Número 1 | Segundo trimestre 2003

La importancia de la gestión ambiental en la empresa

Hasta no hace mucho tiempo empresa y medio ambiente eran dos elementos enfrentados. La empresa (industria, construcción, agricultura...) se veía como fuente de contaminación y de destrucción ambiental, y, por su parte, se pensaba que la preocupación ambiental era un freno al desarrollo empresarial y a la creación de empleo. Esta perspectiva ha empezado a cambiar desde la introducción del concepto de "desarrollo sostenible" y ante la necesidad de superar una concepción "productivista" de los modelos de desarrollo que conducía irremediablemente a una crisis ambiental a escala planetaria (destrucción de la capa de ozono, cambio climático, pérdida de biodiversidad, contaminación de los recursos vitales -aire, agua, suelo -, incremento de los residuos, etc.)

Hoy en día el esfuerzo de las empresas y de las administraciones por el respeto por el medio ambiente es muy grande.
La empresa y el medio ambiente están obligados a entenderse. Y este entendimiento pasa por lo que se ha venido en llamar "ecoeficiencia" (disminución del impacto ambiental en relación al volumen de producción obtenido).
Muchas empresas murcianas han dado ya este importante paso y han comprobado las numerosas ventajas que reporta la gestión ambiental.
La Comunidad Autónoma de la Región de Murcia participa también del interés y la conciencia por la importancia del desarrollo sostenible empresarial. En este sentido hay que destacar las Directrices de Protección del Medio Ambiente desarrolladas por la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente, que pretenden ser un documento de planificación a corto plazo (Horizonte 2006), al tiempo que un documento inicial para la formulación de la Estrategia de Desarrollo Sostenible en su apartado de calidad ambiental cuya perspectiva es el largo plazo (25 años).
Las actuales Directrices fueron aprobadas por Consejo de Gobierno el día 13 de diciembre de 2002, y publicadas en el BORM de 3 de febrero de 2003.
En este contexto, las Directrices de Protección del Medio Ambiente constituyen el primer paso de este proceso de definición de la Planificación Estratégica en materia de Calidad Ambiental. En él se sientan las bases analíticas para formular la estrategia y se expresan las opciones iniciales que mantienen los servicios competentes de la Administración Ambiental con respecto al desarrollo sostenible en materia de Calidad Ambiental, y los retos y oportunidades que éste plantea. Más concretamente se propone una planificación a corto plazo que tiene como meta el año 2006, horizonte de trabajo del Plan Estratégico de Desarrollo Regional 2000-2006 de la Región de Murcia.
Las Directrices, además de un instrumento de planificación, son una de las herramientas básicas para introducir los criterios ambientales en el resto de políticas, objetivo prioritario de las Estrategias de Desarrollo Sostenible.
De acuerdo con el artículo 3 de la Ley 1/95, el fin último de las Directrices de Protección del Medio Ambiente es definir los principios rectores que han de inspirar la política regional en materia de calidad ambiental a corto y medio plazo, la integración de estos en la planificación y ejecución de la política económica y territorial de desarrollo local, tecnológica e industrial, y las posibles estrategias financieras para superación del déficit ambiental.

Las Directrices plantean una serie de desafíos y objetivos a cumplir en materia de gestión ambiental:

a) Necesidad de homologar los tejidos productivos y las infraestructuras públicas a las exigencias de la normativa ambiental, en el menor plazo de tiempo posible, avanzando en la labor emprendida a través de acuerdos voluntarios.

b) Necesidad de completar el desarrollo normativo de la Ley 1/1995, de 8 de marzo, de Protección del Medio Ambiente de la Región de Murcia y reorientar algunos de sus preceptos a la luz de la experiencia extraída de los últimos siete años.

c) Necesidad de impulsar la intervención ambiental en el ámbito de la Administración Local, aplicando el principio de subsidiariedad.

d) Necesidad de generar en la Administración Regional un proceso de integración de las consideraciones del medio ambiente y el desarrollo sostenible en el resto de políticas.

e) Necesidad de modificar las pautas de comportamiento hacia el desarrollo sostenible y generar conductas ambientalmente responsables y actuaciones solidarias de la sociedad.

Reducción de la contaminación ambiental

Uno de los objetivos más importantes es el de la eliminación del déficit acumulado y la necesidad imperiosa de resolverlo para homologar nuestro sistema productivo acorde con la normativa medioambiental.
La cuestión de los ritmos para superar este déficit, por un lado, y la necesaria consideración conjunta con otros factores económicos y sociales, por otro, constituyen el problema fundamental para diseñar las estrategias de superación de este déficit.

BENEFICIOS DE LA GESTIÓN AMBIENTAL EN LA EMPRESA

• Mejora la imagen corporativa ante proveedores y clientes.
• Facilitar la comercialización del producto ("lo verde vende").
• Ahorro y racionalización de recursos.
• Prevención y corrección de los riesgos ambientales.
• Cumplimiento de la normativa, evitando sanciones.
• Contribuir a la "calidad total".
• Sinergias positivas entre el personal (motivación).


