Número 29 | Cuarto trimestre 2011

Ecoparques. Revalorización de nuestros residuos urbanos

RESUMEN
Un ecoparque, también llamado ‘punto limpio', es un centro de recepción y almacenamiento de residuos urbanos. Estos residuos son de distintos tipos y se organizan de forma separada para facilitar su posterior gestión (reciclaje, incineración, etc.).
En la Región de Murcia, de acuerdo con la Planificación Regional en materia de residuos urbanos, se pretende implantar un ecoparque en cada municipio o, como mínimo, un ecoparque por cada 15.000 habitantes, bien sea como instalaciones adaptadas o de nueva construcción por los entes locales, o mediante convenios o contratos con gestores autorizados en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
La Red de Ecoparques Regional ha sido diseñada para gestionar residuos de origen domiciliario, comercial o de oficinas y servicios, cuya producción de residuos, por su naturaleza o composición, pueda asimilarse a la de un domicilio particular, quedando excluidos así los residuos industriales.
Las operaciones de ‘preparación para la reutilización' en la Red de Ecoparques de la Región se han de contemplar como una posibilidad de mejorar la gestión de los residuos en estas instalaciones. La reutilización conlleva múltiples beneficios, entre los que cabe destacar:
- Damos valor ambiental a los residuos convirtiéndolos en un producto reutilizable.
- Ahorramos materias primas procedentes de la naturaleza.
- Prolongamos el ciclo de vida de los productos y reducimos la acumulación de residuos en los vertederos.
- Realizamos un consumo sostenible de los recursos en la Región de Murcia.
- Evitamos problemas medioambientales graves, tanto a escala local como global, que pueden tornarse irreversibles en el futuro. Reducimos riesgos de contaminación atmosférica, del suelo y del agua.


________________________________________

Desde el año 2002, y con el objetivo de promover la reducción y segregación en origen de residuos domiciliarios, la Dirección General de Medio Ambiente, en colaboración con las administraciones locales, ha creado y desarrollado la Red de Ecoparques de la Región de Murcia, dando prioridad a la reutilización, reciclado y otras formas de valorización de los residuos urbanos y domésticos frente a su acumulación en vertederos.


Un ecoparque, también llamado ‘punto limpio', es un centro de recepción y almacenamiento de residuos urbanos. Estos residuos son de distintos tipos y se organizan de forma separada para facilitar su posterior gestión (reciclaje, incineración, etc.).
Aunque existen contenedores destinados a la recogida selectiva de residuos (cartón, plástico, vidrio, materia orgánica, etc.), hay determinados residuos que no pueden depositarse en ellos debido a su volumen o potencial peligrosidad.
Este tipo de instalaciones, que pueden ser móviles o fijas, permiten a los ciudadanos depositar, gratuitamente, aquellos materiales que no tienen cabida en los contenedores tradicionales de recogida de residuos urbanos, generalmente residuos voluminosos o que poseen ciertos componentes peligrosos para la salud o el medio ambiente, como pueden ser pilas, tubos fluorescentes, muebles de madera, restos de podas, ordenadores, etc.
Comparativamente, los residuos peligrosos y voluminosos de origen doméstico constituyen una cantidad muy pequeña respecto de los residuos de este tipo de origen industrial, pero, en términos cualitativos, no son nada despreciables.
La vía más habitual de eliminación de, por ejemplo, aceites, aerosoles o aparatos eléctricos de las casas (todos ellos residuos peligrosos y dañinos para el medio ambiente y la salud) es el contenedor de basura, y de aquí al vertedero. De esta forma, los residuos se evacuan sin el control adecuado, mezclándose unos con otros e imposibilitando su reciclaje, con los peligros que ello supone:

1. Peligro para la salud. Muchas sustancias contenidas en los residuos peligrosos domésticos son inflamables, corrosivas o explosivas, y manejadas sin las debidas precauciones pueden provocar daños relevantes para la salud de las personas que queden expuestas a dicho riesgo. Por ejemplo, un fluorescente en el momento en que se comprime en el camión de la basura puede estallar. También existe riesgo de toxicidad porque algunas sustancias tóxicas -metales pesados, disolventes, pesticidas, compuestos orgánicos volátiles, etc.- son irritantes para la piel, las mucosas y los ojos, producen dolores de cabeza o, incluso, tienen efectos teratógenos, cancerígenos y mutagénicos.

