Número 26

Plan de Gestión y Conservación para la ZEPA de Almenara, Moreras y Cabo Cope

RESUMEN
La Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de las sierras de la Almenara, Moreras y Cabo Cope, que pertenece a los municipios de Águilas, Mazarrón y Lorca, conforma un espacio natural que abarca en una superficie de 22.195,31 hectáreas con hábitats semidesérticos de formaciones predominantes de matorral, acantilados costeros, bosques de pino carrasco y cultivos de secano.
Esta zona ha sido declarada como ZEPA en función del elevado valor de las poblaciones de aves que sustenta este territorio, destacando el grupo de aves de presa rupícolas. Además, la ZEPA incluye importantes poblaciones de tortuga mora, gato montés, tejón y otros tipos de murciélago. Asimismo, existen dentro de esta ZEPA Lugares de Interés Geológico (LIG) y presenta una atractivo paleontológico.
Pero la importancia de este enclave no sólo está en los importantes valores faunísticos, geológicos y paleontológicos que posee, sino en la proximidad geográfica con otras zonas de gran valor natural que actúan como corredor ecológico y zona de amortiguación.
El pasado mes de diciembre nació el ‘Plan de gestión y conservación de la ZEPA de Almenara, Moreras y Cabo Cope' con el objeto de  establecer las medidas necesarias para evitar las perturbaciones y las alteraciones que repercutan o afecten apreciablemente en los objetivos de la conservación de las especies de aves, y sus hábitats, que han motivado la declaración de esta ZEPA, para garantizar su supervivencia y reproducción, así como para mantener este espacio protegido en un estado de conservación favorable.
Para lograr su fin se ha concedido una especial atención al desarrollo de los programas de seguimiento biológico y gestión compartida del hábitat. El programa de actuaciones se completa con los destinados a vigilancia, participación y educación ambiental y de adecuación ambiental de las infraestructuras. Finalmente, todo el plan es objeto de un programa de evaluación y seguimiento.

Compatibilizar el desarrollo rural con la protección de la naturaleza es un reto que deben asumir tanto entes públicos como la población. Así nace el ‘Plan de gestión y conservación de la ZEPA de Almenara, Moreras y Cabo Cope'.

Por acuerdo del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, el 30 de marzo de 2001 (BORM nº 114, de 18 de mayo de 2001) se designa la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la Sierra de Almenara, Moreras y Cabo Cope. Esta designación de ZEPA se hace en cumplimiento de la Directiva europea 79/409/CEE de aves (actualmente, Directiva 2009/147/CE).
Las ZEPA y los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) constituyen la red europea de espacios protegidos denominada Red Natura 2000. La declaración de estos espacios por los estados miembros de la Unión Europea tiene como principal objetivo garantizar la conservación futura de las especies y los hábitats naturales más valiosos y amenazados en Europa.
La ZEPA de la Sierra de Almenara, Moreras y Cabo Cope cumple con una serie de criterios numéricos de tamaño poblacional para las aves águila-azor perdicera (Hieraaetus fasciatus), búho real (Bubo bubo) y camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus).
El 28 de junio de 2002, la Comisión de las Comunidades Europeas aprobó una ayuda financiera a la entonces Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia a favor del proyecto LIFE02NAT/E/8602, denominado: "Conservación de Hieraaetus fasciatus en la ZEPA Sierra de Almenara, Las Moreras y Cabo Cope (Murcia)".
El proyecto LIFE-Naturaleza aprobado abordaba la problemática de conservación que afecta a las poblaciones de águila-azor perdicera de la ZEPA, al tratarse de una especie catalogada "en peligro de extinción" en la Región de Murcia y ser una especie prioritaria a efectos de financiación del Programa LIFE de la Unión Europea. Esta especie, incluida en el Anexo I de la Directiva 79/409/CEE, mantiene en estas sierras una población en una estado de conservación excelente. Sin embargo, se ve afectada por amenazas como la transformación del hábitat, la escasez de recursos tróficos, el diseño y la localización de tendidos eléctricos. A esto hay que añadir las posibles tensiones derivadas de la falta de información a la población local sobre la declaración de la ZEPA. El proyecto LIFE, de cuatro años de duración, finalizó en junio de 2006. Entre sus diferentes acciones estaba el compromiso de elaborar un Plan de Gestión y Conservación de la ZEPA. El proceso se culmina en el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia, del pasado 26 de noviembre, con el Decreto nº 299/2010 (BORM nº
293, de 21 de diciembre de 2010), que aprueba este Plan de Gestión y Conservación de la ZEPA, que tiene una superficie de 22.195,31 hectáreas.