Los objetivos concretos a alcanzar en el año 2006, en cada una de las áreas prioritarias, están determinados en términos de mínimos a conseguir en las normativas Comunitaria, Estatal y Regional en vigor y en los convenios suscritos con los sectores y las administraciones implicadas.
Se hace necesario culminar el proceso de Adecuación Ambiental emprendido a través de acuerdos voluntarios.

1. Contaminación atmosférica

La vigilancia de la calidad del aire es uno de los aspectos que más se ha consolidado a lo largo de estos últimos años. La potenciación de la red Automática en tiempo real, a través de inversiones realizadas por la Administración Regional y otras las vías de financiación desarrolladas por la Comunidad Autónoma a través de convenios mantiene las redes de vigilancia atmosférica del Estado con alto nivel de gestión y con una infraestructura que garantiza la eficacia en la vigilancia y control de la contaminación atmosférica. La cooperación entre Comunidad Autónoma y los Ayuntamientos, en especial con el de Cartagena, ha contribuido a consolidar estos sistemas de gestión de los que se ha hecho partícipe a las industrias, de forma que se corresponsabilicen y se comprometan, cada vez más, en el control y mejora de la calidad del aire.
Es necesario interesar a los grandes actores económicos y sociales de la Región en una iniciativa de corresponsabilidad con el desarrollo sostenible.

2. Efecto invernadero y destrucción de la capa de ozono

Las Directrices también se ocupan de las políticas de calidad del aire. Hay que englobar dos de los grandes temas que concitan en la actualidad la máxima preocupación entre los problemas ambientales: el cambio climático provocado por la emisión de gases de efecto invernadero y el deterioro de la capa de ozono.
En octubre de 2003, la Administración Regional, dentro del marco de la escuela de calidad ambiental, quiere generar un foro en el que se analicen las estrategias autonómicas ante el cambio climático.

3. Contaminación de las Aguas continentales y litorales

La contaminación de nuestras aguas continentales tiene como principal causa los vertidos urbanos e industriales sin depurar, junto a la existencia de un déficit estructural de recursos hídricos que anula la capacidad de dilución y autodepuración de los cauces.
En el Mar Menor la problemática es especialmente grave dada la sensibilidad de la laguna a cualquier tipo de vertido. Por ello, la Administración Regional se ha fijado el objetivo de conseguir un "vertido cero".

4. El ruido urbano

Desde finales de la década de los años ochenta se han ido realizando medidas en diversos núcleos urbanos que permiten concluir que un 50% de la población de la Región, como ocurre en la mayor parte del país, está expuesta a niveles de ruido ambiental superiores a los recomendados como límite aconsejable por la O.C.D.E. y la Comisión de las Comunidades Europeas. Así mismo, un 90% de los puntos de medida ubicados en las tipologías de usos del suelo más sensible, como son el hospitalario y el docente, exceden los niveles recomendados internacionalmente.

Todos estos resultados reflejan, no sólo un crecimiento de las ciudades murcianas con localización de los equipamientos colectivos de espaldas a los mínimos criterios de protección contra el ruido, sino también que se vea con claridad un déficit ambiental de importantes proporciones para la Región. Una de las políticas más importantes es el desarrollo de la Ley 1/ 1995, un ejemplo del desarrollo de dicha Ley, es el Decreto 48/1998, de 30 de julio de 1998, de protección del medio ambiente frente al ruido, donde se establecen los límites máximos para cada uso del suelo y para la localización de actividades, además de los criterios para la redacción del planeamiento urbanístico desde el punto de vista del ruido ambiental

5. Nuevo modelo de gestión de residuos

Los residuos no sólo son una fuente potencial de contaminación, sino también una fuente de materias primas secundarias. El establecimiento de prioridades en este sector tiene importantes repercusiones para las políticas económica, tecnológica y de los consumidores.