2. Peligro para el medio ambiente. Algunos residuos son particularmente nocivos para el agua (es el caso de los metales pesados, pesticidas, aceites, etc.), otros lo son para el suelo (los que acaban disolviéndose pueden acumularse en el suelo e incorporarse a la cadena trófica) y otros contaminan el aire, bien directamente (los volátiles), o bien indirectamente (a través de la incineración, ya que este tratamiento de los residuos sólidos urbanos corrientes no es suficiente para destruir los residuos peligrosos, que necesitan condiciones especiales de temperatura, filtración de gases resultantes, etc.).

Planificación y puesta en marcha en la Región de Murcia

De acuerdo con la Planificación Regional en materia de residuos urbanos, se pretende implantar un ecoparque en cada municipio de la Región de Murcia o, como mínimo, un ecoparque por cada 15.000 habitantes, bien sea como instalaciones adaptadas o de nueva construcción por los entes locales, o mediante convenios o contratos con gestores autorizados en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
Los ecoparques podrán localizarse en instalaciones o equipamientos públicos de nueva creación o en los ya existentes y adaptados para tal fin, procurando, en cualquier caso, que no disten más de 2 km del núcleo urbano al que pertenezcan.
En el caso de los ecoparques móviles, su utilización se considera especialmente interesante en los municipios de más de 25.000 habitantes, con poblamiento disperso o grandes núcleos de población, ya que ofrecen la posibilidad de acercar el sistema de recogida selectiva a poblaciones muy distanciadas entre sí y, además, fomentar la selección de un mayor número de tipologías de residuos en el propio casco urbano, facilitando la tarea de la separación en origen al ciudadano.

Tipos de ecoparques

Dentro del marco de la creación de Infraestructuras Públicas de Gestión de Residuos Urbanos de la Comunidad Autónoma de Murcia, la ‘recogida selectiva' realizada por los ayuntamientos es la operación de gestión de los residuos más conocida, aunque en el marco de la misma se pueden englobar diferentes sistemas.
De entre esos sistemas de recogida selectiva, los más utilizados son:

  • Contenedores en vía pública (cuando quedan agrupados en un mismo punto distintos tipos de contenedores para la recogida segregada de, al menos, envases de vidrio, envases ligeros, papel y cartón y fracción resto, son conocidos como ‘ecopuntos').
  • Sistemas de recogida puerta a puerta.
  • Ecoparques o puntos limpios: pueden ser móviles o fijos y cumplen un papel fundamental dentro de la recogida selectiva de residuos de origen domiciliario en la Región de Murcia.
  • Ecoparque fijo: se trata de una instalación construida en un lugar determinado a disposición de los ciudadanos para llevar y depositar sus residuos domésticos voluminosos y/o peligrosos de forma gratuita. En los ecoparques fijos hay distintos contenedores en los que se depositan estos residuos, clasificándolos por tipos.
  • Ecoparque móvil: es un vehículo que se desplaza por distintos puntos del municipio periódicamente y en el que el ciudadano puede depositar los residuos no voluminosos que no tienen cabida en los contenedores tradicionales. Este vehículo transportará estos materiales al ecoparque fijo municipal para poder reciclarlos posteriormente, a través de su entrega a gestores autorizados.


