Número 13 | Segundo trimestre 2007

Visitando. Islas e islotes del litoral mediterráneo regional

El litoral mediterráneo de la Región de Murcia cuenta con 18 islas e islotes que son aprovechados por diversas aves marinas como lugares de nidificación y descanso, haciendo que este ecosistema sea uno de los más admirados por los amantes de la naturaleza.

Las islas e islotes del litoral mediterráneo murciano conforman uno de los Espacios Naturales Protegidos menos frecuentados de los 19 que hay en nuestra Región. Pese a estar considerablemente fragmentado y tener una escasa superficie (alrededor de 42 hectáreas) reúne notables valores naturales, destacando la singularidad de sus ecosistemas, su buen estado de conservación y el gran interés de algunas especies. En conjunto presentan interesantes formaciones de cornical y arto muy bien conservadas, tomillares ricos en especies endémicas (Teucrium lanigerum, Sideritis pusilla subsp. carthaginensis, etc.), y comunidades halófilas con Limonium delicatulum y Limonium arenosum.
En este ecosistema la vegetación se encuentra repartida en cuatro tipos de hábitats comunitarios incluidos en el anexo I de la Directiva Hábitats. Las comunidades más características son los lentiscares, palmitares y espinares de Lycium intricatum. Otros taxones de flora de interés son los iberoafricanismos Caralluma europaea, Periploca angustifolia, Maytenus senegalensis, Tamarix boveana.
Respecto a las comunidades de fauna destacan especialmente las poblaciones de aves marinas como la gaviota de Audouin y las escasas poblaciones reproductoras de paiño común y pardela cenicienta. Entre las rapaces está presente el halcón peregrino. El conjunto de pequeñas islas, islotes y escollos rocosos se distribuyen a lo largo de todo nuestro litoral desde Águilas, en el suroeste, hasta las cercanías de La Manga del Mar Menor. Éstos son sus nombres: Farallón, Grosa, Hormiga, Hormigón, Noguera, Punchosos, Descargador, Escombreras, Gate, de la Torrosa, Boleta grande, de las Palomas, Plana, de los Lobos, de los Aviones, de Mazarrón, del Fraile y Cama de los novios. En total 18 islas, islotes y escollos que pertenecen a los términos municipales de Mazarrón, San Javier, Águilas y Cartagena y todos declarados Espacio Natural Protegido.
Algunas islas han sido designadas como ZEPA por la importancia de las colonias de aves marinas que ahí se asientan, como Isla Grosa por la presencia de una de las colonias más importantes de gaviota de Audouin (Larus audouinii) del mundo, Islas Hormigas e Isla Cueva de Lobos por la especie paiño europeo delmediterráneo (Hydrobates pelagicus melitensis), e Isla de Las Palomas por las especies pardela cenicienta (Calonectris diomedea) y paiño europeo delmediterráneo. A excepción de las islas Grosa, Escombreras, del Fraile y Mazarrón, los islotes tienen poca extensión, y algunos de ellos son simples escollos, como los Punchosos y las Nogueras. La morfología predominante en estas islas es de costa baja rocosa y acantilada.


