Número 37 | Segundo trimestre 2014

Los otros números del reciclaje

RESUMEN
Cada cierto tiempo aparecen los datos de los residuos urbanos que se han recogido y reciclado en un periodo determinado. Cada año ese número aumenta, lo que indica una mayor información y sensibilización de la población hacia el problema de los residuos y su separación selectiva. Pero los datos que no suelen verse son los del coste que la recogida selectiva tiene para la población. 
La mayor parte de la financiación corre a cargo de los ciudadanos a través de sus impuestos o tasas, pero una parte de estos residuos (envases ligeros, aparatos electrónicos, pilas, etc.) no, ya que es sufragado por las empresas fabricantes y distribuidoras de esos artículos, pues la legislación española las considera corresponsables de los residuos en que acaban convirtiéndose. La coordinación entre las entidades locales y las empresas corresponsables se coordinan mediante Sistemas Integrados de Gestión (SIG). 
La aplicación de este sistema durante el pasado año 2013 supuso la aportación directa a las administraciones, consorcios y plantas de selección de la Región de Murcia de 8.081.096 euros, sólo para la financiación de los costes globales de la gestión de envases ligeros y papel cartón de origen domésticos. 
Esta política de corresponsabilidad alivia el bolsillo del contribuyente y persigue un medio ambiente más limpio y sostenible. 
Además de los datos de financiación ligados a la recogida selectiva de residuos, son muy importantes los del empleo generado alrededor de este creciente sector, suponiendo en España 42.000 puestos de trabajo y 1.380 en la Región de Murcia.

Cada año aparecen las estadísticas que nos informan de la cantidad de envases y residuos domésticos que han sido recogidos selectivamente y posteriormente reciclados. Pero pocas veces aparecen los datos sobre la financiación de estos servicios ni de los empleos que se generan alrededor de los mismos.
 
Todos los años se divulgan y publican las estadísticas sobre los logros conseguidos en el reciclado de los residuos domésticos. Se habla de toneladas recicladas, de kilos por habitante y año, de las medias nacionales y si las Comunidades Autónomas y el resto de los actores que intervienen en la compleja máquina del reciclado han cumplido las expectativas del correspondiente plan regional de residuos. 
Sin embargo existen otras cifras, otros datos sobre el reciclado que no suelen publicarse pero que son muy importantes para comprender cómo funciona un sistema que aglutina las responsabilidades de muchas administraciones, industrias y ciudadanos concienciados con el aprovechamiento del potencial que los residuos domésticos contienen. Se trata de las cifras sobre la financiación de los sistemas de recogida selectiva de residuos domésticos y sobre los puestos de trabajo generados en este sector. 
Conviene recordar que la legislación de régimen local en España, emanada del reparto competencial establecido en la Constitución Española, responsabiliza a las entidades locales y consorcios de este país a ocuparse de la recogida y gestión de residuos domésticos. A pesar de que la mayor parte de la financiación necesaria para cumplir con dicha obligación es aportada por los ciudadanos a través de las correspondientes tasas de basura, ligadas al recibo del agua o al Impuesto de Bienes Inmuebles, entre otras formas; existen flujos específicos de residuos dentro de los residuos domésticos cuya financiación no corresponde a las entidades locales.

Los Sistemas Integrados de Gestión (SIG)
En el caso de residuos como los procedentes de los envases ligeros (EELL), los de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), o las pilas y acumuladores gastados, la legislación española ha regulado sistemas basados en la corresponsabilidad de los diferentes actores derivados de su comercialización y reciclado. Estos sistemas aúnan la responsabilidad de la recogida de residuos domésticos de las entidades locales con la obligación de los fabricantes de estos bienes de financiar los costes derivados de su recogida separada como consecuencia del uso y el desecho de éstos por los usuarios domésticos.
Naturalmente cada una de las empresas que fabrican productos envasados, aparatos eléctricos y electrónicos, o pilas y acumuladores, no generan una factura a cada entidad local para financiar la recogida separada de los residuos domésticos de los que son responsables, el sistema de financiación es más simple. Para racionalizarlo, las leyes medioambientales han creado una figura que actúa como intermediaria en todos estos flujos de caja, los Sistemas Integrados de Gestión (SIG).

La corresponsabilidad de los fabricantes y comer ciantes de EELL y RAEE, regulada en la legislación española, financia la recogida selectiva.

Un SIG consiste básicamente en la constitución de una sociedad sin ánimo de lucro formada por todos los fabricantes o importadores de un bien específico cuya principal actividad, amparada por una norma ambiental, consiste en unificar todos los flujos de caja procedentes de todas las empresas de ese sector y canalizarlo hasta las entidades locales. Además de esta función principal existen otras no menos importantes, como son la realización de campañas de educación y sensibilización ambiental; el control de las cantidades recogidas, recicladas y puestas en el mercado de materias primas secundarias y el cumplimiento de los objetivos ambientales exigidos por la Unión Europea.
Los costes abonados por fabricantes e importadores a los SIG son repercutidos en el precio de venta del bien que se trate, de este modo los usuarios cuando lo adquieren también están abonando parte de la tasa de basuras a las entidades locales, pero bajo un sistema de ‘pago por consumo'. Es decir, bajo una aplicación mucho más singular del principio ‘quien contamina paga'.
Estas aportaciones financieras de los fabricantes de bienes y servicios canalizadas a los SIG constituyen la base de la financiación de las entidades locales para la recogida separada de residuos domésticos. Mientras que la tasa de basuras, abonada directamente por los ciudadanos, cubre el coste de la recogida del resto de residuos domésticos que no están obligados legalmente a la aplicación de estos sistemas, fundamentalmente la fracción resto.