Comparativamente, los residuos peligrosos y voluminosos de origen doméstico constituyen una cantidad muy pequeña respecto de los residuos de este tipo de origen industrial, pero, en términos cualitativos, no son nada despreciables


Éstas son, actualmente, las principales modalidades de ecoparques implantadas en los distintos municipios de la Región de Murcia, sin embargo, la figura del ‘ecoparque', asociada por definición a la segregación en origen de los residuos para su posterior reutilización, reciclado o valorización, tiene una gran importancia en la Planificación de los Sistemas de Recogida de Residuos en toda la Región y en muy diversos ámbitos.
Usuarios de la Red de Ecoparques Regional

La Red de Ecoparques Regional ha sido diseñada para gestionar residuos de origen domiciliario, comercial o de oficinas y servicios, cuya producción de residuos, por su naturaleza o composición, pueda asimilarse a la de un domicilio particular, quedando excluidos así los residuos industriales, que deberán ser gestionados a través de gestores autorizados, tal y como queda establecido en la Ley 10/98 de Residuos.


Los ecoparques podrán localizarse en instalaciones o equipamientos públicos de nueva creación o en los ya existentes y adaptados para tal fin, procurando, en cualquier caso, que no disten más de 2 km del núcleo urbano al que pertenezcan


La exclusión de los residuos de origen industrial responde, fundamentalmente, a los volúmenes de producción de las industrias y la diversidad de los residuos generados, la mayoría de los cuales requiere de una gestión especialmente compleja y costosa.
Con el fin de acotar con exactitud las actividades que quedan englobadas bajo la definición de ‘comercios, oficinas y servicios', y cuyos residuos podrán ser admitidos en estas instalaciones, se recogen en la tabla 1 los códigos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) pertenecientes a actividades que se engloban en esa definición.
Los ecoparques son, esencialmente, instalaciones con vocación de servicio al ciudadano, por lo que cualquier persona, a título particular o como representante de cualquier actividad de la tabla 1, podrá ser beneficiario del servicio de recogida de residuos ofrecido en este tipo de instalaciones, siempre y cuando cumpla con las normas de uso y admisión establecidas por la administración local, en función de las directrices básicas establecidas en este mismo documento.


Objetivos de los ecoparques

Ofrecer una alternativa sencilla para deshacerse de residuos que, por sus características, no pueden o no deben ser gestionados a través de los sistemas tradicionales de recogida (contenedores).
Conseguir un tratamiento adecuado para cada residuo, dando prioridad a la recuperación, reciclado y valorización antes que la eliminación en vertederos.
Aprovechar aquellos materiales contenidos en los residuos sólidos urbanos domiciliarios que pueden ser reciclados directamente y conseguir con ello un ahorro de materias primas energéticas, así como una reducción de la cantidad de residuos, que es necesario tratar y eliminar.
Evitar el vertido incontrolado de los residuos de gran tamaño que no pueden ser eliminados por medio de los servicios urbanos de recogida de basuras.
Separar los residuos peligrosos que se generan en los hogares, cuya eliminación con el resto de residuos urbanos no peligrosos supone un riesgo para los operarios de los servicios de recogida, daños en las estaciones de depuración de aguas residuales y contaminación medioambiental.
Servir de punto de información y formación medioambiental a los ciudadanos, en especial a escolares, al contar con aulas medioambientales en las propias instalaciones.
Disponer de recursos reutilizables: principalmente maquinaria, aparatos eléctricos y electrónicos de diversa tipología que, debidamente acondicionados, puedan ser destinados a la reutilización, quedando a disposición de asociaciones, ONG o proyectos de cooperación para el desarrollo que así lo soliciten.

