Número 9 | Segundo trimestre 2006

Visitando. La costa meridional

Si de algo puede presumir la zona meridional de la Región de Murcia es, precisamente, de su costa y de las innumerables playas de arena fina y aguas cristalinas que la componen. Además, forma parte de un territorio casi virgen donde se hace mas patente el clima semiárido y donde confluyen una serie de hábitats de extraordinaria belleza con numerosos endemismos.

La diversidad y variedad de la costa meridional no sólo se percibe en las distintas tradiciones culturales que podemos encontrar en la zona. La riqueza natural está patente y se nota tanto en el litoral como en el interior. El litoral es un lugar idóneo para los amantes de las actividades acuáticas y del tradicional turismo de sol y playa, donde además el visitante puede encontrar espacios de interés ecológico como la "Ciudad Encantada" de Bolnuevo, la isla de "Cueva lobos", declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), el Parque Natural de Cabo Cope y sus fondos marinos que se encuentran en un buen estado de conservación. Junto a la costa, el interior ofrece todo un rico patrimonio de paisajes y reservas naturales típicas de una zona semiárida como es la murciana. Cabe destacar el espacio protegido de la sierra de las Moreras, zona de gran interés por la presencia de rapaces rupícolas como el águila perdicera. En las tierras del interior, el visitante puede encontrar también lugares de singular atractivo como embalses, ramblas, acuíferos térmicos, cuevas, etc. Águilas y Mazarrón forman la costa meridional de Murcia, junto al puerto de Mazarrón.

Fauna y flora

La costa meridional de Murcia destaca por la gran biodiversidad que alberga. Entre sus tierras secas podemos encontrar diferentes comunidades vegetales, desde especies rupícolas, bien adaptadas a zonas montañosas, como la uña de gato o el espino negro, hasta la vegetación esclerófila, capaz de aguantar el envite continuo del sol y la escasez del agua, entre ellas podemos encontrar cistáceas y aromáticas.
En las zonas de suelos margosos y arcillosos predomina el albardín o la bolaga y en las laderas montañosas es abundante el palmito y el cornical.
De la fauna las especies más comunes son: entre los anfibios, el sapo corredor (Bufo calamita) y la rana común (Rana perezi), habitual en charcas. De los reptiles hay que señalar la presencia del lagarto ocelado (Lacerta lepida nevadensis), una subespecie de tonalidad más clara que habita la zona sur de España. Además es posible encontrar varias especies de lagartijas. Las aves son, por su parte, más accesibles al viajero sobre todo las más próximas a la costa como el cormorán, el alcatraz, y varias especies de gaviotas. Otras aves comunes que habitan en el interior son la abubilla (Upupa epops) y la cogujada (Galerita sp). Si además tenemos la suerte de acudir en primavera nos podremos recrear con la gran cantidad de aves migratorias que llegan a la zona para criar, como es el caso del abejaruco (Merops apiasters), la golondrina (Hirundo rustica) o la collalba rubia (Oenanthe hispanica). Entre las aves rapaces es frecuente el mochuelo común (Athene noctua); el búho real (Bubo bubo) y el halcón peregrino (Falco peregrinus) que anidan en acantilados, y el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), cuya población ha sufrido una fuerte regresión en los últimos 20 años. Entre los mamíferos también abunda el conejo (Oryctolagus cuniculus), el zorro (Vulpes vulpes) y el escurridizo erizo común (Erinaceus europaea).

