Número 4 | Primer trimestre 2005

A pie. Sierra de La Pila

Abrupta, escarpada y de fuertes pendientes, la Sierra de la Pila tiene un gran interés, no sólo por el gran valor de su ecosistema biótico y de gran diversidad ambiental, sino también por su riqueza tectónica y paleontológica, aunque es sin embargo, uno de los espacios naturales menos conocidos y visitados de la Región de Murcia.

La Sierra de la Pila está situada en el cuadrante noroccidental de la Región de Murcia, comprendiendo los municipios de Abarán, Blanca, Molina de Segura y Fortuna.
Esta Sierra se ha caracterizado tradicionalmente por una fuerte dispersión demográfica, con una presencia de cortijadas que se encuentran en buena parte deshabitadas. Los núcleos de población son de origen árabe. La conquista cristiana no fue excesivamente traumática, por la permanencia de la población musulmana y la continuidad de las actividades económicas, cuyos elementos fundamentales fueron la actividad agrícola de los moriscos y el aprovechamiento de pastos por los ganaderos murcianos.
A partir del s. XIV la ganadería fue la actividad principal, con la incorporación a las Dehesas del Concejo de Murcia del término de Fortuna en 1379.
En el s. XV tiene gran importancia el carboneo, mientras que el s. XVII supone un avance de las roturaciones de eriales y montes y se amplía el regadío.
Durante el s. XVIII las actividades como la recolección y la caza adquieren de nuevo un importante valor económico. En este siglo se produce un aumento de la población, lo que hizo crecer la demanda de productos de recolección, como esparto, barrilla, carbón, madera y plantas aromáticas, además de un avance de la agricultura, que empuja a la ganadería a las zonas más altas.
El desarrollo económico entre los siglos XVII y XVIII llevó a la construcción de pozos para almacenar nieve. Durante el s. XX la industria del esparto alcanzó gran desarrollo, lo que ha influenciado enormemente el paisaje actual de algunas zonas como la Solana del Caramucel.

El medio físico

Macizo montañoso de formas abruptas y escarpadas, que forma parte de las Cordilleras Béticas, siendo los materiales dominantes calizas, dolomías, areniscas, margas y yesos.
El Parque puede considerarse dividido en dos sectores separados por el Barranco del Mulo, uno oriental donde se encuentran las cumbres más elevadas (La Pila con 1.264 metros y Los Cenajos con 1.200) que dominan un paisaje escarpado; y otro occidental más amplio, con el Caramucel que se eleva a 1.023 metros de altitud.
Los procesos naturales erosivos producen paisajes espectaculares en esta Sierra, siendo el más reconocido, la erosión que sufre la ladera meridional, propiciada por las fortísimas pendientes y un sustrato de naturaleza margosa, pudiéndose observar en esta zona todo el proceso, desde sus inicios con la formación de pequeñas cárcavas, hasta los "bad lands" de la base.
Los límites actuales y normas de gestión del Parque Regional vienen definidos por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), aprobado inicialmente en marzo de 1998, y definitivamente en el Decreto nº 43/2004 de 14 de mayo. En total, este Espacio Natural Protegido cuenta con 8.836 hectáreas.
La Sierra de la Pila es uno de los espacios regionales propuestos como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), susceptible de ser incorporado a la Red Natura 2000.

Fauna

Destacan las aves, siendo las rapaces como el águila real, halcón peregrino, o búho real las más sobresalientes. El Parque incluye un área declarada Zona Especial de Protección para las Aves (ZEPA) para la chova piquirroja (Phyrrohocorax phyrrohocorax), que instala sus colonias en fisuras y oquedades de las rocas.
En los espacios forestados de las laderas de umbría podemos observar rapaces forestales como el azor, gavilán, ratonero común y el alcotán.
Los matorrales y cultivos abandonados son el reducto de especies como el alcaudón real, la perdiz roja y las currucas.
Entre los mamíferos encontramos el ratón moruno, la musaraña y el lirón careto. Entre los carnívoros el tejón, garduña, gato montés o la gineta son algunas de las especies indicadoras de la riqueza faunística de esta sierra.

Vegetación

Destaca la presencia de carrascales, sabinares y pinares, acompañados de un conjunto de especies, entre las que se encuentran numerosos endemismos ibéricos del sureste español. Muchas de las especies que podemos observar están protegidas en la Región de Murcia, destacando el palmito, madroño, enebro, sabina, lentisco, cornicabra, carrasca, aladierno y espino negro. Los bosques de carrasca, se presentan en manchas aisladas en las umbrías y cumbres de los Picos de la Pila y los Cenajos. El pino carrasco domina la vegetación arbórea, favorecido por las distintas repoblaciones realizadas.

