Número 9 | Segundo trimestre 2006

A pie por Moratalla

El municipio de Moratalla se caracteriza por un relieve muy abrupto fragmentado por numerosos valles por los que discurren aguas cristalinas que desaguan al río Segura. Además presenta lugares tan bellos y emblemáticos como la sierra de la Muela, declarada como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) dentro de la Red Natura 2000.

Moratalla y sus sierras constituyen la porción más verde de una región agostada por el sol y la escasez de lluvias. Su término municipal se encuentra ubicado en la vertiente más noroccidental de la Región y se encuentra rodeado por los macizos montañosos de Taibilla, Alcaraz y Cazorla.
Su pueblo, situado a unos 95 km de la capital murciana está rodeado por la sierra del Buitre y la sierra del Cerezo, dos lugares de gran belleza donde reinan los pinos, robles, encinas y las singulares sabinas. Moratalla está ubicada sobre un hermoso cerro adornado por los restos de un castillo y su bien conservada torre del Homenaje. Los vestigios de la ocupación humana se hacen latentes en las manifestaciones artísticas rupestres y en los restos de asentamientos ibéricos, romanos y medievales.
Con paisajes ilustres y olvidados del interior, caseríos abandonados y parajes solitarios, las posibilidades para los amantes de la naturaleza son múltiples. Podemos ascender a Revolcadores (2.027 m), el pico más alto de la Región, visitar las pedanías esparcidas en la soledad de sus campos, descubrir el encanto de la ermita de la Rogativa (s. XVI), remontar el río Benamor, de aguas cristalinas, o admirar el puente romano sobre el río Alhárabe.

Flora

Varios son los factores naturales que condicionan la flora existente en Moratalla como la topografía del terreno, la altitud, la humedad y la orientación. La orografía de Moratalla está seriamente marcada por un relieve montañoso donde predominan los bosques de pinos.
En las zonas más bajas encontramos pino carrasco (Pinus halepensis) y a medida que aumenta la altitud domina el pino rodeno (Pinus pinaster), mientras que en las cumbres más altas lo hace el pino laricio (Pinus nigra). Las encinas (Quercus ilex) también son abundantes y en ocasiones llegan a forman bosques mixtos junto a los pinos de singular belleza.
Uno de los paisajes más atractivos de Moratalla lo forman los bosques de galería que crecen en los cauces de los cursos de agua y que le dan un toque de color a los otoños de Moratalla. Las especies que lo forman son chopos y sauces, aunque también son abundantes los matorrales formados por plantas aromáticas y los sabinares.

Fauna

En cuanto a la fauna que habita estas tierras, la variedad de especies de vertebrados es muy alta debido a la gran variedad de ecosistemas que podemos encontrar en la zona. Es difícil matizar a una especie en particular, aunque por su rareza cabe destacar la nutria (Lutra lutra) y algunas rapaces como el águila real (Aquila chrysaetos) y el halcón peregrino (Falco peregrinus). Los matorrales y cultivos abandonados son el hábitat de especies como la terrera común (Calandrella brachydactyla), la perdiz (Alectoris rufa) y el alcaraván (Burhinus oedicnemus). Entre los reptiles y anfibios destaca la presencia de la víbora hocicuda (Vipera latasti), la salamandra común (Salamandra salamandra) y el galápago leproso (Mauremys leprosa).

