Número 2 | Primer trimestre 2004

A pie por el Parque Regional de Carrascoy y El Valle

Situado en las estribaciones de la Sierra de Carrascoy, al sur de la ciudad de Murcia, y muy cercano a ella, nos encontramos con el Parque Regional de Carrascoy y El Valle. Se trata de un espacio de sierras prelitorales, con una altura máxima cercana a los 1.000 metros y que cuenta con relieves muy abruptos, fuertes pendientes y gran diversidad ecológica. Los murcianos lo consideramos casi como un parque periurbano.

El Parque Regional de Carrascoy - El Valle tiene una extensión de 16.724 hectáreas aproximadamente y su altura máxima es el monte El Relojero, con 609 m. Para dirigirse al Valle, el viajero puede ir por varios caminos; por Los Alcazares o por La Alberca, para poder realizar un amplio recorrido por las sierras. Se trata en su mayor parte por paisaje serrano de pinar de umbria salpicado frecuentemente con campos abandonados y algunos cultivos.
Una vez vencida las cimas de las montañas aparece a la vista del viajero una gran extensión de lomas erosionadas y áridas conocidas con el nombre de paisaje lunar.
La estratégica situación de la sierra del Valle dominando los valles de los ríos Segura y Guadalentín ha favorecido que el hombre eligiera estas tierras como lugar de asentamiento a lo largo de la historia. Se han encontrado restos de la Edad del Bronce, argáricos, iberos, romanos, visigodos y árabes. En el complejo arqueológico del Santuario ibérico de la Luz y la iglesia-cenobio de Nuestra Señora de la Luz, las excavaciones confirman la existencia de un templo de inspiración latina, construido entre los siglos III y II a.C.
Es partir del siglo XV cuando los asentamientos se van acercando progresivamente a los márgenes de los ríos, sometiendo la sierra a una sobreexplotación de recursos forestales y provocando su degradación.
Predomina un bosque de pinos carrascos (Pinus halepensis), aunque también encontramos laston (Brachy-podium retusum) palmito (Chamaerops humilis), lentisco (Pistacia lentiscos), y coscoja (Quercus coccifera). En la umbrías enredaderas, madreselvas (Lonicera implexa) y zarzaparrillas (Smilax aspera). En las zonas soleadas vegetación adaptada a la aridez como el esparto (Stipa tenacísima), tomillo (Thymus hyemalis), romero (Rosmarinus officinalis), sillerilla (Fumana ericoides) y albaida (Anthyllis cytisoides). En las ramblas y barrancos el baladre (Nerium oleander), mirto (Myirtus communis), carrizo (Phragmites australis) así como almez (Celtis australis) y olmo (Ulmus minor).
Otro aspecto de gran interés es la fauna que aparece en el parque, destacan las aves como el carbonero común (Parus major), mito (Aegithalus caudatus), herrerillo capuchino (Parus Cristatus), jilguero o colorín (Carduelis carduelis), verdecillo (Serinus serinus), piquituerto (Loxia curvirostra), curruca cabecinegra (Syilvia melanocephala), pito real (Picus viridis), perdiz (Alectoris rufa), abejarruco (Merops apiaster), cogujada (Galerida cristala), ratonero común (Buteo buteo) y el cernícalo (Falco tinnunculus) entre las más comunes.
Entre los reptiles, la lagartija ibérica (Podarcis hispanica), lagartija colilarga (Psammodromus algirus) y el lagarto ocelado (Lacerta lepida).
Los mamíferos son también inquilinos del parque, zorros (Vulpes vulpes) y numerosos conejos (Oryctolagus cuniculus) aunque las más fáciles de ver sean las ardillas comunes (Sciurus vulgaris).

Ruta 1 (en bicicleta)

Partimos de la estación de ferrocarril Murcia del Carmen y nos dirigimos hacia Patiño, para desde allí acceder al Parque Regional de Carrascoy-El Valle. Subimos por la carretera que accede al Santuario de la Fuensanta. Continuaremos por la carretera en dirección al Valle, pasando por el Complejo arqueológico-arquitectónico de la Luz y llegamos al área del Valle, donde se encuentra el Albergue, el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, el Arboretum y un área recreativa, en donde existe un bar en el que hacer un descanso y reponer fuerzas. Justo en frente sale un camino en subida que tomaremos, cruzamos a continuación la carretera para seguir por la rambla del Valle y comenzaremos una subida que abandonaremos para dirigirnos a la casa forestal del Sequen.
Una vez en la pista del Sequen continuamos por la misma en dirección al Relojero, dejamos atrás El Cerrillar y el barranco del Sordo y ya estamos en la parte más alta de nuestra ruta. Desde aquí será casi todo bajada. Podemos hacer una parada en el mirador que encontramos a nuestra izquierda. Pasamos el área recreativa de la Cresta del Gallo y comenzamos una fuerte bajada hasta llegar de nuevo al Santuario de la Fuensanta, para terminar.

