Corrección hidrológica y restauración forestal en la cuenca del Guadalentín

La tarea de corregir y restaurar las cuencas vertientes al río Guadalentín ha sido, y sigue siendo, una de las más importantes y largas llevadas a cabo por la Administración Forestal. Diques, albarradas, umbrales de fondo e importantes repoblaciones son el testimonio de un trabajo continuado desde finales del siglo XIX.

Lejos quedan ya las primeras intervenciones de restauración hidrológico-forestal en la cuenca del río Guadalentín por parte de la Administración Forestal, allá por los últimos lustros del siglo XIX. Las actuaciones restauradoras realizadas desde entonces en las cabeceras de la cuenca, en las que se ejecutó con perseverancia y se combinó con acierto la construcción de hidrotecnias y la repoblación de laderas, dieron como resultado una eficaz laminación de las avenidas catastróficas y la consecución de un conjunto de montes restaurados y de innegable valor ambiental. Las Administraciones Forestales de los distintos períodos (Divisiones Hidrológico-Forestales, Patrimonio Forestal del Estado, Dirección General del Medio Natural,...) han realizado un esfuerzo presupuestario y humano muy importante en la tarea de corregir y restaurar las cuencas vertientes al río Guadalentín, siempre guiadas por los estudios, planes y proyectos previos que garantizan la justificación y planificación de las obras acometidas.
En la actualidad, dentro de las competencias transferidas a la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, se vienen ejecutando una serie de proyectos de corrección hidrológica y de restauración forestal que pretenden seguir en la línea de completar y mejorar la funcionalidad hidrológica y a la vez ambiental de las cuencas vertientes al río Guadalentín.
Los medios humanos y materiales destinados a los fines mencionados anteriormente están siendo financiados gracias a los presupuestos ordinarios asignados a la Consejería de Desarrollo Sostenible y Ordenación del Territorio; de igual forma esta Administración Regional viene estableciendo una serie de Convenios con la Administración Central (Confederación Hidrográfica del Segura y Dirección General para la Biodiversidad principalmente) con objeto de ampliar las posibilidades de inversión en los aspectos de restauración hidrológico-forestal ya citados.


Recientes actuaciones en cuencas vertientes al río Guadalentín

Varios son los proyectos de obra que se han venido ejecutando o están todavía en ejecución en el ámbito de la unidad territorial Guadalentín-Litoral de la Dirección General del Medio Natural, dentro de la que se incluye gran parte de la cuenca Alta y Media del río Guadalentín. Estas actuaciones se enmarcan en el proceso general de inversión sostenida en el tiempo, sin que se pretenda solucionar con ellas el problema de forma global y definitiva. Sin embargo, junto con todas las actuaciones pasadas y venideras, se ayudará de forma relevante a la minimización del problema erosivo. Con ánimo de no ser muy exhaustivos, a continuación se detallarán aquellos proyectos más relevantes, sin desmerecer el rosario de pequeñas obras que también se han ejecutado.

Proyecto de Actuaciones de Restauración Hidrológico-Forestal en la cuenca del río Turrilla (Lorca). Año 2006-2008.

