Número 16 | Primer trimestre 2008

Bosques de ribera de Cañaverosa y cañón de Almadenes

El agua del río, a su paso por la Comarca del Noroeste, origina algunos de los parajes más bonitos y frondosos de la Región de Murcia. La peculiaridad de su relieve, litología, climatología e hidrología crea en este entorno dos de los lugares más emblemáticos de la Región: la Reserva Natural de Cañaverosa y el Cañón de Almadenes.

La Comarca del Noroeste es, en la Región de Murcia, el mayor referente en cuanto a naturaleza silvestre y singularidad regional, donde los abruptos accidentes geográficos y las salvajes aguas que lo surcan forman un paisaje único y extraordinario. Este tesoro de incalculable valor ecológico se torna aún más preciado en estas latitudes tan castigadas por la sequía y las temperaturas.
El Segura hace su entrada en la Región de Murcia flanqueado por las imponentes sierras del noroeste. A los pocos kilómetros de su recorrido aparece en su ribera oeste uno de los parajes más insólitos de la naturaleza murciana: la Reserva Natural Sotos y Bosques de Ribera de Cañaverosa. Éste es el último gran bosque de ribera (o de galería) de la Región, que se extiende más de 20 kilómetros siguiendo la ribera del Segura hasta los municipios de Moratalla, Calasparra y Cieza. La característica principal de los bosques de galería es su frondosa vegetación, que llega a cubrir al propio río.
En este excepcional enclave natural existen tres tipos de hábitats de interés comunitario: matorrales y tomillares termófilos, comunidades megafórbicas esciófilas e higrófilas de linderos, y los bosques de galería de sauces y chopos; que han dado lugar a los lugares de importancia comunitaria (LIC): Reserva Natural de Cañaverosa y Cañón de Almadenes.
La Reserva Natural de Cañaverosa es un Espacio Natural Protegido con una superficie de más de 200 hectáreas e intensamente poblado por chopos (Populus alba), sauces (Salix sp.), tarays (Tamarix sp.), cañas (Arundo donax), fresnos (Fraxinus excelsior), olmos (Ulmus minor), adelfas(Nerium oleander), zarzas (Rubus fructicosus) y madreselvas (Lonicera caprifolium), especies perfectamente adaptadas a las fluctuaciones en el nivel del agua del río que las sustenta. Esta composición vegetal confiere a la zona un aspecto selvático que dista mucho de los paisajes predominantes en la Región de Murcia, mucho más áridos y despoblados.
A lo largo de la ribera fluvial y acompañando a estas especies, se asientan pinos carrascos (Pinus halepensis), enebros (Juniperus communis), coscojas (Quercus coccifera), orquídeas (Orchidaceae), higueras (Ficus carica), acebuches (Olea europaea), sabinas (Juniperus thurifera), lirios (Iris reticulata), helechos (Pteridium aquilinum) y rosales silvestres (Rosa canina), entre otros. Las irregularidades de la orografía afectan a la presencia de algunas especies en las zonas donde las pendientes son muy pronunciadas.
La singularidad e integridad de sus ecosistemas son un reclamo para cientos de especies, muchas de ellas en peligro de extinción y únicamente localizables en este entorno ripario.
Entre los mamíferos ligados al medio acuático destaca la presencia de la nutria (Lutra lutra), el turón (Mustela putorius) y la rata de agua (Arvicola amphibius); entre las aves se encuentran el martín pescador (Alcedo atthis), el mirlo acuático (Cinclus cinclus), la lavandera cascadeña (Motacilla cinerea) y el ruiseñor (Luscinia megarhynchos); entre los peces están el barbo (Barbus sclateri) y la trucha (Salmo trutta fario); entre los reptiles, el galápago leproso (Mauremys leprosa), y las culebras de agua (Natrix maura y N. natrix); y anfibios como la rana común (Rana perezi) y el sapo común (Bufo bufo). Además, el bosque de ribera resulta un compendio de especies de la fauna pertenecientes a otros ambientes: bosques, marjales, roquedos o los mismos cultivos circundantes aportan especies que encuentran aquí refugio o lo utilizan como zona de alimentación, formando un rico mosaico faunístico de gran valor. Podemos contemplar a la llamativa oropéndola (Oriolus oriolus), acrobáticos bandos de mitos (Aegithalos caudatus), al pájaro carpintero (Picus viridis), al ruiseñor bastardo (Cettia cetti), etc. La presencia del bosque de ribera determina la formación de gran número 30 murcia enclave ambiental Pasarela de Cañaverosa de microhábitats, surgidos de todas las combinaciones posibles de los parámetros físicos y químicos del río (salinidad, pH, humedad, temperatura, oxígeno disuelto, etc.).
Se encuentran muy bien representados los invertebrados. Destacan, por su abundancia y diversidad, los grupos de odonatos (libélulas), efemorópteros y coleópteros acuáticos (incluyendo familias como los ditiscos, hidrofílidos, girínidos, etc.). También existe toda suerte de crustáceos entre los que se encuentra el cangrejo rojo (Cambarus affinis), especie introducida que ha desplazado al endémico cangrejo ibérico (Austrapotamobius pallipes lusitanicus). Entre los moluscos cabe mencionar la almeja de río (Unio sp.), la de mayor tamaño y que cada día está más restringida a los tramos de río menos contaminados.
El río Segura sigue su camino arropado por esta espectacular vegetación y riqueza faunística. A su paso por Calasparra el río recoge el agua de numerosos arroyos y cauces, como el Chopillo, Benamor, Alhárabe y Argos. La densidad vegetal disminuye y algunas especies ripícolas son sustituidas por otras de ambientes más secos, pero aún se respira el frescor característico de los bosques de ribera y la vista se pierde en una frondosidad generosa. Cuando el río atraviesa las estribaciones de Calasparra y Cieza, aprovecha numerosas líneas de fractura, fallas y procesos de disolución de rocas carbonatadas para crear un formidable cañón de varios kilómetros de longitud y de paredes casi verticales de más de 150 m de profundidad en algunos puntos. Esta espectacular maravilla natural es el Cañón de Almadenes. Este Espacio Natural Protegido tiene una longitud total de 11 kilómetros y en él confluyen las aguas del Quípar con las del Segura, y su superficie protegida afecta a los términos municipales de Calasparra y Cieza.
En el Cañón de Almadenes el cauce se encuentra muy encajado y la vegetación riparia se limita a una estrecha banda marginal. Encontramos especies arbóreas como el álamo blanco, el álamo negro, algunos olmos y varias especies de sauces. Aparecen también arbustos como el taray y el baladre. Las comunidades más cercanas a la corriente son los zarzales y carrizales, donde crecen plantas como la zarzamora, una auténtica despensa para la fauna de este ecosistema, los carrizos, las eneas, la caña o el Lythrum sp., una planta con una vistosa floración rosada.
La nutria se deja ver por este lugar con más frecuencia que en los tramos más altos del río, lo que constata el buen estado de conservación del mismo. El cañón es un importante lugar de reproducción y refugio para los murciélagos y para las aves asociadas al río. También hacen presencia en los escarpes rocosos las rapaces como el águila real y el búho real. En cuanto a reptiles y anfibios destaca la presencia del galápago leproso y el gallipato, respectivamente. El pez más abundante es el barbo, aunque también podemos encontrar especies como la carpa. Especial interés tiene la Fuente del Gorgotón, a la salida del cañón, en Cieza, considerado uno de los escasos lugares en los que se puede apreciar la surgencia de un manantial en pleno cauce del Río Segura.