El Farallón e Isla Grosa


La isla más al este del litoral murciano es El Farallón, breve y puntiagudo relieve volcánico horadado en su parte más abrupta, que forma con Isla Grosa un estrecho canal de 600 metros y un fondo entre 19 y 23 metros de agua. En dirección norte, la profundidad disminuye hasta 10 y 15 metros, y a 700 metros se localiza el bajo de la Laja, una gran chapa de piedra sumergida a uno o dos metros.
La Grosa, refugio de piratas berberiscos hasta el siglo XVIII, se encuentra al este de El Estacio, destacado enclave fenicio. Aquí crece el oroval, el cambrón, la sosa y el hinojo de mar, y vuelan sus acantilados rocosos colonias de aves marinas, de las que sobresale la ya citada gaviota de Audouin, el paíño común y el cormorán moñudo.
Al sureste, en el ángulo más escarpado, se descubre la cala de las Galerotas y un acantilado de 90 metros de altura donde aprenden a volar las ­crías de las gaviotas: se lanzan al vacío y si no son capaces de remontar el vuelo, las madres las recogen en el aire, a escasos metros de las rocas.
En la cara oeste, protegida de los vientos de levante, hay una pequeña playa de 50 metros. La Grosa tiene 18 hectáreas, 98 metros de altura, 600 de largo y 400 de ancho, y vista desde lo alto parece una ballena varada.
Está situada dentro del término municipal de San Javier, a 2,5 km de la costa de la Manga del Mar Menor, y no hay núcleo de población en su interior. Su origen es volcánico, con suelo de lavas (andesitas) muy disgregadas y con fuertes pendientes (del 20 al 50% en su mayor parte).
La vegetación presente en la isla es una cubierta de matorral de tipo espinoso, constituido por especies como el cambrón (Lycium intricatum), el orobal (Withania frutescens), en mezcla con especies nitrófilas (Salsola sp). La cobertura vegetal varía en la isla pero se puede establecer una cobertura media del 60-70 %.
La importancia de la flora submarina de Isla Grosa debemos de centrarla en la presencia de enormes praderas de posidonia (Posidonia oceanica), densas y homogéneas de hasta 25-30 m de profundidad. Esta pradera es la más extensa del litoral murciano, con un buen estado de conservación, aunque está siendo seriamente dañada por los barcos arrastreros.
En cuanto a la fauna que podemos encontrar en este macizo volcánico, podemos citar la presencia de especies de aves marinas como la gaviota de Audouin (Larus audouinii), la gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), el paiño europeo (Hydrobates pelagicus) y el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), algunas aves de acantilado como los vencejos (Apus pallidus, Apus melba), o de matorral como la cogujada común (Galerida cristata). Los reptiles como la culebra bastarda (Malpolon monspesulanus), o los mamíferos como la rata (Ratus norvegicus) son los predadores más importantes de la isla.
La sensibilidad de la colonia de gaviota de Audouin a la presión humana ha determinado, por un lado, la restricción del acceso a Isla Grosa, y por otro, actuaciones a favor de la estabilidad y desarrollo de la colonia en la misma.
La isla estuvo destinada a usos militares hasta el año 2.000, año en que se acordó la cesión de Isla Grosa para ser gestionada por la que entonces era la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente con el fin de la adopción de medidas de conservación adecuadas que evitaran su deterioro y degradación.
En cuanto a su situación legal es destacable indicar que Isla Grosa y el Islote de El Farallón están considerados como Espacio Natural Protegido por la Ley 4/1992 de Ordenación y Protección del Territorio de la Región de Murcia. Por otra parte, Isla Grosa queda declarada como Área de Protección de Fauna Silvestre según la Ley 7/1995 de Fauna Silvestre en la Región de Murcia, así como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, el 23 de Marzo del año 2.000 y Lugar de Interés Comunitario (LIC), el 28 de julio del año 2.000.


Islas Hormigas


La zona de Cabo de Palos-Islas Hormigas fue declarada Reserva Marina en 1995. Con una superficie de 1.898 hectáreas, se extiende desde Cabo de Palos hacia el Noreste, con forma rectangular, incluyéndose dentro del área de protección una zona de reserva integral, que en la actualidad está delimitada por un círculo de 0,5 millas de radio y con centro en el faro de la Isla Hormiga.
La elevada diversidad y riqueza biológica de esta zona, unida a su buen estado de conservación y el gran interés pesquero para su entorno, llevó a la declaración de esta zona como Reserva Marina.
En el interior de la Reserva están incluidos parte del Cabo, los bajos de la Testa, Piles, de Dentro y de Fuera, así como el conjunto de las islas Hormigas, formadas por los islotes de El Hormigón, La Losa y La Hormiga.
Entre los valores que presenta este área caben destacar los fondos de naturaleza rocosa, con paredes verticales y grandes bloques a diferentes profundidades, donde se encuentran representadas la totalidad de las biocenosis descritas para el litoral de la Región de Murcia, presentando gran complejidad estructural y una importante presencia de especies indicadoras de la calidad ambiental.
Mención especial merecen las biocenosis de grutas semioscuras y extraplomos y las de precoralígeno y coralígeno, de gran interés dado su buen estado de conservación y la escasa extensión que presentan estas comunidades a nivel regional.
Los fondos rocosos de moderada o fuerte pendiente dan paso, de forma más o menos suave, a fondos sedimentarios en los que se presenta la biocenosis de Posidonia oceanica o bien biocenosis de los fondos detríticos costeros cuando la profundidad es mayor de 30 metros.
La reserva marina de Cabo de Palos-Islas Hormigas se incluye en el año 2.000 en el LIC "Franja litoral sumergida de la Región de Murcia", forma parte de la Zona Especialmente Protegida de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM) aprobada para el litoral de la Región de Murcia y ha sido designada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).