La cuenca del río Turrilla (subcuenca perteneciente al río Guadalentín) ha sido objeto de diversos trabajos para corregir su torrencialidad. Sin embargo, en algunos barrancos de la cuenca del río Turrilla, como el del Cabezo Negro, los de Mesqueruela y los del Cerro de Don Gonzalo, no se había llegado a actuar. La cuenca está catalogada como de Prioridad 1 dentro del Plan Nacional de Actuaciones Prioritarias de Restauración Hidrológico-Forestal. Las características hidrológicas de la zona se inscriben en el ámbito del sureste español, sometido a precipitaciones irregularmente repartidas en el tiempo y el espacio, con fuertes tormentas y avenidas. Por otro lado, las características morfológicas, geológicas, climáticas y biológicas de las cuencas del barranco del Cabezo Negro, del barranco de Mesqueruela y de los barrancos del Cerro de Don Gonzalo dan lugar a graves fenómenos de erosión. Por todo ello, se ha comenzado la corrección de la cuenca correspondiente a los barrancos anteriormente citados.
Por otra parte se ha completado esta intervención con la revisión de las actuaciones ya realizadas en el resto de la cuenca del río Turrilla, con objeto de proceder a su reparación o refuerzo si procede. Tras un estudio del medio (clima, geología, vegetación) y un intenso trabajo de campo, se ha podido determinar la problemática existente en las cuencas del Cabezo Negro, de Mesqueruela y del Cerro de Don Gonzalo, consistente básicamente en unos procesos de erosión de lecho y márgenes, un deterioro geomorfológico de las laderas y una emisión de sedimentos que terminan en el embalse de Puentes. Para detener estos fenómenos se han proyectado una serie de actuaciones en los cauces que se basan, fundamentalmente, en la construcción de obras transversales (55 diques, 86 albarradas y 3 umbrales de fondo) que tendrán como función principal retener sedimentos, consolidar las laderas, disminuir la pendiente de los cauces y fijar el lecho. A estas actuaciones se unen otras más puntuales, como la construcción de muros de recalce en márgenes o la plantación en barrancos de la margen derecha de la cuenca de Cabezo Negro. Por otra parte, se plantea la mejora y acondicionamiento de la pista que discurre por el interior de la cuenca de Cabezo Negro, que presenta síntomas claros de deterioro debidos al terreno y al agua que la atraviesan por los barrancos que la cruzan.

Proyecto de Restauración Hidrológico Forestal, Restauración Ambiental y Ordenación Forestal (Lorca, Totana y Alhama de Murcia). Año 2006-2008.

Las actuaciones de este proyecto se localizan en los montes nº 81 'Cabezo Gordo, Sierra de Chíchar y Los Picarios', nº 162 'La Muela' y nº 516 'Las Cabezuelas de Totana', así como en el dominiopúblico hidráulico del río Luchena, afectando a los montes nº 213 'Luchena', nº 69 'Cabeza de Tirieza y otros', nº 72 'Sierra de los Buitres', nº 641 'Pantano de Puentes'. En el monte 'Cabezo Gordo, Sierra de Chíchar y Los Picarios' se han ejecutado tratamientos selvícolas sobre unas 60 hectáreas de la masa con el fin de procurar su estabilidad biológica. En el monte 'La Muela' se ha continuado con las actuaciones proyectadas en el año 2004, que no llegaron a abarcar la totalidad de la superficie afectada. Dichas actuaciones consisten en diferentes tipos de tratamientos selvícolas y repoblaciones con especies autóctonas sobre unas 75 hectáreas, que disminuyan en el menor tiempo posible el impacto visual negativo y que aumenten la riqueza y biodiversidad del monte así como la protección y conservación del suelo.
Los barrancos tributarios a la Rambla de Lébor, en las laderas del monte 'Las Cabezuelas de Totana', presentan patentes problemas de erosión. Se realizan por ello hidrotecnias (dique, albarradas) para solucionar dichos problemas.
Por último, se pretende la restauración ambiental, hidrológica y paisajística del ecosistema fluvial del río Luchena en su tramo alto (unos 8.600 metros). De forma más específica se pretende conseguir un incremento en la biodiversidad vegetal del entorno del río Luchena, que con el tiempo provocará una mejora en la regulación del régimen hídrico, un incremento en la diversidad faunística y florística, un mantenimiento sostenible del sistema y la creación de un paisaje de elevada calidad. Se han plantado unos 22.600 pies de diversas especies de ribera.

Proyecto de Corrección Hidrológica y Restauración Ambiental en cuencas de la margen derecha e izquierda del río Guadalentín (Lorca, Totana, Alhama de Murcia y Aledo). Año 2006-2007.