Residuos a recoger

Los ecoparques o puntos limpios se autorizan para la gestión de residuos de origen domiciliario y asimilables, entendiendo como tales los originados en comercios, oficinas y servicios. En ningún caso serán admitidos residuos con origen distinto al señalado y únicamente se admitirán residuos de ‘comercios, oficinas y servicios' si:
1) Se trata de residuos clasificados con los códigos LER (Lista Europea de Residuos) autorizados a gestionar.
2) Cumplen con las condiciones de entrega generales de estas instalaciones, es decir, que hayan sido correctamente segregados, que no se superen los límites de cantidad máxima de residuos a depositar por usuario y día establecidos por el propio Ayuntamiento, etc.
Cualquier residuo, ya sea peligroso o no peligroso, se identificará, se envasará, se etiquetará y se almacenará junto con residuos del mismo tipo en una zona independiente a la del resto de residuos. Posteriormente son recogidos y transportados hacia las instalaciones de gestión para su reciclaje, valorización o eliminación. Todo ello con los pertinentes registros documentales de los residuos, su origen y las operaciones y destinos aplicados a los mismos.
En cualquier caso, será decisión del ayuntamiento titular de la explotación cuáles son los residuos (siempre incluidos en los códigos LER) que se habilite recoger en cada ecoparque, debiendo quedar reflejado en la solicitud de Autorización de Gestor Intermedio de cada centro. Finalmente, cada ecoparque (o punto limpio) únicamente podrá recepcionar aquellos residuos que esté autorizado a gestionar (tabla 2).
También se contempla la posibilidad de que se reciban en los ecoparques residuos concretos que, cumpliendo con todas las condiciones exigidas para ser gestionados en estas instalaciones, no se conozca ninguna alternativa de gestión viable. En estos casos, se podrán almacenar en algún lugar especialmente habilitado para ello dentro de las instalaciones hasta encontrar la alternativa de gestión más adecuada y hacer, de este modo, del ecoparque un sistema de recogida dinámico y adaptable a la evolución de la generación de residuos municipales. Entre este tipo de residuos se encuentran discos compactos (CD), cassettes, diskettes, cintas vhs, etc. Estos residuos se almacenarían en cajas, clasificados por familias y correctamente identificados, de forma que en ningún momento se pudieran mezclar con otras fracciones recogidas en la instalación. En caso de ser residuos peligrosos, serán almacenados en un compartimento cerrado, y de ser líquidos se conservarán en su envase original. El ayuntamiento deberá asumir los costes de gestión de este tipo de residuos, y el personal municipal competente deberá colaborar en la identificación de alternativas de gestión para cada tipo de residuos cuando sea necesario.

Cualquier residuo, ya sea peligroso o no peligroso, se identificará, se envasará, se etiquetará y se almacenará junto con residuos del mismo tipo en una zona independiente a la del resto de residuos

Así como se plantea la posibilidad de adaptar la gestión de residuos en la Red de Ecoparques a las necesidades futuras, existen en la actualidad modelos de gestión en funcionamiento a través de los que se canaliza la recogida de determinados tipos de residuos que no entrarán dentro del modelo de gestión definido para esta Red.
Éste es el caso de los residuos de medicamentos o los envases de productos fitosanitarios. Además, otro tipo de residuos, por sus características especiales de peligrosidad, por su origen o por no adaptarse a las posibilidades de recepción y almacenamiento de los ecoparques, no podrán, en ningún caso, ser recogidos a través de la Red Regional de Ecoparques de la Región de Murcia (tabla 3).

¿Cuál es la forma correcta de depositar los residuos en el ecoparque?

  • Cuando un objeto esté formado por más de un material, debe ser desmontado, en la medida de lo posible, con el fin de incorporar cada fracción del residuo en su contenedor correspondiente. Por ejemplo, un mueble de madera con piezas metálicas, se desmontará para verter la madera al contenedor de madera y las piezas metálicas al contenedor de los metales. En caso de que depositemos cartón, éste debe ser plegado para que ocupe el mínimo espacio.
  • Las cajas de cartón se deberán abrir y comprimir para reducir el volumen de los residuos. Asimismo, el papel se deberá presentar en bolsas o cajas cerradas para evitar su esparcimiento.
  • Los residuos de cristales deberán acondicionarse de tal forma que se evite su rotura y puedan ocasionar riesgos de seguridad para las personas encargadas en la manipulación de los residuos.
  • Se deberán separar los diferentes tipos de pilas (de botón, acumuladores Ni-Cd, pilas salinas o alcalinas).
  • Los aceites vegetales usados se presentarán en garrafas o botellas de plástico. Estos residuos no se podrán mezclar con aceite de maquinaria, motores de vehículos u otra naturaleza mineral.
  • Las baterías de vehículos fuera de uso deberán llevar cerrados los depósitos que contienen los ácidos para evitar su vertido y el riesgo de quemaduras de los operarios que manipulen dichos residuos. Además, este tipo de acumuladores deben estar protegidos de cortocircuitos; en caso de que vayan a ser apilados, deberán estar sujetos de manera adecuada en varios niveles separados por una capa de material no conductor; sus bornes no deberán, en ningún caso, soportar el peso de otros elementos que les sean superpuestos; y, por último, deberán estar embalados o sujetos de modo que se impida todo movimiento accidental.
  • En la medida de lo posible, para el almacenamiento de las podas y restos vegetales, se intentará que la longitud de las ramas no exceda de un metro.
  • En cuanto a los disolventes, pinturas y barnices, se prohíbe la mezcla de sustancias. Se evitará su vertido, sobre todo en caso de trasvase de recipientes.

