Número 35 | Segundo trimestre 2013

Murcia en el Corredor Verde Mediterráneo

RESUMEN
Uno de los grandes retos, tanto a nivel nacional como internacional, es la conectividad biológica entre los espacios forestales, permitiendo una mejor preservación y gestión de los ecosistemas naturales. El proyecto Ardilla se orienta principalmente a resolver el problema de la conectividad entre las diversas manifestaciones boscosas españolas para favorecer la adaptación de los ecosistemas al cambio climático.
Con el objeto de conectar los bosques existentes, se ha diseñado una red de corredores ecológicos en los que se propone la restauración de las áreas deforestadas.
Se crearán cinco corredores que conectan las cordilleras béticas con el Pirineo y la cordillera Cantábrica a través de:
- Las cordilleras litorales mediterráneas.
- El Sistema Ibérico y las parameras de Albacete-Murcia.
- Las montañas galaico-leonesas, la submeseta norte, el Sistema Central y la submeseta sur (límite entre Extremadura y Castilla-La Mancha, atravesando los montes de Toledo y Sierra Morena).
- Las sierras del Sistema Central y norte de Madrid (sierra de Guadarrama y sierra de Gredos).
- Cordillera Cantábrica y Pirineos.
El proyecto Ardilla forma parte de la campaña ‘Plantemos por el Planeta', promovida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.
El Gobierno regional ha firmado un convenio con la asociación ‘Plantemos para el Planeta' para formar parte de esta red de corredores, quedando en manos de la Consejería de Presidencia el diseño del corredor murciano. El convenio también contempla el impulso de procesos de educación ambiental y participación ciudadana como herramienta para la gestión compartida del medio natural de la Comunidad.
En años venideros, se espera la comunicación de esta red con otra mayor a nivel europeo y enlazando con el Cinturón Verde Europeo (European Green Belt).

En España se está desarrollando una inicitiva medioambiental sin precedentes, el Corredor Verde Mediterráneo. Se trata de la conectividad ininterrumpida de paisajes naturales y alto valor ecológico por todo el territorio nacional con el fin de luchar contra la deforestación y la degradación de los bosques, resolver el problema de la conectividad entre las diversas manifestaciones boscosas y favorecer la adaptación de los ecosistemas al cambio climático. En la Región de Murcia se impulsa la conexión de nuestros espacios naturales a este corredor.

La sociedad española conoce el referente mítico de la ‘ardilla viajera', atribuido a Plinio y a Estrabón, según el cual, en tiempos remotos, era tal la continuidad de los bosques ibéricos que una ardilla podía recorrer la Península de costa a costa por las copas de los árboles, sin necesidad de pisar al suelo. Aún hoy, España cuenta con una red de espacios naturales protegidos muy amplia, que incluye casi la mitad de sus bosques, siendo uno de los países europeos con mayor superficie forestal.
Uno de los grandes retos, tanto a nivel nacional como internacional, es la conectividad biológica entre los espacios forestales, permitiendo una mejor preser vación y gestión de los ecosistemas naturales. El proyecto Ardilla se orienta principalmente a resolver el problema de la conectividad entre las diversas manifestaciones boscosas para favorecer la adaptación de los ecosistemas al cambio climático. Con el objeto de conectar los bosques existentes, se ha diseñado una red de corredores ecológicos en los que se propone la restauración de las áreas deforestadas.
Dichos corredores se establecen en áreas montañosas, principalmente submediterráneas, en las que todavía persisten manifestaciones forestales más o menos importantes.
De esta forma, el proyecto conseguirá los objetivos biológicos de conexión prevista entre ecosistemas forestales con menores gastos. La restauración de los sistemas forestales debe inspirarse en la estructura y composición florística de los bosques existentes y en la interpretación de los paisajes potenciales, por lo que se utilizarán especies autóctonas coincidentes con las presentes en los bosques afectados por los corredores o inmediatos a ellos.
Se crearán cinco corredores que conectan las cordilleras béticas con el Pirineo y la cordillera Cantábrica a través de:
1. Las cordilleras litorales mediterráneas.
2. El Sistema Ibérico y las parameras de Albacete-Murcia.
3. Las montañas galaico-leonesas, la submeseta norte, el Sistema Central y la submeseta sur (límite entre Extremadura y Castilla-La Mancha, atravesando los montes de Toledo y Sierra Morena).
4. Las sierras del Sistema Central y norte de Madrid (sierra de Guadarrama y sierra de Gredos).
5. Cordillera Cantábrica y Pirineos.
El proyecto Ardilla forma parte de la campaña ‘Plantemos por el Planeta', promovida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. La campaña, impulsada por la asociación sin ánimo de lucro ‘Plantemos para el Planeta', es una iniciativa surgida en el año 2011 con motivo del Año Internacional de los Bosques cuya aspiración era alcanzar el objetivo de plantar 1.000 millones de árboles en todo el mundo, pero que actualmente ya supera la cifra de los 13.000 millones, 47 millones de ellos en España.
La campaña impulsada por la ONU defiende el valor ecológico de los bosques, que son el hábitat del 90% de las especies animales y vegetales; pero también su valor económico, pues se han valorado los ser vicios recreativos, productivos y ambientales de los bosques en España en 4.653 millones de euros en renta anual.