RUTAS

RUTA 1
Revolcadores-Sierra Seca
Partimos del caserío de Inazares, una pequeña aldea ubicada entre la Puebla de Don Fadrique y Casablanca. El primer tramo de la ascensión lleva hasta el pico Los Odres (1.876 m) y atraviesa zonas de carrascales y enebros de gran belleza.
Desde Inazares se sigue la senda que conduce a la "Casica del Corral". A unos 2,5 km se une al llamado camino del Collado del Pino Gordo, que va bordeando "Los Odres" por el oeste. En este punto abandonamos el camino y seguimos la dirección sur tomando como referencia el pico de "Los Odres".
Desde aquí se desciende por la ladera oeste hasta el collado que separa Revolcadores. Continuamos por esta vertiente hasta enlazar con una senda que lleva al vértice geodésico situado en este pico, a 2.001 m de altitud. Sin embargo, ésta no es la máxima altura y hay que ir un poco más allá y ascender a una pequeña cumbre situada hacia el norte para alcanzar los 2.027 m, el pico más elevado de la Región.
La cumbre de Revolcadores forma una extensa superficie llana con ejemplares de pino laricio, donde la disolución de la roca ha formado numerosas simas y cavidades. Hay una excelente panorámica de los relieves vecinos como el macizo de Taibilla y el majestuoso perfil de La Sagra. El recorrido dura unas cinco horas aproximadamente, pero no tiene desperdicio.
Esta ascensión es aún más interesante si se realiza en invierno, cuando la nieve hace acto de presencia en sus cumbres y la belleza del paisaje es impresionante. En esta época además es fácil observar aves de alta montaña como el acentor o el treparriscos.
Acceso: Por la carretera comarcal 415 se llega a Caravaca. A la salida de esta población continúa hacia La Puebla de Don Fadrique. Junto a una gasolinera se sigue el desvío que indica "Rincón típico", que conduce al pueblo de Inazares. Ésta es sólo una de las muchas opciones para ascender a Revolcadores.

RUTA 2
El lecho del río Alhárabe
El itinerario comienza a unos 900 m del camping La Puerta donde termina la carretera asfaltada procedente de Moratalla. El río circula bastante encajado al pie de un gran cortado, formando una sucesión de pozas donde se pueden observar invertebrados acuáticos, como escarabajos y libélulas, y también algunos anfibios.
El sendero transcurre por un pinar hasta llegar al caserío de Somogil Bajo, que consiste en un par de casas situadas junto al río. A partir de este momento, el camino empieza su ascenso, alejándose del fondo del Alhárabe. A lo largo del trayecto se bordean los acantilados rocosos que limitan el cauce del río Benamor; a la derecha se extienden los bosques de pinos de la sierra de La Muela. A la altura del cortijo del Bancal de la Carrasca se baja muy cerca del río.
El camino discurre por una zona llana cubierta de vegetación arbustiva. Poco después se atraviesa de nuevo el río para iniciar un pronunciado ascenso hasta el cortijo de La Dehesilla, siguiendo la ruta por la derecha. Al fondo se aprecia el pico del Lanchar (1.434 m) y a continuación se conecta con la pista que viene de Fotuyas, que reconoceremos fácilmente por ser mucho más ancha y con buen firme.
El cauce del río se va ensanchando progresivamente hasta llegar a La Risca, un interesante cortijo que recibe su nombre de los afloramientos rocosos que lo bordean. Llegados a este punto podemos aprovisionarnos de agua. Desde aquí y hasta Moratalla quedan aproximadamente unos 20 km por carretera asfaltada.
Entre las elevaciones de La Muela de Moratalla y Los Álamos, el río Alhárabe circula por un valle profundo donde abunda la vegetación de ribera.
Acceso: Desde Moratalla una carretera local conduce al camping de La Puerta. Recorrido 26 km. Al igual que la rambla de La Rogativa, este tramo queda incluido en el GR7 por lo que es fácil recorrerlo siguiendo las señales pertinentes.