Características de la ZEPA
Las sierras de Almenara, Moreras y Cabo Cope abarcan gran parte de los relieves del cuadrante suroccidental de la Región de Murcia (municipios de Lorca, Águilas y Mazarrón), en el eje conformado por las sierras prelitorales de Almenara y Carrasquilla y la sierra litoral de las Moreras, conectadas por un conjunto de pequeñas sierras y cabezos montañosos y el promontorio rocoso y acantilado de Cabo Cope, en la costa, que queda aislado del resto.
Este territorio goza de un clima mediterráneo semiárido, en el que coinciden las máximas temperaturas con el mínimo de precipitaciones, teniendo inviernos suaves y veranos muy calurosos y secos. La temperatura y las precipitaciones presentan variaciones dependiendo de la estacionalidad, cercanía a la costa, altitud y exposición de las sierras (umbrías y solanas). La media anual de temperaturas es de 17º C, un valor relativamente elevado, y las precipitaciones oscilan entre los 200 mm a nivel del mar y los 400 mm en las mayores altitudes.
La vegetación de las sierras es mayoritariamente arbustiva, con diferentes formaciones de matorral y tomillar. Las únicas formaciones boscosas son de pinar de pino carrasco. La zona es en general poco conocida desde el punto de vista florístico, si bien se ha citado un elevado número de especies catalogadas en la Región de Murcia.
La ZEPA presenta también hábitats y especies de interés comunitario, y en su ámbito se superponen los LIC Sierra de Almenara (ES 6200035), Sierra de las Moreras (ES 6200011) y Cabo Cope (ES 6200031).
Esta ZEPA fue designada en función del elevado valor de las poblaciones de aves presentes en el territorio, destacando el grupo de aves rapaces rupícolas que nidifican en los cortados rocosos como águila-azor perdicera, búho real, águila real y halcón peregrino. Asimismo, destacan las poblaciones del camachuelo trompetero y de la chova piquirroja. Es muy probable que la zona tenga una especial relevancia para otras aves menos conocidas como la collalba negra, cogujada montesina y curruca rabilarga.
En su ámbito no se incluye ningún núcleo de población, si bien los núcleos rurales próximos a este lugar Natura 2000 se encuentran en un claro proceso de envejecimiento y despoblamiento similar al detectado en otras zonas rurales de la Región.
Esta tendencia es muy acusada y está siendo en par te aliviada por la llegada de inmigrantes norteafricanos y sudamericanos.
Los terrenos designados ZEPA son mayoritariamente propiedad privada, raramente consorciados. Existen algunas propiedades públicas del Ayuntamientos y de la Comunidad Autónoma. Con carácter más limitado existen propiedades de ONG o conveniados con ellas destinados a la conservación de la naturaleza. Exiten además vías pecuarias, como veredas y coladas, dentro del dominio público.
Las actividades económicas en el interior de la ZEPA son muy escasas. Prácticamente se reduce al sector primario de la ganadería y agricultura extensiva de secano, en el que dominan los cultivos de almendros y olivos.
Otras actividades humanas más generalizadas en este entorno son la caza menor, los aprovechamientos forestales y el cada vez más creciente uso turístico y recreativo de actividades en la naturaleza.
Con la aprobación del Plan de Conservación y Gestión de la ZEPA, todo el territorio tendrá la consideración de Suelo No Urbanizable de Protección Específica, a los efectos de lo dispuesto en el ar tículo 65 del Texto Refundido de la Ley del Suelo de la Región de Murcia y prevalecerá sobre el planeamiento urbanístico de los municipios del ámbito de la ZEPA. En el interior de la ZEPA se consideran incompatibles, y por tanto prohibidas, las nuevas edificaciones, y sólo se permitirá la rehabilitación y conservación de las edificaciones y elementos arquitectónicos tradicionales.
Tras la aprobación del Plan, esta zona pasa a ser además Área de Protección de la Fauna Silvestre, de acuerdo con la Ley 7/1995, de 21 de abril, de Fauna Silvestre de la Región de Murcia, y por tanto le serán de aplicación las determinaciones relativas al régimen urbanístico que establece dicha ley.