Este proyecto tiene por objeto la realización de un grupo variado de actuaciones en la cuenca Alta, Media y Baja del río Guadalentín. Se han realizado trabajos selvícolas y repoblaciones sobre unas 130 hectáreas para mejoras de la biodiversidad biológica estructural en 'El Madroño y Los Alhaueces' nº 617 del C.U.P., en el Término Municipal de Lorca. En el monte 'Cabezo Gordo, Chíchar y Los Picarios' del C.U.P. nº 81 se han ejecutado trabajos selvícolas en 160 ha. Se han desarrollado una serie de actuaciones de corrección hidrológico-forestal en la 'Sierra de Tirieza' C.U.P. nº 86 (350 albarradas, 1 dique y 20 hectáreas de repoblación). Se ejecutaron repoblaciones con especies frugívoras para favorecer a la fauna autóctona de la zona y la mejora de la biodiversidad en los montes 'Llano de las Cabras' C.U.P. nº 169 del Término Municipal de Aledo y 'Sierra de Tercia de Totana' C.P.U. nº 165 del Término Municipal de Totana. En las laderas de Solana en el monte 'La Muela' C.U.P. nº 162 del Término Municipal de Alhama de Murcia se han realizado unos trabajos selvícolas y de enriquecimiento de la biodiversidad sobre unas 70 hectáreas.


Un escalón más de la restauración hidrológicoforestal, la planificación y ordenación hidrológica general

La gran mayoría de las actuaciones realizadas hasta la fecha se han dirigido fundamentalmente a la restauración hidrológico-forestal en terrenos públicos o adquiridos por la Administración a tal efecto. Desde la Administración Regional se trabaja para conseguir fórmulas que incentiven este tipo de actuaciones en terrenos privados, a través de la concesión de subvenciones.
La Dirección General del Medio Natural, además, participa en varias actuaciones incluidas en el proyecto Robinwood, como son las de las inmediaciones del pueblo de Puerto Lumbreras y las correspondientes a las laderas que rodean el castillo de Lorca. Igualmente deberá seguir potenciándose la reforestación de terrenos agrícolas, en especial de los terrenos agrícolas marginales y los especialmente sensibles a la erosión. Por otra parte se ha de insistir en las medidas de protección y conservación de suelos a incentivar y/o exigir en los cultivos agrícolas (intensivos y extensivos) en línea con la Estrategia Temática Sobre la Protección del Suelo de la Unión Europea. Es fundamental generalizar, entre otros comportamientos, el uso de buenas prácticas agrícolas, así como limitar la transformación agrícola de terrenos de vocación forestal.
Hay que ahondar, dentro del campo de la investigación, en los aspectos relacionados con la mejora de los suelos (posibilidades de utilización de la biomasa, nuevas técnicas de bioingeniería, cultivos protectores, etc.). Un suelo bien protegido es capaz de desarrollarse y reducir su vulnerabilidad frente a los agresivos agentes del clima.
No se trata sólo de repoblar, sino de adecuar y planificar todos los usos para que se minimicen los efectos erosivos y se consiga la regulación de los caudales. Ello conlleva la implicación y concienciación de todos los sectores de la sociedad, tarea que no por difícil debemos abandonar. Si miramos hacia el pasado, la labor realizada es ingente y admirable, tanto por el esfuerzo de todos los que la han impulsado, como por el resultado obtenido. Si miramos hacia el futuro, el trabajo que nos queda por hacer es, si cabe, mayor que el realizado, ya que de lo que queda por conseguir, una parte se dirige a continuar ampliando el esfuerzo en el ámbito forestal y otra gran parte dependerá de la influencia que se pueda ejercer sobre el resto de ámbitos sectoriales.


Fuente: Servicio de Ordenación y Gestión de los Recursos Naturales.
Dirección General del Medio Natural.
Ignacio Rojo
Corrección hidrológica en el Cabezo negro
Plantación de ribera en el río Luchena (cuenca alta del Guadalentín)
Corrección hidrológica mediante rehabilitación de predrizas (Sierra de Chíchar, Totana)