Adecuación progresiva de las empresas a las exigencias de la normativa ambiental

La adecuación ambiental a través de acuerdos voluntarios (16 convenios firmados con asociaciones de empresarios) ha supuesto un gran esfuerzo organizativo.
Para determinar de algún modo los resultados obtenidos por el procedimiento de adecuación de las actividades podemos acudir al análisis comparativo de una muestra representativa de Declaraciones Anuales de Medio Ambiente presentadas en los años 1.998 (correspondientes al ejercicio 1.997) y 2.002 (correspondientes al ejercicio 2.001).
El papel de "normalización" que para la obtención de autorizaciones y licencias, ha supuesto la regularización ambiental, con resultar fundamental (más de cinco mil empresas se acogieron voluntariamente al Programa Global diseñado por la Administración, y se prevé que a la finalización del mismo, la Región de Murcia quede situada a la cabeza en materia de autorizaciones administrativas en materia de calidad ambiental), no es sino la punta del iceberg, si nos detenemos a analizar lo que las labores de adecuación han significado en la toma de conciencia de empresarios y profesionales de la Región.
En efecto, más allá de la preceptiva tramitación administrativa, puede afirmarse, que en la Región ha arraigado de forma definitiva el concepto de contabilidad ambiental. Nuestros empresarios conocen perfectamente la cantidad de residuos que generan y la catalogación de los mismos, saben como deben ser gestionados y el coste de la gestión. Son igualmente conscientes del volumen de efluentes líquidos y de emisiones a la atmósfera que resultan del desarrollo de su actividad, así como los parámetros de contaminación de los mismos, la correcta gestión de envases y residuos de envases o los niveles de ruido máximos permitidos. Así el porcentaje de determinados residuos que se generan en las actividades y que son gestionados de forma adecuada, crece día a día en nuestra Región.
Así, y acudiendo al mismo mecanismo de análisis del caso anterior (declaraciones anuales), podemos apreciar que porcentaje de la muestra cuantifica adecuadamente los diversos contaminantes producidos (ver tabla 2).
El empresario murciano empieza de este modo por contabilizar sus residuos, vertidos, emisiones..., para a continuación plantearse la optimización en el consumo de recursos y la reducción de inversiones, tal y como se refleja en los planes empresariales de prevención de envases o en los estudios de minimización de residuos presentados.
Finalmente, un reflejo del interés demostrado por las empresas en la solución de sus problemas medioambientales lo constituye el hecho que, de acuerdo con los datos que figuran en la Secretaria Sectorial de Agua y Medio Ambiente, las inversiones en material inmovilizado en medio ambiente han progresado en los últimos años según se detalla en la tabla 3.
En consecuencia, se puede afirmar que la regularización administrativa en materia de calidad ambiental en las industrias y actividades de nuestra Región, se ha revelado de hecho en el primer peldaño de responsabilidad ambiental, por el que hace ya algunos años apostara la administración regional. A este primer peldaño se ha sucedido ya un segundo: la actividad no solamente ha tramitado sus autorizaciones o las está tramitando, sino que además sabe qué contaminantes produce y en qué cantidades, y aplica los mecanismos de gestión correspondientes (depuraciones, filtros, gestores autorizados etc), y por último un tercero (minimización / Ecoeficiencia) y cuarto (Sistemas de Gestión Medio Ambiental y ecocertificación) escalones que están ya, en la mente de todos y que algunos los han acometido eficazmente.

Instrumentos para la calidad ambiental

Finalmente, las Directrices además de proponer una planificación a corto plazo (Horizonte 2006), establecen los instrumentos para la calidad ambiental a medio y largo plazo:
Pieza clave para la sostenibilidad es la integración de los principios ambientales en la actividad económica y social de la Región, mediante la corresponsabilidad de los sectores económicos y sociales, las corporaciones locales y una información fiable sobre las tendencias no sostenibles en el largo plazo.
De acuerdo con esto, la planificación estratégica en materia de calidad ambiental para el desarrollo sostenible se articulará complementando los objetivos y metas de planificación a corto plazo, concretados en estas Directrices con las siguientes políticas ya iniciadas:

1. Fomento de la calidad ambiental y la ecoeficiencia

La administración ambiental debe jugar un papel activo en al definición de indicadores clave y el suministro de información esencial para la ecoeficiencia, es decir, más producción con menor emisión de contaminantes y consumo de agua, energía y recursos.

2. Fomento de la gestión ambiental en el ámbito local

Se trata de fomentar mediante convenios con la Federación de Municipios la corresponsabilidad ambiental, así como ayudar a la financiación de auditorías ambientales municipales del medio urbano, pieza básica para la Agenda Local 21. El 30 de diciembre de 2002 la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente firmó un Convenio de colaboración con dicha Federación para fomentar la corresponsabilidad local e implatación de la Agenda Local 21 (BORM nº41 de 19/02/03).

3. Determinación de las tendencias no sostenibles y los vacíos de información sobre los grandes retos ambientales

Además del estudio de las tendencias no sostenibles, es necesario completar la información sobre algunas de las más importantes amenazas para el futuro entre las que se puede citar el cambio climático y la dispersión de sustancias peligrosas de carácter persistente.

4. Creación de redes de centros de información y referentes en materia de calidad ambiental para las empresas

En este sentido la Administración Regional fomenta la creación de una red de centros de información a empresas como son gabinetes técnicos, teléfonos verdes, etc. Esta red es posible gracias a Convenios firmados entre la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente y la: "Confederación de Organizaciones Empresariales de la Región de Murcia (CROEM); la "Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC)" y la Cámara de Comercio.
Es fundamental, asimismo, contribuir a la creación de foros estables de intercambio de información y experiencias que se conviertan en referentes e incentivos para la ecoeficiencia y las buenas prácticas para el desarrollo sostenible.

Gestión de recogida de envases industriales
Reciclaje de baterías utilizadas en la industria
La gestión adecuada de residuos es importante para controlar las emisiones a la atmósfera