1- Especies de aves del anexo I de la Directiva consideradas como objetivos prioritarios de conservación para el Plan.
Águila-azor perdicera (Hieraaetus fasciatus). Es una rapaz de gran tamaño sedentaria. Utiliza extensas áreas de campeo para la caza de especies presa muy variadas, como son conejo, perdiz roja, lagar to ocelado, pequeñas aves, etc. Durante los últimos años presenta una tendencia estable en la ZEPA con 8 territorios reproductores que representan. Es por ello, la población más importante de todas las ZEPA de la Región de Murcia. Los factores de amenaza que se ciernen sobre la población en la ZEPA son la transformación de su hábitat, la electrocución y la colisión con los tendidos eléctricos, la persecución por disparos y el uso de cebos envenenados.
Búho real (Bubo bubo). Rapaz nocturna de gran tamaño y sedentaria. La especie goza de un estatus poblacional muy favorable, está ampliamente distribuida por todo el ámbito de la ZEPA, con 33 áreas de presencia segura.
Las amenazas principales detectadas son los accidentes en tendidos, las colisiones y los atropellos, la alteración del hábitat, la disminución de presas y el uso de cebos envenenados.
Camachuelo trompetero (Bucanetes githagineus). Especie procedente del norte de Africa que se encuentra en expansión en la Península Ibérica, representativa de las áreas más áridas de la ZEPA, ocupando las laderas abruptas con vegetación dispersa, normalmente en las proximidades de puntos de agua. Presenta una pequeña población reproductora formada por 10-15 parejas en Cabo Cope y un número no determinado en el resto de la ZEPA. Durante los últimos años la especie parece haberse expandido y sufrido un moderado y paulatino incremento de efectivos. Las amenazas que se ciernen sobre la especie son la presión de captura de ejemplares y la transformación del hábitat.
Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax). Es un córvido rupícola, cuya distribución queda relegada a determinados roquedos calizos donde instala sus colonias. Con menor frecuencia puede ocupar casas abandonadas y bocas y pozos de minas abandonadas. La población no supera las 100 parejas, repartidas en dos núcleos distantes.
La transformación de los usos agrarios tradicionales de los que depende constituye una de las mayores amenazas, pero también son importantes la persecución, las molestias y la presión turística.