Ruta 2. PR 1, Veteranos 92

El sendero parte del albergue juvenil de El Valle. El recorrido comienza por una pista forestal denominada de las Columnas, entre pinadas, cuyos primeros tramos discurren en zig-zag, superando sus repechos unos 200 metros de desnivel, para más tarde ir ascendiendo con suavidad hasta el Alto de las Columnas, por dicha pista hasta alcanzar el Collado de la Piedra, en El Cerrillar. Aquí comienza entonces un sendero de montaña que remonta a casi 600 metros de altitud, llegando la cuerda de El Relojero. Como toda cuerda, transcurre ésta a dos vertientes; en dirección noroeste se puede contemplar la Vega del Segura. Hacia la otra vertiente, en dirección sudeste, en los días despejados, se puede distinguir a lo lejos, el Mar Menor y La Manga.
Siempre entre pinadas se alcanza a la máxima altitud de esta sierra: la cumbre de El Relojero (609 metros) donde un vértice geodésico señala el punto más alto de esta sencilla cumbre.
A partir de aquí, comienza el descenso por camino ancho de montaña, y en ocasiones por senderos, atravesando por su umbría una característica meseta conocida por Las Navetas. Tras superar Las Navetas, alternando caminos y senderos, llegamos a la Cresta del Gallo.
El paraje de la Cresta del Gallo lo constituye una amplia explanada o llanura de espesas pinadas protegida al sudeste por unos escarpados crestones de roca rojiza. Destaca de sus paredes un gran bloque monolítico que por su forma de mazorca es denominado popularmente La Panocha. Es aquí donde el montañismo murciano tiene ubicada su escuela de escalada, con un gran número de vías equipadas y catalogadas.
A continuación iremos descendiendo hacia el Santuario de la Fuensanta, siguiendo para ello la carretera que parte de la misma explanada de la Cresta. esta bajada nos permitirá contemplar la Vega del Segura y las pedanías de la Cordillera Sur. Tras pasar la urbanización Los Teatinos, nos dirigiremos hacia el Santuario, que es el punto final del recorrido.

Ruta 3. PR 2, UmbrÍas de Santo Ángel

El recorrido se inicia en el antiguo Cuartel de la Guardia Civil de Santo Ángel, desde cuya puerta comienza la subida hacia el monte.
Nos encontramos en primer lugar con el Monte Liso, zona de monte bajo donde iniciaremos la subida por la margen izquierda siguiendo la rambla. Nos adentramos en el Parque Regional El Valle-Carrascoy, donde atravesamos una zona boscosa de pino carrasco. Cruzando la carretera debemos remontar una fuerte pendiente que nos situará en lo alto de un pequeño collado, desde donde se contempla una amplia panorámica del Barranco del Sordo y el Eremitorio de la Luz.
Descenderemos a continuación hacia una zona aterrazada de olivar. Se cruza la carretera asfaltada para descender hacia el Barranco del Sordo. Este descenso nos llevará a una canaleta que va paralela al cauce de la rambla. Dicha canaleta nos conducirá al cruce de Los Teatinos, donde cruzaremos la carretera siguiendo el camino paralelo a la rambla.
Enlazamos a continuación con la antigua carretera de Los Teatinos. Dejaremos este camino junto a unas ruinas para ascender por una fuerte pendiente hasta el mirador de "El Quijal".
Proseguimos el recorrido por la pista de tierra que nos conduce a la cumbre "El Relojero".
Tras una prolongada pero suave pendiente llegamos al punto más alto del recorrido y del Parque Natural El Valle.
Desde aquí podremos divisar el Paisaje Lunar, Las Navetas, la Cresta del Gallo, la Umbría de Los Sánchez, la Sierra de Carrascoy. A partir de ahora, comienza el descenso.
Bajando nos encontramos en un cruce de caminos, al frente descendemos por la margen derecha de la rambla de El Valle. Con la pista de bajada a la casa forestal de El Sequén llegamos a una balsa abandonada junto a dos cipreses de gran tamaño. El sendero transcurre por una zona bastante erosionada junto al cauce de la rambla del Castillo de la Luz.
Seguimos por el sendero evidente que transcurre entre pinos, y podremos contemplar, a nuestra izquierda, el Castillo de la Luz.
A unos 200 metros seguimos una canaleta que abandonamos para subir a la derecha, hacia una cueva donde habitaban los antiguos ermitaños del Monasterio de la Luz. Aquí comienza un fuerte ascenso por una umbría, que nos llevará hasta el antiguo deslinde entre la finca de La Luz y la del Sequén. Y ya comienza una zona llana, que nos situará en un cortafuegos. Transcurridos unos 200 metros, abandonamos éste para tomar una pista que desciende a la izquierda, entre pinos, y que finalizará al entroncar con el antiguo camino de Los Teatinos. Se desciende por el antiguo camino, y a 200 metros se toma la pista a la izquierda que va paralela a la izquierda de La Luz.
Tras un corto tramo de senda llegamos al Santuario de la Luz, que podremos visitar y que es un buen lugar de parada para beber agua.
Retomamos la carretera en dirección al Valle; tras pasar el gran pino carrasco, remontamos a través de terrazas de olivo para llegar a lo más alto del cabezo donde se encuentra una cruz de grandes dimensiones. Este lugar se denomina Cabecico del Tesoro. Es un importante yacimiento arqueológico de la época íbera.
El recorrido desciende ahora por la parte posterior del yacimiento, junto a las ruinas del antiguo restaurante. Aquí, entre un bosque de pino carrasco, se desciende fuertemente hasta llegar a la carretera que une la Cuesta de la Luz y El Verdolay.
Bajamos por la margen izquierda del Monte Liso, zona, densa también, de pino carrasco, que nos llevará a unir, en la parte baja del Monte Liso, con el camino de inicio del recorrido.
Ya tan sólo nos quedarán 200 metros para finalizar el recorrido, en el mismo punto de origen: el antiguo Cuartel de la Guardia Civil.

