Número 35 | Segundo trimestre 2013

Apoyo al Desarrollo Rural: ayudas para montes privados

RESUMEN
En 2012 la Dirección General de Medio Ambiente publica dos convocatorias de ayudas a propietarios de espacios forestales. Una para mitigar la desertificación y prevenir los incendios forestales; otra para inversiones no productivas en montes privados situados en espacios protegidos por la Red Natura 2000, es decir, montes clasificados como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) o Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).
La suma total de las aportaciones de ambas convocatorias asciende a cerca de dos millones de euros. El importe máximo subvencionable ha sido de 120.000 euros (excluyendo IVA, gastos de redacción de proyectos y gastos de dirección de obra) y 1.000 euros el mínimo.
Entre las actuaciones contempladas en estas subvenciones se encuentran los tratamientos selvícolas para la prevención de incendios forestales y la desertificación, restauración vegetal de hábitats de interés comunitario, conservación de la biodiversidad y tratamientos contra plagas. Todas las fincas que han decidido solicitar estas subvenciones han tenido que elaborar un documento de planificación forestal, contando con la documentación elaborada por la Dirección General de Medio Ambiente a este efecto. En estos momentos, ambas convocatorias de ayudas se encuentran a la espera de la emisión de la Orden de Concesión.
La Dirección General de Medio Ambiente convocará nuevas órdenes de ayudas a montes privados en sucesivos periodos.

La mitigación de la desertificación y la prevención de incendios forestales es una de las tareas preferentes de la Administración Regional, no solo por su incidencia en la conservación del patrimonio forestal regional, sino por la importancia que tienen ambas en la mejora de las disponibilidades hídricas cuando aumentan la calidad y la cantidad de las masas forestales arboladas. Por este motivo, y con el fin de actuar para la prevención de la desertificación e incendios forestales, además de para proteger y conservar la fauna y la flora de nuestros espacios naturales, se han convocado una serie de ayudas para la superficie forestal privada.

En noviembre de 2012 la Dirección General de Medio Ambiente de la Consejería de Presidencia de la Región de Murcia publica dos convocatorias públicas de ayudas a montes privados de nuestra Región, según las previsiones del programa de Desarrollo Rural 2007-2013 (BORM nº 278, de 30 de noviembre de 2012):
• Orden de 27 de noviembre de 2012, de la Consejería de Presidencia, (modificada por la Orden de 24 de julio de 2013, BORM nº 182 de 07/08/2013), por la que se convocan ayudas para el sector forestal para la mitigación de la deser tificación y la prevención de incendios forestales en montes privados de la Región de Murcia, a iniciar en el año 2012 y con cargo a los ejercicios 2013 y 2014.
• Orden de 27 de noviembre de 2012, de la Consejería de Presidencia, por la que se convocan ayudas para inversiones no productivas en montes privados de la Red Natura 2000 de la Región de Murcia, a iniciar en el año 2012 y con cargo a los ejercicios 2013 y 2014.
La primera para mitigar la desertificación y prevenir los incendios forestales; la segunda para inversiones no productivas en montes privados situados en espacios protegidos por la Red Natura 2000, es decir, montes clasificados como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) o Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA).
Estas dos líneas de ayudas europeas se inician en el año 2012 y se ejecutan en los años 2013 y 2014. Están cofinanciadas conjuntamente por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader) con el 65% del total presupuestario, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) apor ta el 13% y la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia apor ta el 22%. La suma total de las aportaciones de ambas convocatorias asciende a cerca de dos millones de euros. Mediante estas subvenciones se pretende mejorar el estado de las masas forestales de los montes privados de nuestra Región, tal y como viene desarrollando durante años la Dirección General de Medio Ambiente en los montes públicos. Parte de estas ayudas se destina a la realización de los planes técnicos de gestión forestal de las fincas y de los proyectos técnicos de realización de los trabajos. Con ello se pretende que los montes privados, al igual que los públicos, posean sus planes de gestión forestal sostenible con el medio ambiente y totalmente compatibles con la conservación de los valores naturales.