Rutas de Largo Recorrido

1 Subida a los Cenajos y la Pila
Tomamos como punto de partida la plaza de la Iglesia de la Garapacha, donde tenemos espacio suficiente para aparcar los vehículos en el caso de que hayamos llegado en coche. Nos dirigimos hacia un camino situado entre la propia iglesia y el bar que hay a su lado, en dirección a la parte alta del pueblo, y continuamos hasta que nos encontremos con una bifurcación hacia la derecha. Ya en la parte más alta de la población tomaremos un camino de tierra que sale hacia la derecha atravesando campos de almendros y ascendiendo por el Camino del Revolcaor, y acercándonos a los farallones que dan nombre a la ruta, pues también se les denomina "cenajos", hasta llegar a una zona llana donde podremos hacer un descanso antes de continuar la fuerte subida que nos espera.
Desde esta zona llana tomamos el camino que sale hacia la derecha en la bifurcación, hasta llegar a una antigua cantera en la cara oeste de los Picos, donde podemos observar las consecuencias de la acción humana en la naturaleza, pues debemos de atravesar la cantera para poder continuar nuestro recorrido y alcanzar el Llano de las Víboras. Tan solo nos queda seguir por la línea de cresta rocosa hasta llegar al Pico de la Pila, que con 1264 metros de altura sobre el nivel del mar es el punto más alto de la Sierra de la Pila. Desde nuestra situación privilegiada, en lo más alto de la Sierra, disfrutamos de una impresionante vista, alcanzando a ver los municipios de Fortuna y Abanilla e incluso, si el día es favorable, el mar.
El pino carrasco domina casi toda nuestra ruta, y siempre iremos acompañados por los aromas del tomillo y romero. Es una zona idónea para contemplar las pequeñas aves forestales como los carboneros y los herrerillos, pues la gran afluencia de visitantes que atraviesa esta ruta los hace ser más confiados que en otros lugares del parque.
El camino de vuelta lo realizaremos bajando por el camino asfaltado, teniendo precaución para no despistarnos, pues a unos 50 metros antes de llegar a los Pozos de la Nieve hay un sendero que sale a la izquierda y por el que pasando por el Collado del Aire llegamos hasta el Camino del Revolcaor y finalmente la Garapacha.
Una segunda opción es subir hasta el Pico de los Cenajos por los Pozos de la Nieve. En la zona llana donde hicimos el primer descanso deberemos continuar en dirección norte hasta encontrarnos a unos 100 metros con un camino ascendente que nos llevará al Collado del Aire, desde aquí y siguiendo el camino, pronto veremos un camino asfaltado que sube a los picos. Antes de seguir subiendo, bajamos unos 50 metros para visitar los Pozos de la Nieve. Se trata de dos pozos del siglo XVII, de los cuales el mayor, aun conserva parte de la cúpula y de los muros que la sostenían. Deshacemos lo andado para seguir ascendiendo por el camino asfaltado, dejamos a nuestra izquierda el Pico de la Pila con su estación meteorológica, y seguimos hacia el Pico de los Cenajos, en el que hay un espléndido mirador para contemplar una vista panorámica de toda la Sierra.

2 Ruta del Caramucel y Fuente Blanca
Comienza en el Boquerón, caserío habitado por dos o tres familias en la zona agrícola de la Pila. Desde allí sale al paso la carretera que bordea la vertiente norte de la Sierra. Esta pista forestal muere a un centenar de metros del carrascal del Caramucel. Desde allí tenemos la opción de pasar un rato en esta umbría de carrascas, o cerrar la ruta dirigiéndonos al Morrón de las Cuatro Caras y la Fuente Mina del Engarbo. Aquí pararemos para contemplar el bosquete de durillos, cornicabras y madroños. Este madroñal es uno de los más importantes de nuestra Región. Desde aquí nos dirigiremos a la Fuente de la Vereda, un recorrido duro pero muy agradable, pues atravesamos una importante zona de gran riqueza forestal. Después de atravesar Puerto Frío y la Fuente de la Vereda, terminaremos este recorrido en Fuente Blanca. Si aún tenemos suficientes fuerzas podremos tomarnos un descanso y degustar alguna bebida en el bar de La Garapacha.

