia de tan sólo 20 kilómetros, en la vecina sierra de María (Almería), por lo que, a tenor de este descubrimiento, sigue siendo muy probable su presencia en las montañas del complejo del Gigante-Pericay.

Acciones de conservación

Se ha puesto en conocimiento del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM) su presencia en Murcia y se ha divulgado su presencia en medios especializados.
En los años 2009 y 2010 se ha recolectado una parte de la producción de frutos de la población silvestre (43 y 69, respectivamente) que se han gestionado por el Banco de Germoplasma Vegetal de la Región de Murcia, procediendo a limpiar y aislar las semillas, realizar ensayos de germinación y a seleccionar una muestra que se conserva en la colección de base del mismo. Con el resto de semillas y las plántulas obtenidas en los ensayos de germinación se han conseguido plantas viables para su traslado al campo.
En 2011, en el proyecto que se realiza mediante convenio con el MARM con fondos europeos Feder denominado ‘Mejora de hábitats de LIC interiores de la Región de Murcia', se han realizado actuaciones de restauración de poblaciones mediante técnicas de reintroducción benigna en el sentido de la UICN. Para ello, se ha seleccionado un lugar de características ecológicas adecuadas, un área protegida (LIC sierra del Gavilán) y una propiedad del suelo pública que garantice la adopción de medidas de gestión y la conservación de usos. Se han instalado 130 plantas de uno y dos años, con protector para prevenir la acción de los herbívoros de la zona (cabra montés) y con riegos suplementarios en verano. En cualquier caso, habrá que esperar a la siguiente primavera para conocer el éxito de la actuación.


En Murcia se conoce en una sola ubicación, con la presencia de lo que parece ser un solo individuo, ocupando una superficie de 6 m2 y produciendo decenas de tallos de hasta 1,10 m de altura (en 2011 se han contabilizado 92 que han fructificado), con hasta 30 flores por tallo


La normativa vigente obliga a realizar toda una serie de actuaciones de diferente calado. Por una parte, la aprobación de un plan de recuperación con el objetivo de corregir los factores de amenaza y evitar el peligro de extinción que presenta. Por otra, su carácter de especie prioritaria justificaría su inclusión en la Red Natura 2000, por lo que, si no tienen éxito las acciones de reintroducción benigna que se están realizando, se tendrá que considerar la inclusión de la sierra del Buitre en la Red. También debemos realizar un continuo seguimiento de su estado de conservación para responder tanto a las exigencias de la Directiva de los Hábitats como a las diferentes disposiciones de la ley del Patrimonio Natural y Biodiversidad y, por último, habría que actualizar la normativa regional e incluir a esta especie en la categoría ‘En peligro de extinción' en el Catálogo de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia.

Fuente:
Servicio de Biodiversidad, Caza y Pesca Fluvial (Programa de Conservación de Flora Silvestre Protegida y Banco de Germoplasma Vegetal de la Región de Murcia) y Agentes Medioambientales de la Región de Murcia
Para saber más
Aznar, L. et al. 2011. Novedades para la flora de la Región de Murcia. Anales de Biología 33: 13-14.
Herrera, C. M. 1987. Distribución, ecología y conservación de Atropa baetica Willk. (Solanaceae) en la Sierra de Cazorla. Anales del Jardín Botánico de Madrid 43 (2): 387-398.
Martínez, M.J. et al. 2004. Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España (Bañares, A.; Blanca, G.; Güemes, J.; Moreno, J.C. & Ortiz, S. eds.). Madrid. Dirección General de Conservación de la Naturaleza, pp. 622-623.
Atropa baetica Willk. es una planta herbácea originaria del centro y sur de la península ibérica y norte de África. Fue descrita por el botánico Heinrich Moritz Willkomm, autor de esta representación gráfica, y publicado en Linnaea 25: 50, en el año 1852.
Atropa baetica. Flor. Foto: Jose Moya Ruiz.JPG
Inflorescencia en Vivero. Foto: Francisco Javier Sanchez Saorin2.jpg