El hombre y el paisaje

En las inmediaciones de Cañaverosa, en el Cerro de las Juntas, se encuentra un yacimiento íbero, y unos kilómetros aguas abajo hay otro yacimiento de un poblado musulmán conocido como Villa Vieja. En la Vega de Cañaverosa subsisten todavía cultivos tradicionales de regadío, donde pueden encontrarse elementos de origen árabe como los azudes y acequias. La Reserva de Cañaverosa se encuentra dentro del coto arrocero de Calasparra. Conforme descendemos hacia el Cañón de Almadenes observamos que el abrupto paisaje no invita al establecimiento de actividades humanas, pero en realidad el hombre ha ocupado estos parajes desde la Prehistoria. Encontramos en él dos yacimientos arqueológicos: la Cueva de los Monigotes, donde pueden observarse pinturas rupestres del Eneolítico; y la Cueva de la Sima de la Serreta, que conserva también pinturas rupestres y restos de la Edad de Bronce e ibero-romanos. Hasta la misma antesala del cañón llega la vega arrocera de Calasparra.


La nutria (Lutra lutra)

Familia Mustelidae
Descripción: La nutria es un mamífero que puede alcanzar los 85 cm de longitud, con un lustroso pelaje, espeso e impermeable. Su esperanza de vida oscila entre los 8 y 15 años de edad.
Distribución y hábitat: Su hábitat preferido está situado en las orillas de los ríos bordeadas por bosques, vegetación espesa o paredes de piedra. Es muy exigente a la hora de establecer su morada, escogiendo los tramos más limpios para ello. En la Región de Murcia es posible verla sólo en los tramos del río Segura del noroeste.
Costumbres: Su espectro alimentario abarca un gran número de animales y algunas frutas, sobre todo peces como la trucha y el barbo. También cangrejos, gusanos, ratas de agua, anguilas y aves acuáticas.Su actividad es fundamentalmente nocturna. Su principal enemigo es el hombre, tanto por la persecución a la que es sometida como por la contaminación de las aguas. Es capaz de reproducirse en cualquier época del año y adapta su ciclo biológico a los ciclos de abundancia de sus principales presas.
Curiosidades: Pueden variar su ritmo cardíaco para poder estar sumergidas bajo el agua hasta cinco minutos. Además, a la nutria le gusta comer acostada, colocando la comida sobre su abdomen.
Vista del Segura a su paso por Cañaverosa
Los chopos forman parte del típico paisaje del bosque de ribera
Pasarela de Cañaverosa para disfrutar de un paseo