2- Otras Aves del Anexo I de la Directiva.
Águila real (Aquila chrysaetos). Rapaz sedentaria de gran tamaño que ocupa las zonas montañosas con mayor altitud de la ZEPA, estando presente una pareja. Las amenazas son los accidentes en tendidos, los disparos y la transformación de las tierras abiertas y la potencial intensificación en los usos del suelo.
Halcón peregrino (Falco peregrinus). Especie sedentaria y rupícola, que ocupa zonas montañosas con paisajes abier tos. La ZEPA alberga 6 territorios, repar tidos sobre todo por la zona más meridional, donde ocupan pequeños roquedos inmersos en zonas desarboladas o escasamente forestales. Su tendencia es aparentemente estable. Las amenazas que se ciernen sobre la población son la persecución y la alteración del hábitat derivada de la transformación del suelo.
Collalba negra (Oenanthe leucura). Especie común y sedentaria ligada a los sectores más térmicos de la ZEPA, ocupando los terrenos de aspecto seco, con suelos desnudos y pequeños roquedos, cárcavas y casas abandonadas. Presenta elevadas densidades.
La pérdida de hábitat inducida por el aumento de la cobertura vegetal, favorecida por la disminución del pastoreo y la desaparición de las actividades agrarias tradicionales, constituye la principal amenaza.
Alcaraván (Burhinus oedicnemus). Especie esteparia sedentaria ligada a los medios abiertos de las zonas más cálidas de la ZEPA, donde ocupa las zonas agrícolas de secano y los pastizales, incluso en zonas altas. No existe información sobre el tamaño de la población ni sobre su tendencia poblacional.
Cogujada montesina (Galerida theklae). Especie sedentaria. Ocupa el pie de monte cubierto por arbustos, páramos y estepas, aunque tiende a evitar las zonas cultivadas. Presenta buenas densidades. Las roturaciones agrícolas constituyen la principal amenaza para la población en la ZEPA.
Culebrera europea (Circaetus gallicus). Rapaz de gran tamaño, migradora transahariana, ligada a los sectores forestales de la ZEPA. Anida tanto en bosquetes aislados como en pinares más extensos, circundados por áreas abiertas donde se alimenta. No existe información reciente sobre el número de parejas reproductoras ni sobre la tendencia de población en la ZEPA. El último estudio, realizado en 1991, estimó la población en 3 territorios. Las amenazas específicas sobre la especie son la persecución y las colisiones y electrocuciones con vallados y tendidos eléctricos.
Aguililla calzada (Hieraaetus pennatus). Rapaz de mediano tamaño, migradora transahariana, típica de los pinares de montaña. No existe información reciente sobre el número de parejas reproductoras ni de la tendencia de población en la ZEPA. El último estudio, realizado en 1991, estimó la población en 2 territorios. Las zonas abiertas formadas por cultivos, matorrales, pequeñas arboledas dispersas y pastizales, alejadas de los bosques donde cría, son seleccionadas por la especie para cazar, por lo que su adecuada gestión se perfila prioritaria para la conservación de la población. La pérdida de hábitat constituye la amenaza más importante para la especie. También el empleo
de pesticidas en las zonas agrícolas, circundantes a la ZEPA, afecta a su reproducción.
Curruca rabilarga (Sylvia undata). Especie paseriforme sedentaria ligada a las áreas cubiertas por matorrales, ocupando desde extensiones grandes de jaras, espinos y albaidales, hasta pequeñas manchas de leguminosas espinosas. Suele ser más abundante en los sectores más térmicos de la ZEPA. Las prospecciones realizadas muestran bajas densidades, siendo la transformación del hábitat por roturación la principal amenaza para la especie.
Carraca europea (Coracias garrulus). Especie estival, que utiliza como habitat las cárcavas margosas -badlands-, las pseudoestepas y los cultivos de secano. Se ha citado su presencia en la ZEPA, pero no existe información sobre el tamaño de la población ni sobre densidades. Las principales amenazas que sufre la especie son la utilización de pesticidas, los cambios de usos del suelo y las transformaciónes agrícolas.

3.- Aves migratorias de llegada regular no incluidas en el Anexo I de la Directiva:
Anthus pratensis, Apus melba, Apus pallidus, Erithacus rubecula, Hirundo rustica, Muscicapa striata, Phoenicurus ochruros, Sylvia conspicillata, Sylvia atricapilla, Tachybaptus ruficollis, Larus ridibundus, Oenanthe hispanica, Phylloscopus collybita, Turdus iliacus, Turdus philomelos, Saxicola torquata.

4. - Aves de importancia regional y/o nacional.
Se consideran como aves de interés a aquellas recogidas en el Anexo de la Ley 7/1995 o que se encuentran en declive pese a no encontrarse en el Anexo I:
• Alzacola, Cercotrichas galactotes.
• Zarcero pálido, Hippolais pallida.
• Cuervo, Corvus corax.

5.- Otras especies de fauna.
Asimismo, la ZEPA incluye poblaciones de importancia de especies de fauna recogidas en los anexos de la Directiva Hábitats y de la Ley 7/1995:el Anexo I:
• Tortuga mora, Testudo graeca.
• Gato montés, Felis sylvestris
• Tejón, Meles meles.
• Murciélago grande de herradura, Rhinolophus ferrumequinum.
• Murciélago pequeño de herradura, Rhinolophus hipposideros.
• Murciélago de cueva, Miniopterus schreibersi.