¿Cómo gestiona un ecoparque los residuos?

La finalidad última de un ecoparque es facilitar la correcta gestión de los residuos recogidos en las instalaciones. Esta gestión comienza con la recepción de los residuos, pasa por su almacenamiento y su transporte, y acaba con su entrega para el tratamiento de gestión final, ya sea recuperación, reciclaje, valorización o, en última instancia, depósito controlado.
La correcta gestión de un ecoparque viene establecida por una serie de normas:
I. Los residuos de los ecoparques siempre serán gestionados por empresas autorizadas por la Dirección General de Medio Ambiente o por el órgano competente de la Comunidad Autónoma donde se encuentre el centro de gestión (se puede consultar en la web www.carm.es la lista de gestores y transportistas de residuos autorizados en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia).
II. La aceptación en el ecoparque de otros residuos que no sean los de obligada aceptación estará condicionada a la existencia de gestores autorizados para la gestión de dichos residuos. Estos gestores deberán aportar la información necesaria para establecer unas condiciones de control de recepción, almacenamiento y recogida adecuadas.
III. Para la correcta gestión de los residuos, se optará, siempre y cuando sea posible, y de mayor a menor prioridad, por su reutilización, recuperación de materiales, reciclaje, valorización energética y, en última instancia, por su eliminación en un depósito controlado.

La reutilización, la opción más ecológica

Las operaciones de ‘preparación para la reutilización' en la Red de Ecoparques de la Región se han de contemplar como una posibilidad de mejorar la gestión de los residuos en estas instalaciones. La propia Directiva Marco de Residuos establece la siguiente jerarquía, que deberá servir para establecer el orden de prioridades en la legislación y la política sobre la prevención y la gestión de los residuos:
a) prevención,
b) preparación para la reutilización,
c) reciclado,
d) otro tipo de valorización (por ejemplo, la valorización energética) y
e) eliminación.

La reutilización conlleva múltiples beneficios, entre los que cabe destacar:

  • Damos valor ambiental a los residuos convirtiéndolos en un producto reutilizable.
  • Ahorramos materias primas procedentes de la naturaleza.
  • Prolongamos el ciclo de vida de los productos y reducimos la acumulación de residuos en los vertederos.
  • Realizamos un consumo sostenible de los recursos en la Región de Murcia.
  • Evitamos problemas medioambientales graves, tanto a escala local como global, que pueden tornarse irreversibles en el futuro. Reducimos riesgos de contaminación atmosférica, del suelo y del agua.