Águilas

El municipio de Águilas se encuentra situado en la vertiente más occidental de la Región, limitando con Almería, y cuenta con un entorno medioambiental óptimo.
Casi todo su patrimonio histórico tiene una vinculación directa con su costa, ya que a través de ella llegaron ideas, economía y diversos peligros. Cronológicamente su historia comienza en el Paleolítico, seguido de la época fenicia, romana y musulmana. Prueba de ello son los numerosos restos arqueológicos encontrados en toda la zona y especialmente los restos romanos del siglo I al IV de los que destacan unas termas que se encuentran muy bien conservadas.
Dentro de su territorio destaca cabo Cope, uno de los salientes más voluminosos del golfo de Vera, sólo igualado por cabo Tiñoso. Ambos tienen en común los grandes acantilados que forman su costa. Los desprendimientos de rocas de éstos forman un entramado de grutas y recovecos que dan cobijo a numerosas especies marinas que habitan los fondos rocosos. Si además lo combinamos con las praderas de Posidonia oceanica, que se desarrollan en los claros arenosos entre las rocas y en las zonas más separadas de la gran pared de acantilados, la zona se convierte en un rico ecosistema marino ideal para la práctica del buceo. En esta zona encontramos especies que escasean en nuestro territorio como la tortuga mora o el águila perdicera.
La torre de Cope es un lugar de visita obligada en Águilas. Recientemente restaurada, sirvió como torre de vigía y defensa contra el acoso constante de los piratas berberiscos, además ha sido destruida y restaurada en numerosas ocasiones. Está situada en la bahía de Cope a unos 9 km de la ciudad y se accede a ella por la carretera comarcal del mismo nombre.
Dentro del territorio también podemos visitar el castillo de San Juan de las Águilas, unas ruinas del siglo XVIII que se encuentran en el extremo sur de la ciudad. Para acceder a pie hay que subir por la calle Murillo frente a la plaza de Robles Vives. Una vez arriba podemos disfrutar de una fascinante panorámica de toda la ciudad y sus alrededores. Si nos acercamos a la zona de playa es obligatorio visitar el puerto del Hornillo, un antiguo embarcadero de mineral construido por los ingleses y que, en su día, fue lo más innovador en sistema de carga y descarga. Actualmente está parado y se encuentra en la bahía del Hornillo a la que se puede llegar mediante un sencillo acceso.
No podemos dejarnos en el tintero los carnavales de Águilas, famosos por sus desfiles y por su cada vez más conocido "Carnaval de la Noche" en el que todo el mundo se disfraza y sale a disfrutar de la noche aguileña. El carnaval de Águilas fue declarado en 1997 de Interés Turístico Nacional. Miles de visitantes se desplazan hasta el municipio y llenan las calles de Águilas durante dos semanas al año.
Otros lugares de interés turístico son: la iglesia de San José, Torre Las Palomas, el casino de Águilas, la fortaleza de Tébar y el puerto pesquero, donde resulta especialmente interesante observar la subasta y venta de pescado que tiene lugar en la lonja, junto al puerto y en días laborales.

Mazarrón

El término municipal de Mazarrón se encuentra ubicado en una amplia bahía abierta al Mediterráneo, con 35 km de litoral. Consta de dos núcleos urbanos importantes: el puerto y la capital del municipio, a unos 5 km de la costa aproximadamente.
Cuando se habla de Mazarrón lo primero que nos viene a la cabeza es todo lo relacionado con la riqueza minera que encierran sus sierras, ricas en plomo, zinc, plata, hierro, alumbre y almagre. Ya en épocas fenicias, púnicas y romanas se realizaban diversos trabajos de explotación minera lo que dejó restos arqueológicos en algunas zonas de Mazarrón. Los minerales más codiciados del momento eran la galena argentífera y otros ricos en hierro.
Mazarrón también es importante por su intensa tradición pesquera, una actividad más patente en el puerto de Mazarrón, con sus numerosas embarcaciones de pesca y su tradicional lonja, todo un festival para nuestros sentidos.
Como resultado de esta rica historia, las calles de Mazarrón contienen interesantes monumentos, entre los que destaca el edificio del Ayuntamiento y el antiguo Ateneo Cultural, de estilo modernista. Pero sin duda el gran atractivo de la zona es el barco fenicio del s. VII a. C. que se encuentra hundido frente a la playa de la Isla. Se trata del barco más antiguo y mejor conservado, una pieza única a nivel mundial.
Una de las características de la zona de Mazarrón es su diversidad ambiental, desde la sierra del Algarrobo y las Moreras con sus roquedos hasta las costas, con sus acantilados y calas casi vírgenes. Además, el paisaje cuenta también con zonas cultivadas que se extienden desde las llanuras litorales, con sus invernaderos y ramblas con exuberante vegetación que busca la poca humedad existente en el lugar. Una de las ramblas más bellas del municipio de Mazarrón, situada en el Saladillo, es la rambla del Canal donde el agua proviene de un afloramiento hidrotermal y forma un oasis de vida con tarays y carrizos. Este lugar es privilegiado para observar grajillas, carracas y aves ligadas a zonas con bastante humedad.
Esta diversidad de ecosistemas hace que la vida silvestre que en ellas se desarrolla determine una alta biodiversidad. Por esta razón durante nuestro recorrido podremos encontrar desde orquídeas hasta una enorme higuera, desde el pequeño mito (Aeghitalos caudatus) al escurridizo zorro (Vulpes vulpes), desde el modesto cardo (Erygium campestris) hasta la exuberante adelfa (Nerium oleander), desde el mimético torcecuellos (Jynx torquilla) al llamativo jilguero (Carduelis carduelis)... por no hablar de los invertebrados: mariposas, arañas, escarabajos... o las especies marinas: equinodermos, crustáceos y peces que encontraremos en las playas de la bahía de Mazarrón.