Las actuaciones a subvencionar son:
• Tratamientos selvícolas para la defensa contra incendios forestales (áreas cortafuegos, fajas auxiliares y eliminación de residuos).
• Infraestructuras de defensa del monte contra incendios forestales (puntos de agua y reparación de caminos).
• Tratamientos selvícolas para la defensa pasiva contra incendios (dosificación y control de la competencia, mejora del estado fitosanitario).
• Tratamientos selvícolas para mitigación de la desertificación (fomento de la regeneración natural de la masa arbolada).
• Restauración vegetal de los hábitats de interés comunitario (siembras, plantaciones).
• Conservación de la biodiversidad y mejora del paisaje en masas forestales incluidas en hábitats de interés comunitario (actuaciones sobre especies singulares de flora).
• Tratamientos contra plagas.
• Redacción de documentos técnicos (planes de mejora, planes simplificados de gestión forestal sostenible, planes técnicos dasocráticos, proyectos técnicos de obra forestal, proyectos de ordenación de montes o memoria técnica).
• Dirección de obra y coordinación en materia de seguridad y salud de los trabajos cuya subvención haya sido aprobada.
• Tratamiento y poda de grandes árboles incluidos en el ‘Catálogo de árboles monumentales de la Región de Murcia'.
Este tipo de actuaciones son cruciales para mantener los montes limpios y aumentar la biodiversidad. Juegan un papel fundamental en la lucha contra los incendios forestales, así como en la lucha contra la erosión y la desertificación y el mantenimiento y fomento de la biodiversidad.
El importe máximo subvencionable ha sido 120.000 euros (excluyendo IVA, gastos de redacción de proyectos y gastos de dirección de obra), y el importe mínimo 1.000 euros.
Los requisitos a cumplir por los beneficiarios de dichas subvenciones aparecen recogidos en las siguientes disposiciones:
Orden de 18 • de abril de 2011, de la Consejería de Agricultura y Agua (modificada por la Orden de 23 de julio de 2013, BORM nº 182 de 07/08/2013) por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para el sector forestal, para la mitigación de la deser tificación y la prevención de incendios forestales en montes privados de la Región de Murcia.
• Orden de 12 de julio de 2012, de la Consejería de Presidencia, por la que se modifican las bases reguladoras de las ayudas para el sector forestal, para la mitigación de la desertificación y la prevención de incendios forestales en montes privados de la Región de Murcia.
• Orden de 18 de abril de 2011, de la Consejería de Agricultura y Agua, por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas para inversiones no productivas en montes privados de la Red Natura 2000 de la Región de Murcia.

Solicitudes
El modelo de solicitud se encuentra incluido como anexo II en las respectivas órdenes que incluyen las bases reguladoras para cada tipo de ayuda.
Todas las fincas que han decidido solicitar estas subvenciones debían contar con un documento de planificación forestal (con características distintas, en función de su superficie).
Este documento debía estar elaborado y aprobado con anterioridad a la presentación de la solicitud, o bien incluirse dentro de las actuaciones. Para la elaboración de dichos documentos se pudo contar con diversa documentación elaborada por la Dirección General de Medio Ambiente y que sirvió de base para los cálculos básicos de los mismos y su redacción, entre ellos: documento de referencia para la elaboración de los planes, modelo climático para el cálculo de los diagramas bioclimáticos, mapa de estratos de vegetación, tarifas de cubicación ajustadas para la Región de Murcia y una aplicación informática para facilitar el cálculo de las existencias de cada superficie de gestión a partir de datos de inventario. Estos documentos se han elaborado dentro del marco del Proyecto Proforbiomed.
Las solicitudes, que pudieron presentarse entre el 1 de diciembre de 2012 y el 29 de enero de 2013, tuvieron una gran acogida por parte de los propietarios de fincas forestales privadas, llegándose a solicitar 231 solicitudes para las ayudas relacionadas con mitigación de la desertificación y la prevención de incendios forestales, y 64 para las ayudas relacionadas con inversiones no productivas en la Red Natura 2000.
Finalmente, desde la Dirección General de Medio Ambiente, se han propuesto para la concesión de la ayuda un total de 51 expedientes relativos a las ayudas para la mitigación de la desertificación y prevención de incendios forestales, y 12 expedientes relativos a las ayudas para inversiones no productivas en la Red Natura 2000.
La distribución por municipios de los expedientes propuestos para su financiación aparece en la tabla 1.
A tenor de la gran respuesta recibida, la Dirección General de Medio Ambiente convocará nuevas órdenes de ayudas a montes privados en sucesivos periodos.
Con ello se pretende dar la máxima difusión y beneficios posibles a los propietarios forestales y que sean cubiertos aquellos expedientes que han quedado en lista de espera o que no ha sido posible conceder por trámites administrativos.

Finca forestal del noroeste de la Región de Murcia
Masa forestal densa donde se realizan tratamientos selvícolas
Una de las actuaciones para las que se conceden las ayudas es el arreglo y apertura de nuevos caminos
Ejemplar de Pinus pinaster monumental del collado de la Atalaya
Distribución por municipios de los expedientes propuestos para su financiación
Ejemplo de planificación de un proyecto de gestión forestal en el monte público de la sierra de Burete
Herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus). Los proyectos de selvicultura se realizan de forma compatible con la conservación de los valores naturales