El proyecto Ardilla en Murcia
El Gobierno regional, a través de la Consejería de Presidencia, ha firmado un convenio con la asociación ‘Plantemos para el Planeta' para alcanzar los objetivos perseguidos.
La Consejería diseñará el recorrido más idóneo, propondrá los terrenos públicos para su ubicación y dotará de plantas cer tificadas y autóctonas para los trabajos de reforestación.
Por su par te, la entidad sin ánimo de lucro promoverá el corredor a través de la captación de fondos desde empresas de ámbito nacional o internacional para la ejecución de proyectos de reforestación, conser vación y gestión sostenible de los espacios naturales enmarcados en el corredor.
Se difundirá su existencia entre las empresas de la Comunidad, en especial entre las pymes, para dinamizar procesos de Responsabilidad Social Corporativa y generar alianzas para conservar el medio natural de la Región.
Este acuerdo, cuya vigencia se extiende durante cuatro años con posibilidad de prorrogarse por períodos bianuales, contempla el impulso de procesos de educación ambiental y participación ciudadana como herramienta para la gestión compartida del medio natural de la Comunidad.
Se planificarán y desarrollarán acciones participativas de restauración forestal, comunicación, sensibilización y seguimiento de los trabajos en terrenos forestales propiedad de la Comunidad.
Una vez desarrollado el Corredor Verde Mediterráneo se potenciará que, en fases posteriores, el corredor cruce la costa francesa, bajando hacia Italia, para crear un arco mediterráneo y subiendo hacia el centro y nor te de Europa, enlazando con el Cinturón Verde Europeo (European Green Belt).

El Cinturón Verde Europeo (European Green Belt)
A lo largo del antiguo Telón de Acero, que separaba el continente europeo en Oriente y Occidente durante casi 40 años, se ha desarrollado una excepcional red ecológica y paisajística.
Esta zona fronteriza ha supuesto un refugio inalterable para una gran extensión de bosques y zonas de elevado valor natural que se extiende más de 12.500 km, desde el mar de Barents, en la frontera ruso-noruega, hasta el Mar Negro, atravesando toda Europa Central.
En la década de los 70, los conservacionistas europeos quedaron sorprendidos por la continuidad y extensión initerrumpida de esta franja de naturaleza, un corredor que comunica la naturaleza de varias zonas de Europa y que alberga un tesoro de vida silvestre.
El establecimiento del Corredor Verde Europeo en 2003 fue una fusión de diferentes iniciativas regionales existentes, conectando 24 países y siendo la columna vertebral de una red ecológica paneuropea, un símbolo de la cooperación transfronteriza y un patrimonio natural y cultural europeo común.
Este corredor ecológico linda con 40 parques nacionales y atraviesa más de 3.200 espacios naturales protegidos, pasando por casi todas las regiones biogeográficas europeas.