Estructura del Plan de Gestión
a. Memoria Descriptiva
Es una síntesis de los estudios del territorio en el que se analiza e interpreta el medio físico, biótico y socioeconómico de la ZEPA y su entorno.
El bloque de diagnóstico centra los objetivos de conservación y el sistema territorial en el que se integra la ZEPA.
b. Memoria Justificativa
Establece el marco legal y su relación con otros instrumentos de planificación. En este documento se justifica la ordenación, gestión y conservación del territorio, determinando una zonificación basada en el uso actual de los terrenos y la propiedad.
Finalmente, se establecen los objetivos finales y operativos del Plan de Gestión y Conservación.
c. Memoria de Gestión y Conservación.
Se establece la vigencia y revisión del Plan, así como las líneas y programas de actuación, con el cronograma de ejecución y su presupuesto. Finalmente se identifican los actores e interesados en el Plan de Gestión y los aspectos referidos a participación y coordinación.
d. Normativa
Contiene la parte dispositiva, con la regulación adecuada para evitar el deterioro de los hábitats y las perturbaciones que puedan afectar a la conservación de las aves en el ámbito de la ZEPA.
Anexos
Anexo 1. Límites y ámbito.
Anexo 2. Zonificación.
Anexo 3. Anexo Cartográfico.
Anexo 4. Listado de acrónimos.
Anexo 5. Bibliografía.

Objetivos del plan
La finalidad del Plan es garantizar la permanencia de las especies de aves del Anexo I mediante medidas de conservación. Por tanto, los objetivos concretos de conservación y el elemento fundamental de la gestión del territorio de la ZEPA son las especies de aves, en las que se centran las medidas específicas del Plan. No obstante, por criterios ecológicos y de coherencia en la gestión de este espacio protegido Red Natura 2000, todas las especies de interés que forman parte ineludible de los ecosistemas y hábitats naturales también se ven incluidas.
La singularidad del territorio, que incluye una amplia superficie de LIC y dos espacios protegidos, ha supuesto considerar, además de las aves, otras especies objetivo, representativas de la biodiversidad de la ZEPA. El Plan de Gestión y Conservación de la ZEPA recoge todas estas especies de fauna y hace un análisis de la población y las amenazas, fijando las medidas generales y específicas necesarias para su conservación.
El documento parte de la situación actual del territorio y marca las claves de la gestión en su conjunto para los diferentes sectores socioeconómicos que inciden en la ZEPA.
La Zonificación del Plan determina la naturaleza de los terrenos donde se tienen que alcanzar los objetivos operativos y desarrollar los programas de gestión.
En resumen, pretende:
• Identificar los usos de forma sencilla en la zonificación del territorio.
• Resolver conflictos existentes, como la presión cinegética, electrocuciones, cambios de usos, etc.
• Gestionar el territorio de forma activa basada en la participación, a través de convenios de colaboración con propietarios para mejora forestal y cinegética.
El Plan plantea sobre todo una gestión de la ZEPA apoyándose en la variada legislación existente y que es aplicable al conjunto del territorio, incidiendo de forma específica en los convenios de colaboración con los propietarios de terrenos privados.

Zonificación
La zonificación de la ZEPA Sierra de Almenara, Moreras y Cabo Cope se ha realizado considerando la propiedad y las limitaciones propias que impone la conservación de su naturaleza forestal y agrícola respecto a los usos y actividades. Con este criterio se han identificado tres zonas distintas:
- Las Áreas Faunísticas Críticas" (AFC): engloban los roquedos y acantilados marinos de importancia para la nidificación de las diferentes especies de "aves objetivo de conservación", así como los hábitats de elevada potencialidad para tales funciones.
Esta zona, que se superpone a las otras, ha sido delimitada teniendo en cuenta la especie presente y su vulnerabilidad, la propiedad de los terrenos y la presencia de límites reconocibles sobre el terreno.
- Las Áreas de Protección Forestal (APF): comprenden Montes del Catálogo de Utilidad Pública y Montes Privados. Según lo dispuesto en la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes, esta zona engloba cualquier terreno "en el que vegetan especies forestales arbóreas, arbustivas, de matorral o herbáceas, sea espontáneamente o procedan de siembra o plantación, que cumplan o puedan cumplir funciones ambientales, protectoras, productoras, culturales, paisajísticas o recreativas".
- Las Áreas de Conservación Agroambiental" (ACA): presentan aprovechamientos económicos tradicionales, fundamentalmente agrarios extensivos de secano, cuya vocación es mantener los usos tradicionales y conservar y recuperar la calidad paisajística. Se trata de terrenos de elevada importancia como áreas de campeo para las especies de aves de la ZEPA.