3 Ruta de la Rambla de Cerborosa y La Canaleta
Al igual que en la ruta anterior, iniciamos nuestro recorrido en la plaza de la Iglesia de la Garapacha, desde donde bajaremos una cuesta hasta llegar al camino de acceso a la Sierra. Aquí no tendremos problemas de orientación pues se encuentra perfectamente señalizado, continuando por este camino unos 500 metros aproximadamente hasta encontrar otra señalización direccional del Parque Regional. Esta vez, en lugar de continuar hacia el Parque, lo hacemos por el camino que sigue en línea recta hasta llegar a un cruce de caminos de tierra, en el que tomaremos el de la derecha. El Barranco del Chorrillo va quedando a nuestra izquierda, pero nosotros continuamos hasta llegar a una bifurcación en la que tomaremos el camino de la izquierda que trascurre entre la Loma de Planes y la Sierra del Águila, situándonos sobre la Rambla de la Cerborosa. En la siguiente bifurcación tomaremos el camino de la derecha, a través de la umbría de la Loma de Planes, un pinar con sotobosque mediterráneo. Nuestro camino comienza ahora a descender desde la Rambla de la Cerborosa hasta llegar al Barranco del Mulo. Desde aquí debemos buscar una senda a la izquierda y paralela al barranco que nos conducirá a un collado donde poder descansar y disfrutar de las vistas.
Si continuamos por el sendero del collado hasta el Barranco de los Arcos, encontramos el manantial de la extinta Fuente de la Canaleta. Un antiguo acueducto se levantaba aquí del que apenas se mantiene en pié una muy pequeña parte.
Debemos ahora pasar al otro lado del barranco, para ascender por un camino situado en la margen derecha y llegar a una zona elevada desde la que se pueden contemplar los macizos del Almorchón, la Sierra del Águila y el Pico de los Cenajos. Desde aquí descenderemos por el Barranco del Mulo hasta llegar a un cortado rocoso donde confluye con la Rambla de la Cerborosa, por donde haremos el camino que nos lleve de vuelta al punto de partida: La Garapacha.

Rutas de corto recorrido

4 Ruta de La Garapacha y Fuente Blanca
Una vez más tomamos la plaza de la Iglesia de la Garapacha como lugar de salida y llegada de nuestro itinerario, en este caso tenemos que descender por unas escaleras y bajar hasta encontrarnos con un puente. Al pasarlo y después de una curva tomamos el camino de la izquierda que asciende hasta la parte alta del pueblo. Seguimos ascendiendo por el camino, que en este punto pasa a ser de tierra, hasta que encontremos una senda que nos conducirá a una fuente donde nos podremos refrescar un poco, si es que elegimos los calurosos días de verano para realizar nuestra excursión.
Desde la fuente debemos buscar una senda que atraviesa un pequeño bosque de álamos, y que nos dirige hacia el Collado de La Serreta. Desde el collado tenemos la opción de subir a lo alto de La Serreta si nos vemos con fuerzas suficientes, o bien continuar hacia Fuente Blanca donde en la plaza que hay junto a la iglesia podemos descansar un poco y beber agua de la fuente.
Para el regreso debemos salir a la carretera principal y tomar el desvío que nos conduce a Los Silvestres. El camino vuelve a ser de tierra, comenzando una ligera ascensión mientras rodeamos el monte y llegamos al camino de La Garapacha y a nuestro punto de partida.

5 Ruta de la Rambla del Javé
Comenzaremos la caminata en el área recreativa del Javé, introduciéndonos en la rambla que cruzaremos por un dique de mampostería. En seguida nos encontraremos con una senda, que en realidad es la tubería que viene desde el nacimiento del agua, y por la que ascenderemos hasta que la imposibilidad de seguir por ella nos obligue a introducirnos en la rambla, desde la que tomaremos un camino a la derecha que nos conducirá al nacimiento del manantial.
Desde aquí tomaremos el camino que se inicia en el nacimiento y nos lleva a un cruce que cogeremos a la derecha y por el que ascenderemos hasta alcanzar una explanada, el Collado de las Palomas, desde la que podremos contemplar la parte sur de la Sierra. A unos 50 metros de la explanada, y tras subir una empinada cuesta, tomaremos a la derecha otra senda que, descendiendo, nos llevará a la base de la Sierra. Podemos entonces bordear los cultivos para tomar la carretera que, tras pasar por delante de la cantera, nos conduce a una gran balsa de riego. Desde aquí y hacia la izquierda continuamos por el camino que va junto al Barranco del Partidor y el Barranco del Moaire, que deberemos cruzar por uno de los diques, para poder acceder al área recreativa del Javé desde la que iniciamos la ruta que ahora finalizamos.

6 Ascensión a la Cueva de la Mujer Encantada
Esta ruta está señalizada como PR (rutas de pequeño recorrido), por lo que no deberemos tener problemas para seguirla sin dificultad. Partimos de Fuente Blanca por la carretera asfaltada en dirección a Peña Zafra, tomando a la izquierda en dirección a la Sierra de la Pila. Deberemos pasar la cantera para tomar a la izquierda un camino ascendente de fuerte pendiente. Dejaremos atrás los cultivos de almendros para adentrarnos en una zona de pinar y sotobosque de romero, espliego, sabinas, enebro y coscojas, hasta llegar a una zona llana. Desde aquí seguiremos por el camino, que ahora es descendente, hasta llegar a la Cueva de la Mujer Encantada. El nombre de la cueva es debido a una formación estalagmítica con formas parecidas a la silueta de una mujer de la que hoy en día apenas quedan unos restos. El regreso lo haremos desandando nuestros pasos.

Sierra de la Pila
Mapa de las rutas
Pozo de la nieve
Coronilla de fraile