RUTA 3
El dolmen de Bagil
El itinerario comienza en Zaén de Arriba donde cogemos un camino de tierra situado a la izquierda, para continuar hacia el cerro de Bajil. Llaman la atención las cuevas en las que los pastores han construido muros para poder guardar el ganado.
La ruta arqueológica comienza con la visita a un enterramiento eneolítico, al que se accede cruzando en línea recta unas lomas situadas detrás de las casas de Bagil. En el paseo nos encontraremos con muy buenos ejemplares de sabinas y enebros. El dolmen, formado por grandes lajas verticales, se conserva en buen estado ya que sólo le falta la techumbre. En lo alto de la loma se encuentra el yacimiento calcolítico del cerro de las Víboras.
Ahora hay que descender hasta el fondo de un estrecho valle y atravesarlo para acceder al camino situado en su margen derecha. Si el itinerario se realiza en otoño el colorido de los enormes nogales realzan la belleza del paisaje. Junto a ellos se puede hacer una parada para repostar agua clara en dos estanques.
El camino, bien marcado, tuerce a la derecha salvando una pequeña loma, para continuar hasta "El Rincón de los Huertos", uno de los parajes más bellos y desconocidos del noroeste.
Otra opción es girar a la izquierda diagonalmente conforme subimos por el collado de Mirabete. No hay sendas, así que lo mejor es subir hasta la Cuerda del Manco en dirección hacia la Molata de la Fuensanta, donde hay un vértice geodésico (1.507 m). Aquí merece la pena realizar una parada de unos minutos para observar detenidamente el paisaje que forman el Campo de San Juan y Zaén de Arriba. La bajada de la cumbre no es extremadamente complicada aunque algunos tramos resultan inestables, debido a las numerosas rocas sueltas, e incómodos por la vegetación pinchosa de la zona. Finalmente llegaremos a Zaén de Arriba punto donde finaliza esta interesante excursión.
Se trata de una travesía tranquila por uno de los rincones más solitarios y bellos del noroeste, donde quedan restos de un antiguo dolmen y se puede conocer de cerca la forma de vida rural de esta comarca.
Acceso: Desde Moratalla se sigue la carretera que conduce al Sabinar y, desde este pueblo, otro camino asfaltado lleva a Zaén de Arriba y al cortijo de Bagil. Recorrido 10 km.

RUTA 4
La sierra del Buitre
Comenzamos la ruta junto al polideportivo de Moratalla. Cogemos a la izquierda una carretera asfaltada y llegamos a un pequeño puente, el puente de Juan Blanco, sobre el barranco del Azafrán. Al cruzarlo nos encontramos con una bifurcación y tomaremos la vía derecha. Al poco tiempo de continuar por este camino nos encontraremos una curva que parte a la izquierda por otro camino entre los sifones de la acequia de Benamor.
Seguimos por aquí hasta toparnos con otro, que tomamos a la izquierda remontando paralelo el río Benamor. Más adelante pasaremos entre los dos embalses de riego del Benamor, donde hay un cruce y tomaremos el camino izquierdo algo pedregoso y con numerosos pinos.
En este momento, la mejor opción es ascender por la ladera del monte tomando como referencia la cumbre del Buitre (1.427 m), que reconoceremos por las antenas que lo coronan. Desde el cortijo tardaremos unos 40 minutos en alcanzar el punto más elevado del recorrido. A pesar de las numerosas antenas, la vista es magnífica con las sierras de La Muela y Los Álamos y el pueblo de Moratalla a nuestros pies.
Para iniciar el descenso se vuelve a la casa de la loma y se toma una senda a la izquierda hasta el cortijo de La Umbría del Buitre. El resto del trayecto es un cómodo y tranquilo paseo en el que dejaremos atrás una balsa si torcemos en los próximos dos cruces hacia la izquierda. Si el cortijo está habitado podremos abastecernos de agua para refrescarnos. Después de bordear un embalse se entra en los huertos próximos a Moratalla y más adelante llegaremos al polideportivo poniendo fin a una ruta de lo más singular y variada.
Acceso: El inicio de la ruta junto al deportivo, se encuentra saliendo de Moratalla por la carretera MU-703 dirección a El Sabinar.

Calar de Benízar
Sabinar de Moratalla
Castillo de Moratalla
El calar de Cantalar
Nacimiento del río Benamor