Ruta 4. PR 3, Sierras de los Villares

El recorrido comienza en la casa forestal "Collado de las Zorras" donde, previa solicitud a la Escuela de Montaña de Santo Ángel, puede utilizarse para pernoctar. A continuación por una senda junto al panel indicativo, descendiendo nos conducirá al Estrecho del Garruchal. Junto a la carretera hay una senda evidente que ascendiendo pasaremos junto al Cabezo del Buitre, continuamos por la senda en muy buen estado y llana por completo, que atraviesa el paraje de Villora, tras cruzar un paso excavado en la roca, entraremos en la Umbría de los Sánchez. Al poco tiempo dejaremos la senda, que conduce al camino de los Puros y ascenderemos a la parte superior de la umbría. Por la cuerda de las paredes se puede contemplar el Paisaje Lunar y Cresta del Gallo. Seguidamente iremos en dirección al Collado del Cerrillar, junto al pico El Relojero (609 m). En este punto de confluencia de senderos, tomaremos en dirección al Puerto de la Cadena, pasando por unas canteras en desuso denominadas "Canteras del Feo". Cerca del Puerto de la Cadena, tomaremos una rambla a nuestra izquierda, donde abundan palmitos y eucaliptos. Continuamos por su cauce, hasta un aljibe abandonado. Proseguimos junto a los cipreses de repoblación, junto a unos terrenos de cultivo abandonados, descendemos para cruzar una rambla, encontramos una zona de cultivo de secano, donde enlazaremos con un camino que nos conduce hacia el Cortijo de las Palas. Siguiendo una serie de caminos de campo hasta situarnos en el paraje conocido como "El Estrecho", entroncamos en este lugar con la "Vereda de los Villares", la cual seguimos pasando junto al cortijo del mismo nombre y la Solana de los Villares, hasta llegar a las Casas del Collado donde se encuentra la casa forestal "Collado de las Zorras".

Ruta 5. PR 4, Columbares - Altaona

El recorrido comienza en el Estrecho del Garruchal, en dirección a la finca Munuera.
En este primer tramo nos adentramos en esta finca de propiedad militar. Tras pasar cultivos abandonados y dos cortijos: Munuera y Los Pareja, dejando siempre el Pico Columbares a nuestra izquierda, llegamos al Collado de los Ginovinos.
En el Collado cruzamos una carretera asfaltada que se dirige al Cabezo de la Plata. Al poco, encontramos a nuestra derecha, una pista forestal ascendente en muy buen estado, llamada Camino del Ángel y que nos conducirá al punto más alto de la Sierra de Altaona, desde donde podremos contemplar bonitas vistas del Mar Menor, La Manga y Campo de Cartagena. Al llegar a lo alto encontramos una valla metálica derribada. La cruzaremos y tras pasar sucesivos caminos y campos de cultivo, saldremos de los lindes de esta finca privada. Debemos tener cuidado en periodo de veda.
Retomamos otra vez la pista forestal, que comienza de nuevo. Estamos en una zona en la que predomina el monte bajo de repoblación, principalmente pino carrasco. Con un poco de suerte podremos contemplar el vuelo de rapaces.
Comienza un largo descenso, que tras pasar la loma del Retamonar, y tras sucesivas y prolongadas curvas, nos llevará hasta la puerta de acceso a la pista que descendemos, precisamente junto al cementerio de Cañada de San Pedro, punto en el que concluye la ruta.

CASA FORESTAL "collado de las zorras

La Escuela de Montaña de Santo Ángel informa a todas las Asociaciones y Colectivos que estén interesados en la realización de actividades relacionadas con la naturaleza y el medio ambiente, que pone a su disposición la Casa Forestal "Collado de las Zorras", situada en la Sierra de los Villares, cerca del Pico Columbares.
La casa dispone de 18 plazas para pernoctar, y desde allí se pueden realizar multitud de actividades, desde rutas de senderismo, contemplación de rapaces y otras especies, flora, fósiles y rutas en bicicleta. Se trata también de un punto de información que dispone de documentación de todo tipo sobre la zona. Eso sí, señalar que no dispone todavía de luz ni agua corriente, aunque sí está perfectamente amueblada.


Alcornoque de Carrascoy
Rambla del Verdolay
El Relojero. El Valle
Santuario de la Fuensanta
Romero
Verdecillo