Puerto de Mazarrón

El nombre del municipio tiene varias versiones, unos dicen que proviene del árabe marsa-arón que significa puerto vivo o alerta, otros de la voz árabe mazrán que significa que está al límite; incluso algunas fuentes afirman que proviene de al-mecer que significa tierras rojas u ocre rojo.
Lo que si es cierto es que el puerto de Mazarrón era una localidad dedicada fundamentalmente a la pesca y a la fabricación de salazones, convirtiéndolo así en uno de los grandes centros económicos costeros del litoral de Murcia y de España en general. A día de hoy sigue siendo un punto estratégico en la pesca confirmando así la envergadura e importancia de esta actividad a nivel nacional.
El puerto pesquero y la lonja de pescado acercan al viajero a su tradición marinera de gran interés tanto para turistas como para los profesionales del sector.
Dentro de su territorio destacan las extensas playas de arena fina y sus calas, algunas casi vírgenes. Además cuenta con especiales cualidades para la práctica de deportes náuticos y una amplia oferta de ocio y alojamiento, convirtiéndola en un magnífico destino turístico. Los amantes del buceo cuentan con diversos clubes que organizan cursos de todos los niveles y salidas para contemplar los bellos fondos rocosos y las espectaculares cuevas y grietas submarinas.
Si tenemos la suerte de visitar el puerto de Mazarrón, la "Ciudad Encantada" de Bolnuevo es una visita obligada ya que cuenta con una espectacular sucesión de areniscas moldeadas por la acción del agua y el viento que con el paso del tiempo han convertido en verdaderas estatuas naturales de un encanto sin igual.
Otros puntos de interés para el visitante que también merece nuestra atención son el acueducto del Arco, obra del s. XVIII, hecha en mampostería de mortero de cal y piedra; la factoría romana de salazones, ubicada en el museo arqueológico, donde muestra la importancia del pescado en la época romana, y la punta de los Gavilanes, un pequeño promontorio costero que fue ocupado desde la prehistoria hasta la época romana. Se trata de un establecimiento de este tipo único en todo el Mediterráneo occidental y único también por ser un punto cercano al mar donde se realizaban trabajos de metalurgia con el material procedente de las minas de Mazarrón.
El puerto de Mazarrón tiene algunos monumentos poco usuales de la Región, como la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús o la torre de Santa Isabel, y otros de gran belleza como la torre del Caballo y la ermita de la Purísima Concepción.
El puerto de Mazarrón, al igual que casi todo el litoral murciano, cuenta con unos fondos submarinos espectacularmente interesantes que los hacen muy atractivos para los amantes del buceo. Las distintas zonas ofrecen una gran variedad y diversidad de flora y fauna típica del Mediterráneo que se encuentran en un estado de conservación óptimo.
Todo ello hace que Mazarrón se haya convertido en uno de los centros turísticos más importantes del Mediterráneo en la práctica del buceo y de otras actividades ligadas al mar como diferentes programas de formación medioambiental relacionados con el avistamiento de cetáceos.

Calnegre
Cumbres Blancas. Mazarrón
Castillo de San Juan, en Águilas
Torre de la Encarnación. Mazarrón