Infraestructura verde europea
En marzo de 2010, el Consejo de Ministros Europeo estableció un nuevo objetivo de la UE para la protección de la biodiversidad en 2020:
"La UE se propone detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ser vicios de los ecosistemas en la UE de aquí a 2020, regenerarlos hasta donde sea posible y aumentar la contribución de la UE a la lucha contra la pérdida de biodiversidad en todo el mundo".
El paisaje de Europa ha sufrido una pérdida y una fragmentación de hábitats importante, con el consiguiente problema para la biodiversidad. Aunque las zonas naturales más importantes están ahora protegidas por la red Natura 2000, las especies siguen necesitando desplazarse entre ellas para sobrevivir a largo plazo.
Una infraestructura verde ayudaría a conectar entre sí las zonas naturales existentes y a mejorar la calidad ecológica general en sentido amplio.
También ayudaría a mantener en buen estado los ecosistemas, para que puedan seguir prestando sus valiosos servicios a la sociedad.
La inversión en una infraestructura verde tiene una lógica económica. Por ejemplo, mantener la capacidad de la naturaleza para mitigar los efectos negativos del cambio climático es mucho más rentable que sustituir esos servicios perdidos por soluciones tecnológicas humanas mucho más costosas.
El mejor medio para crear una infraestructura verde es adoptar un enfoque integrado de la gestión del suelo y una cuidadosa planificación estratégica del territorio. Todos los usuarios del suelo y los sectores responsables de la formulación de políticas deben comprometerse desde el principio en el proceso de creación de la infraestructura verde y asumir la par te de responsabilidad que les corresponde.
La Comisión Europea está elaborando una estrategia para la creación de una infraestructura verde de ámbito europeo en el marco de su política de biodiversidad desde el año 2010.
Posibles componentes de una infraestructura verde:
• Zonas protegidas, como los sitios de Natura 2000;
• Ecosistemas sanos y zonas de alto valor ecológico fuera de las zonas protegidas, como llanuras aluviales, humedales, litorales, bosques naturales, etc.;
• Elementos paisajísticos naturales, como pequeños cursos de agua, manchas de bosque, setos que pueden actuar como pasillos verdes o piedras pasaderas para la fauna silvestre;
• Manchas de hábitats regenerados creadas pensando en especies concretas para aumentar la extensión de una zona protegida o de los lugares de alimentación, cría o descanso para esas especies y favorecer su migración o dispersión;
• Elementos ar tificiales, como ecoductos o puentes verdes diseñados para favorecer la movilidad de las especies a través de barreras paisajísticas insalvables;
• Zonas multifuncionales en las que se promuevan usos del suelo que ayuden a mantener o regenerar unos ecosistemas biodiversos y sanos frente a otras actividades incompatibles;
• Zonas en las que se apliquen medidas para mejorar la calidad ecológica general y la permeabilidad del paisaje;
• Elementos urbanos como parques verdes, muros verdes y tejados verdes que alberguen biodiversidad y permitan a los ecosistemas funcionar y prestar sus servicios mediante la conexión de zonas urbanas, periurbanas y rurales;
• Elementos para la adaptación y la mitigación del cambio climático, como marismas, bosques de llanuras aluviales y pantanos (para la prevención de inundaciones, el almacenamiento de agua y la absorción de CO2), que den margen a las especies para reaccionar ante los efectos del cambio climático.

El proyecto Ardilla tiene como objetivo plantar un árbol por habitante en España
Los bosques son uno de los principales amortiguadores de los efectos del cambio climático
Cinturón Verde Europeo (European Green Belt)
Además del Corredor Verde Mediterráneo (en verde), se crearán otros corredores que conecten las zonas forestales más importantes del país (en azul)