Isla de las Palomas


Los pequeños islotes de la Región de Murcia, como la isla de las Palomas, son puntos estratégicos para una gran variedad de organismos marinos que buscan refugio entre sus muros submarinos debido, en gran parte, a su aislamiento. Por ello, cabe destacar la presencia de algunos moluscos protegidos, como las nacras (Pinna rudis y Pinna nobilis) o el dátil de mar (Lithophaga lithophaga). Al mismo tiempo, presenta una gran variedad de hábitats y paisajes submarinos de gran belleza.
La isla de las Palomas se encuentra a unos veinte minutos del puerto de Cartagena o a poco más de media hora del pequeño puerto pesquero de la Azohía. La isla, de unas doce hectáreas, ­es inhóspita y pedregosa y su cima está completamente cubierta de guano debido a las innumerables aves marinas que se posan en ella. Además ha sido declarada Área de Protección de la Fauna Silvestre y Espacio Natural Protegido.
La isla presenta dos zonas muy distintas: la cara sur, con grandes acantilados, donde se encuentran fondos arenosos salpicados de grandes rocas, grutas semioscuras y extraplomos; y la cara norte, donde predominan las praderas de Posidonia oceanica.


Isla de Cueva Lobos


Cueva Lobos o Isla de Bestias, como lo conocen los pescadores más antiguos de la zona, es un pequeño islote situado a unos 300 metros del punto más cercano, Punta Negra, y a unos 500 metros de la playa Cueva Lobos. Además, tras esta ensenada se encuentra la playa de Bolnuevo, famosa por sus inmersiones en fondos arenosos y por sus playas de arena fina (bien calibrada) con aguas limpias y cristalinas. Isla Cueva Lobos presenta una superficie que no supera los 5000 metros cuadrados y, auque su tamaño es reducido (ya que realmente se trata de un islote), bajo sus rocas, grietas y paredes verticales se esconden un sinfín de especies marinas buscando protección y alimento. Al encontrarse en un espacio tan reducido varios ecosistemas distintos, cabe destacar la presencia de pequeños y grandes moluscos, crustáceos y un gran abanico de peces que conviven con especies de fondos arenosos, especies ligadas a fondos rocosos o a praderas de fanerógamas marinas. Este pequeño islote se puede dividir en dos zonas: la cara norte (mas cercana a la costa) y la cara sur, donde predominan los fondos rocosos.
Isla Cueva Lobos presenta una importante colonia de paiño europeo (Hydrobates pelagicus). Esta pequeña ave marina, no más grande que la palma de una mano, vive durante toda su vida en alta mar y solo se acerca a tierra para reproducirse. Durante el invierno también es posible observar una importante colonia de cormorán grande (Phalacrocorax carbo) que utiliza este pequeño islote como dormidero. Por todo esto, el acceso a la isla está restringido, aunque desde la misma embarcación y con unos prismáticos podremos disfrutar de estas hermosas aves.
También merece la pena visitar la ciudad encantada de Bolnuevo, un lugar de ensueño que muestra la acción erosiva del viento sobre grandes rocas y acantilados de areniscas.