Normativa
El régimen general de protección de la ZEPA de Almenara, Moreras y Cabo Cope es el establecido para los Espacios Protegidos Red Natura 2000 en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, en el Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, y en la normativa de la Unión Europea que sea de aplicación, así como el determinado por las regulaciones específicas contempladas en el Plan de Gestión y Conservación aprobado.
Para evitar los impactos negativos sobre los valores de la ZEPA, los proyectos que se promuevan deben ser analizados y evaluados de acuerdo con los objetivos básicos de conservación favorable de los hábitats y las especies de la ZEPA, su posible afección a estas especies y hábitats, y la compatibilidad de los usos con la zonificación establecida.
Se consideran incompatibles con la conservación de las aves, las siguientes actividades:
• La instalación de parques eólicos, salvo aerogeneradores de pequeño tamaño destinados al consumo de vivienda aislada.
• La instalación de nuevos tendidos eléctricos de transporte.
• La instalación de nuevos tendidos eléctricos aéreos de distribución no podrán atravesar las Áreas Faunísticas Críticas.
• En el resto, los nuevos tendidos eléctricos aéreos de alta tensión deberán someterse a una evaluación de sus repercusiones ambientales y adoptar medidas técnicas y criterios de instalación y diseño para evitar la electrocución y colisión de las aves.
• El sobrevuelo de aeronaves a baja altura en las Áreas Faunísticas Críticas salvo para las labores de salvamento y extinción de incendios.
• Las actividades deportivas y recreativas que se desarrollen en roquedos o que se inicien en las Áreas Faunísticas Críticas de la ZEPA, estarán reguladas y limitadas, especialmente durante la época de celo y reproducción de las aves rupícolas. Todas las actividades deportivas y/o recreativas, a excepción de las actividades relacionadas con la educación ambiental y otras actividades de bajo impacto y no intensivas, requerirán autorización previa.
• La captura de fringílidos en las modalidades al agua.
• El uso de cajas trampa para el control de predadores con presa viva. Los cotos que realicen controles de predadores (zorros y perros errantes) mediante el uso de tales trampas sólo podrán emplear restos cárnicos y la caja trampa será cubierta con ramas u otros objetos que impidan la visualización desde la vertical del cebo.
• La caza con armas de fuego de grajilla (Corvus monedula) y corneja (Corvus corone), por la posibilidad de confusión con la chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) o el cuervo (Corvus corax).
• La realización de actividades molestas para las aves y/o ruidosas en las Áreas Faunísticas Críticas durante el periodo de reproducción (de diciembre a julio, ambos inclusive).

La normativa aplicable a la totalidad del territorio y, por ende, al interior de la ZEPA, tiene cuatro niveles:

1 Legislación comunitaria
- Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres (Directiva Hábitats).
- Directiva 97/62/CE del Consejo, de 27 de octubre de 1997, por la que se adapta al progreso científico y técnico la Directiva 92/43/CEE.
- Directiva 2009/147/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativa a la conservación de las aves silvestres (Directiva Aves).

2 Legislación estatal
- Ley 3/1995, de 23 de marzo, de Vías Pecuarias.
- Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres.
- Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes.
- Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.
- Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Suelo.
- Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos.

3 Legislación regional
- Ley 7/1995, de 21 de abril, de Fauna Silvestre de la Región de Murcia.
- Ley 7/2003, de 12 de noviembre, de Caza y Pesca Fluvial de la Región de Murcia.
- Decreto nº 57/2004, de 18 de junio, por el que se aprueban las «Directrices y Plan de Ordenación Territorial del Litoral de la Región de Murcia».
- Decreto Legislativo 1/2005, de 10 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Suelo de la Región de Murcia.
- Ley 4/2009, de 14 de mayo, de Protección Ambiental Integrada.

4 Normativa local
- Plan General Municipal de Ordenación Urbana de Lorca.
- Plan General de Ordenación Urbana de Águilas (Revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Refundido de la Normativa Urbanística 2004-2).
- Plan General Municipal de Ordenación de Mazarrón.

Líneas y programas de actuación
Las líneas y programas de actuación previstas deberán coordinarse con otros instrumentos, planes y programas que se desarrollan a nivel regional de la administración ambiental.