El desarrollo de este tipo de instalaciones en la Red Regional puede contribuir muy positivamente al balance medioambiental de la gestión de residuos, además de generar numerosos puestos de trabajo. En relación a esto, los titulares de los ecoparques han de tener en cuenta algunas consideraciones:
1. Grado de recuperación: los operarios se pueden limitar a separar los materiales en buen estado del resto de residuos y almacenarlos correctamente, o bien pueden hacer tareas de reparación. En cualquier caso, el ecoparque deberá disponer de un área destinada al depósito temporal de estos materiales, incluyendo un pequeño taller para las reparaciones.
2. Destino de los materiales: hay diversas maneras de reintroducir los objetos recuperados en los circuitos de materiales. Una opción es ponerlos a la venta a bajo precio, ya sea habilitando un espacio para ello en el propio ecoparque o espacios anexos, o a través de acuerdos con comercios destinados a fines similares. Otra posibilidad es canalizar los materiales recuperados a través de los servicios sociales municipales que pueden entregar estos productos a asociaciones sin ánimo de lucro, o familias desfavorecidas y en situación de riesgo social. En el caso, por ejemplo, de material de oficina y equipos informáticos, podrían ser los propios organismos públicos los que reutilizasen los productos recuperados.

Concienciación y sensibilización

En un mundo cada vez más poblado y consumista, la cantidad de residuos que se generan es un auténtico problema al que deben enfrentarse las administraciones públicas, evitando y minimizando las consecuencias ambientales y sanitarias que de ello se derivan.


El ayuntamiento deberá asumir los costes de gestión de este tipo de residuos, y el personal competente municipal deberá colaborar en la identificación de alternativas de gestión para cada tipo de residuos cuando sea necesario


Por ello, es necesario informar a la población sobre los peligros de la acumulación de residuos para el medio ambiente y la salud, los beneficios que aportan la reutilización y el reciclaje en cuanto al ahorro de materias primas, además de los aprovechamientos como biocombustibles de los residuos orgánicos.
La Red de Ecoparques de la Región de Murcia es una red corporativa en continuo crecimiento y evolución que aspira a ser ejemplo de los sistemas de recogida selectiva de residuos urbanos a nivel nacional y constituye, en la actualidad, un magnifico instrumento de gestión para el fomento del reciclaje.
La Dirección General de Medio Ambiente ha destinado, en los últimos años, Fondos Europeos Feder y Cohesión en la instalación de ecoparques fijos y móviles en todo el territorio regional, esfuerzo que se ha visto respaldado en algunos casos por las propias administraciones locales. Existen en la actualidad 40 ecoparques fijos en la Región: Abanilla, Águilas, Alcantarilla, Aledo, Alguazas, Alhama de Murcia, Bullas, Caravaca de la Cruz, Cartagena (La Asomada), Cartagena (La Vaguada), Cehegín, Ceutí, Cieza, Fortuna, Jumilla, Las Torres de Cotillas, Los Alcázares, Lorca, Lorquí, Molina de Segura, Moratalla, Mula, Murcia, Pliego, Puerto Lumbreras, Santomera, San Javier (Pol. Ind. Los Urreas), San Javier (Centro de Gestión), Santiago de la Ribera, San Pedro del Pinatar, Totana, Torre Pacheco, Torre Pacheco (Roldán), Yecla, La Unión, Puerto Lumbreras, Abarán, Beniel y Mazarrón; y 17 ecoparques móviles cofinanciados con fondos europeos para dar este servicio a sus ciudadanos: Águilas, Alcantarilla, Alguazas, Bullas, Caravaca, Cartagena (tres vehículos), Cehegín, Cieza, Las Torres de Cotillas, Lorca, Lorquí, Mazarrón, Molina del Segura, Murcia (tres vehículos), Puerto Lumbreras, San Javier y Torre Pacheco.
Los lugares de recogida y horarios pueden consultarse en www.carm.es.


Fuente:
Dirección General de Medio Ambiente
Nuria Espinosa Moreno

Árticulos relacionados:
De la bolsa de basura al vertedero controlado y al manto vegetal (Murcia enclave ambiental, nº 3, pág. 28-31).
Además de los residuos no convencionales, también se gestionan en los ecoparques los más usuales (papel, vidrio, orgánicos, etc.).
Los ecoparques móviles facilitan la recogida de residuos sin necesidad de desplazarse a un ecoparque fijo.
Los ecoparques se autorizan para la gestión de residuos de origen domiciliario o asimilable.