Isla Plana


La Bahía de Mazarrón siempre ha sido un maravilloso escenario de aventuras submarinas debido a su rebosante naturalidad y a su poca masificación. Isla Plana es conocida por numerosos veraneantes por sus extensas playas de arena fina y por sus aguas cristalinas. Fiel a este hecho, este lugar presume de tener uno de los mejores lugares para el buceo en este tipo de sustrato: fondos arenosos.
Aunque a primera vista parecen de­siertos, en realidad son parajes que esconden numerosos organismos que pasan la mayor parte del día escondidos, unas veces sobre el sustrato y otras bajo él, pero con un poco de suerte, algo de paciencia y una pizca de agudeza visual, podemos llegar a apreciar especies que solo se pueden observar en estos "desiertos" submarinos. En realidad se trata de uno de los ecosistemas menos conocidos debido, en gran parte, a su paisaje desolador y frío, aunque esconde interesantes maravillas naturales.
A Isla Plana se la conoce así por ser una pequeña isla de dimensiones reducidas que está muy pegada a la costa, incluso podemos acceder a ella a pie por su cara norte. En sus alrededores se encuentra una de las praderas de posidonia mejor conservadas del litoral Murciano.
La fauna de toda esta parte es muy abundante: meros, abadejos, corvallos, sargos, blenidos, de todas clases y colores, y cigarras de mar. Estas últimas, durante los meses de verano, cuando ascienden de las profundidades para el desove, son fáciles de ver en las grietas de los bloques y entre las praderas de fanerógamas.


Isla del Fraile


La isla del fraile es un pequeño islote escarpado y pedregoso con una superficie de 6'3 hectáreas situado al este de Águilas. Aunque es pobre en vegetación, posee uno de los fondos marinos más ricos del sudeste peninsular, especialmente debido a su gran variedad de algas y de invertebrados marinos. La Isla del Fraile es un lugar ideal para bucear ya que presenta fondos muy variopintos y su valor paisajístico es muy alto.
Entre la fauna típica encontramos numerosas corvinas (Sciaena umbra), meros (Epinephelus guaza), sargos, morenas y numerosos invertebrados pequeños. Destacan, por su abundancia, el hexacoralario Parazoanthus axinellae, que recubre y luce de amarillo paredes enteras, esponjas de varias especies y colores, hidrozoos con sus respectivos nudibranquios y un largo etcétera de pequeños organismos.
Además, isla del Fraile es lugar de paso y avistamiento de delfines y posee una importante colonia de gaviotas. Recibe su nombre por su escarpada silueta, que se asemeja a la capucha de un fraile.
Esta Pequeña isla fue habitada por los romanos y aún se pueden observar restos de ruinas de primeros de siglo. Se han encontrado ánforas y platos del s. lV y cerámica de ‘Sigilata Gris'. También fue productora de garum (alimento afrodisíaco elaborado por los romanos a partir de intestinos de peces).


Isla de Mazarrón


La Isla de Mazarrón, también conocida como la Isla de Paco o la Islica, es un islote situado frente al puerto de Mazarrón, de forma redondeada y de relieve abrupto, con unas 8 hectáreas de superficie total. En sus inmediaciones se encontró un barco fenicio hundido con todo su cargamento y fue todo un hallazgo a nivel mundial. Además presenta una importante colonia de aves marinas, especialmente garcillas.
La isla de mazarrón presenta un litoral complejo, con fondos de gran variedad y belleza.
Las grandes especies de serránidos, como meros y abadejos, son muy abundantes, al igual que espáridos como los sargos, el dentón y las obladas. Las especies pelágicas también aparecen estacionalmente en gran cantidad. Lechas, serviolas y espetones frecuentan asiduamente estos fondos y es normal encontrarnos con nutridos cardúmenes. Incluso es posible avistar criaturas típicas del mar abierto, como águilas marinas, delfines y tortugas marinas.

Isla Grosa
Isla de Cueva Lobos
Los fondos submarinos de Mazarrón muestran este aspecto gracias a su buen estado de conservación