Programa de seguimiento biológico.
Este programa aborda el conocimiento y la evaluación del estado de conservación de las poblaciones de aves del Anexo I de la Directiva Aves, así como los impactos que generan los distintos usos y proyectos que se llevan a cabo en la ZEPA y su entorno sobre la conservación de las poblaciones de aves.
Programa de vigilancia.
Destinado a los Agentes del SEPRONA y Medioambientales, tiene como objetivos definir las necesidades, objetivos y las áreas prioritarias de vigilancia de la ZEPA. Se pretende con ello garantizar el estado de conservación de las especies y sus hábitats y controlar los posibles impactos que generan los distintos usos y proyectos.
Programa de participación y educación ambiental.
Desde la información y participación a la comunicación y educación ambiental se establecen diversos objetivos específicos dirigidos a la población local, escolares, usuarios de aprovechamientos, voluntariado, etc.
Programa de gestión compartida del hábitat.
El modelo de gestión propuesto pretende incrementar los esfuerzos de gestión del territorio frente a visiones exclusivamente proteccionistas. En este sentido, la gestión compartida a través de convenios de colaboración puede permitir la llegada de importantes recursos económicos destinados a la mejora de los hábitats de las especies objetivo de conservación, favoreciendo a su vez los aprovechamientos forestales y los cinegéticos. Los objetivos del programa de gestión compartida del hábitat son muy variados, desde definir las necesidades y objetivos de esta gestión compartida del hábitat y los ámbitos prioritarios de actuación a la conservación de las especies, la mejora de los recursos naturales, disminución de riesgos catastróficos (incendios) hasta el propio mantenimiento de una actividad económica (agricultura tradicional extensiva sostenible) en el interior de la ZEPA.
Programa de adecuación ambiental de infraestructuras.
Los objetivos de este programa van destinados a corregir problemáticas que afectan a la fauna silvestre por las infraestructuras territoriales como carreteras, líneas eléctricas y balsas en la conservación de las especies de fauna silvestre. Además de reducir la mortalidad se aborda la necesaria conectividad en los hábitats de las especies.
Programa de evaluación y seguimiento de la gestión.
La evaluación y seguimiento de la gestión es el mecanismo necesario para conocer y valorar los programas y acciones desarrollados durante los seis años de vigencia del Plan de Gestión y Conservación de la ZEPA, con la finalidad de fijar nuevos y más ajustados objetivos en el futuro.

Dirección y coordinación del Plan
El Plan de Gestión y Conservación de la ZEPA propone la creación de un "órgano de consulta e información" que sir va de comunicación entre la Administración y los propietarios o partes interesadas en la gestión del espacio Natura 2000. La composición de este organismo de consulta y gestión es amplia y prevé incluir a representantes de cada Ayuntamiento, ONG que actúen en la zona, organizaciones agrarias, representantes de los titulares de los cotos y sociedades de cazadores locales y de los propietarios de la ZEPA.
Asimismo, para mejorar la coordinación entre administraciones se propone la creación de un grupo de trabajo en el cual participen representantes de las tres administraciones: estatal, autonómica y local.
También establece la figura del conservador de la ZEPA, técnico dependiente de la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad, responsable de la ejecución del Plan de Gestión y Conservación y de la coordinación de los órganos de consulta y participación pública de la ZEPA.

Fuente:
Servicio de Biodiversidad, Caza y Pesca Fluvial. Servicio de Planificación, Áreas Protegidas y Defensa del Medio Natural. Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

Plan de Gestión y Conservación de la ZEPA de Almenara, Moreras y Cabo Cope (BORM nº 293, de 21 de diciembre de 2010).

Árticulos relacionados:
- A pie. Sierra de Almenara, las Moreras y Cabo Cope (Murcia Enclave Ambiental nº 6, pág. 50-53).
- Nuevo reglamento de ayudas al desarrollo rural y la conservación de la naturaleza (Murcia Enclave Ambiental nº 8, pág. 26-29).
- Colaboradores. Conservación y gestión del águila perdicera en la ZEPA sierra de Almenara, Moreras y cabo Cope (Murcia Enclave Ambiental nº 9, pág. 38-40).
- Tendidos eléctricos, una amenaza para las aves (Murcia Enclave Ambiental nº 12, pág. 24-29).

águilaazor perdicera (Hieraaetus fasciatus).
La Almenara
El Garrobillo.
Visitas de escolares, como parte de la educación ambiental.
Localización de la ZEPA.
La tortuga mora es uno de los valores ecológicos de esta zona.
Alcaudón común.