¿Cómo se traduce este coste financiero en cifras concretas en la Región de Murcia?
Vamos a tomar como ejemplo la recogida separada de residuos de envases en contenedores para papel-cartón y envases ligeros (EELL).  En este caso, la ejecución directa del servicio se realiza por el ente local o la empresa adjudicataria de un contrato para la realización de tales actividades en régimen de concesión, mientras que los fabricantes e importadores las financian a través de un SIG autorizado en la Región de Murcia: Ecoembes.
La aplicación de este sistema durante el pasado año 2013 supuso la aportación directa a las administraciones, consorcios y plantas de selección de la Región de Murcia de 8.081.096 euros, sólo para la financiación de los costes globales de la gestión de envases ligeros y papel-cartón de origen doméstico. Si desglosamos los costes anteriores por capítulos, en el caso de la recogida separada fueron 4.407.666 euros los ingresados directamente por administraciones locales para la ejecución de los servicios de recogida.
De este coste total, el 80% se destinó al servicio de recogida separada de envases ligeros (los contenedores amarillos presentes en la práctica totalidad de los ayuntamientos de la Región de Murcia), el 13,6% con la recogida monomaterial de papel-cartón en contenedores azules y el 6,4% en los servicios de recogida puerta a puerta de cartón comercial, puesto en práctica por algunos ayuntamientos.

En la Región de Murcia se destinaron cerca de 295.000 euros en 2013 para campañas de sensibilización y concienciación en cuanto a la separación de residuos.

Por otro lado, el transporte de estos residuos y su compactación en estaciones de transferencia que optimizan los costes de su envío hasta las plantas de selección supuso la aportación de 95.625 euros, mientras que la selección de estos materiales en plantas donde los preparan para su puesta en el mercado como materias primas secundarias ha generado la financiación directa a los explotadores de estas instalaciones de 602.122 euros. 
Los sistemas de recogida separada, en cualquier caso y a pesar de la predisposición de las entidades locales o de los agentes que financian el sistema, no resultan efectivos sin la correcta participación de los ciudadanos. 
Es importante señalar que existen dos parámetros fundamentales que hacen que el ciudadano se implique de manera correcta en la recogida separada: la concienciación sobre la importancia de su participación en el sistema y la educación en una correcta separación en el hogar. Para ello, anualmente se realizan campañas de comunicación y sensibilización a nivel municipal a través de las entidades locales cuya repercusión financiera en la Región de Murcia ascendió en el año 2013 a 294.531 euros. 
En el caso de la recogida separada de vidrio el sistema varía sustancialmente, a pesar de que los principios financieros que la sustentan son los mismos. En este caso, el servicio de recogida y gestión, que como ya hemos señalado es responsabilidad de las entidades locales y consorcios, es delegado directamente en el Sistema Integrado de Gestión, quien con medios propios realiza la recogida y transporte hasta plantas privadas de reciclado. En este esquema, aplicado en todo el estado, el ayuntamiento no recibe financiación pero tampoco soporta coste alguno. Los costes aportados por envasadores a través del SIG a nivel nacional por la prestación de estos servicios se estiman en 63 millones de euros el pasado año 2013.

La recogida selectiva y el reciclado generan trabajo
La recogida separada y reciclado de residuos de envases domésticos en España es, además de una fuente de ingresos para los consistorios, un nicho de creación de trabajo creciente en los últimos años. En el cómputo total español, alrededor de 42.000 empleos están directa o indirectamente relacionados con el reciclado de los EELL y el papel-cartón. A nivel de Comunidad Autónoma, son 1.380 los empleos que se estiman generados por estos conceptos, de los cuales el 25% corresponde a empleos directos, el 31,5% a empleos indirectos y el 43,5% a empleos inducidos.
Del mismo modo que durante todos estos años se ha ido concienciando al ciudadano sobre el porqué y el resultado de su papel como primer eslabón de un proceso de conversión de residuos en materias primas nuevamente aprovechables, es necesario crear una conciencia de que ese esfuerzo se transforma en un elemento útil a la sociedad, que ayuda a mantener las estructuras de coste de los servicios municipales de recogida y gestión, de suma importancia en estos complicados tiempos, y que genera empleo, mucho más importante aún. Esperemos que estas líneas sirvan para despertarla.


Fuente: 
- Alfonso Sánchez Higueras
 
Artículos relacionados:


El reciclaje supone un gran beneficio medioambiental
Algunas empresas sufragan parte de la recogida selectiva de los productos que ellos mismos fabrican
Algunos residuos deben ser separados del resto por su peligrosidad
Los residuos y su gestión es un importante reto del siglo XXI
La concienciación es esencial para lograr superar el reto de la creciente acumulación de residuos
Estadísticas reciclaje de envases Región de Murcia