Número 38 | Tercer trimestre 2014

Financiación LIFE para el ciprés de Cartagena

Resumen

Recientemente ha comenzado un proyecto LIFE para la conservación del ciprés de Cartagena. Su objetivo: preservar, mejorar y ampliar el área de los bosques del conocido popularmente como ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata) en la Sierra de la Fausilla, y que está catalogado como ‘hábitat prioritario' a escala comunitaria y como ‘muy raro' a escala nacional. 
Este hábitat es característico del norte de África y tiene en la Región de Murcia una de las pocas poblaciones existentes en el continente europeo. Se distribuye por la sierra minera de Cartagena-La Unión, en una superficie de 557 hectáreas, donde se han contabilizado unos 8.500 ejemplares naturales. 
El presupuesto total para llevar a cabo las actuaciones en el marco de este proyecto LIFE es de 1.544.000 euros, de los que la UE financia el 68,98%.
El periodo de ejecución abarcará desde julio de 2014 hasta el 2018. El proyecto está coordinado por la Dirección General de Medio Ambiente y cuenta con la Universidad de Murcia, el Ayuntamiento de Cartagena, la Fundación Sierra Minera y la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE), como socios del mismo.


 

Una de las prioridades ambientales de la Comunidad Europea es preservar la fauna y la flora más exótica y rara de las distintas regiones europeas. Este es el caso del ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata), una especie propia del norte de África que tiene en la Región de Murcia una de las pocas poblaciones del continente europeo. Por este motivo se va a desarrollar un proyecto LIFE para la preservación de esta especie en la Región.

La Dirección General de Medio Ambiente, de la Consejería de Agricultura y Agua, lidera un proyecto europeo denominado ‘LIFE-Tetraclinis-Europa', cuyo objetivo es preservar, mejorar y ampliar el área de los bosques del conocido popularmente como ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata), que se encuentra en la sierra de Cartagena y que está catalogado como ‘hábitat prioritario' a escala comunitaria y como ‘muy raro' a escala nacional. 
Dicho hábitat es característico del norte de África y tiene en Murcia una de las tres poblaciones existentes en el continente europeo. Se distribuye por la sierra minera de Cartagena-La Unión en una superficie cercana a las 600 hectáreas. En ésta se han contabilizado unos 8.500 ejemplares naturales, de los cuales unos 2.800 fueron afectados por el incendio que ocurrió en el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila en el año 2011.


Los bosques de Tetraclinis articulata son un hábitat europeo prioritario, concretamente el 9570 de la Directiva Hábitat


El mencionado proyecto, recientemente aprobado por la Comisión Europea, cuenta con un presupuesto de 1.544.000 euros, de los que la UE financia el 68,98%. El período de ejecución abarcará desde julio de 2014 hasta el 2018. Contará como socios con la Universidad de Murcia, el Ayuntamiento de Cartagena, la Fundación Sierra Minera y la Asociación de Naturalistas del Sureste.

Los bosques de Tetraclinis articulata son un hábitat europeo prioritario, concretamente el 9570 de la Directiva Hábitat, Diretiva europea relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la flora y fauna silvestres. En la Región no hay bosques de Tetraclinis articulata, sino numerosos ejemplares sueltos. Su área de distribución en Europa continental se restringe a una pequeña población en Huelva y a la población de la Región de Murcia, la mayor de Europa.
Otras poblaciones europeas, en principio igualmente autóctonas y naturales de estos lugares, se pueden encontrar en la isla de Malta y en el territorio español de Melilla (ya en el continente africano). Las poblaciones europeas que tradicionalmente se han considerado reductos de bosques de Tetraclinis articulata son las que se encuentran en Malta y en Cartagena, por tanto, siempre han sido consideradas atóctonas y no introducidas o plantadas por el hombre.
Como curiosidad, en 1997 se descubrió un rodal de Tetraclinis articulata con 24 individuos centenarios en el Parque Nacional de Doñana, concretamente en el Coto del Rey, en Hinojos (Huelva), alguno de hasta 16 metros de altura y un perímetro de tronco de 2,62 metros, mucho mayores que los de Cartagena. Dada su avanzada edad, su gran tamaño y la ausencia de indicios de haber sido plantadas por el hombre, algunos investigadores conisideran que son naturales, un vestigio de lo que fueron grandes bosques de Tetraclinis antes de la intensa deforestación a manos del hombre.

tetraclinis articulata 1

La incertidumbre sobre su origen en Murcia

Respecto a su origen, es una especie muy primitiva originada en el Terciario, cuyos parientes vivos más próximos están en Oceanía y Sudáfrica. Su extensión debió ser mucho más amplia en tiempos remotos, tanto en el norte de África como en el sur de Europa e islas mediterráneas. Las evidencias más antiguas de presencia de T. articulata en el sudeste ibérico corresponden a los carbones hallados en el yacimiento almeriense de los Millares (3200-2200 a.C.) y los encontrados en los yacimientos argáricos (2300-1500 a.C.) de Fuente Álamo, Cuevas de Almanzora y Cerro de la Viña. También aparecen restos en yacimientos murcianos correspondientes a la época púnica (siglos VI-V a.C.) y en el yacimiento ibérico de Coimbra del Barranco Ancho, Jumilla (siglos IV-II a.C.). Suele aparecer como resto de carbones empleados para la combustión metalúrgica o doméstica, entre otros usos, lo que nos proporciona la idea de que era relativamente abundante, por lo que la hipótesis de que esta especie fuera introducida posteriormente resulta improbable.
Sin embargo, las poblaciones de la Región de Murcia, tras unos estudios llevados a cabo en la Universidad de Murcia, apuntan la posibilidad de no ser autóctonas, sino introducidas en tiempos históricos. Los estudios filogenéticos emparentan más los especímenes murcianos con los analizados en Túnez y Malta que con los de Argelia y Marruecos, que son los que deberían, por proximidad, estar presentes en Murcia.
Algunos investigadores apuntan a la posibilidad de que los fenicios acabaron con la práctica totalidad de los especímenes originales, por lo que repoblaron los bosques de T. articulata con material genético de los especímenes del Mediterráneo oriental.

Tetraclinis articulata en Murcia

La población murciana se estimó en 8.455 árboles hacia el 2010, distribuida en 557 hectáreas en cuatro zonas. El 96% de su área de distribución está incluido en la Red Natura 2000. Desafortunadamente, a pesar de la protección que se ofrece, un incendio en 2011 afectó al 59% de la superficie de este hábitat. Su estado de conservación desde entonces es pobre. Además, la recuperación natural de este hábitat se enfrenta a varias amenazas, incluyendo: intensa competencia con pino carrasco (Pinus halepensis) para recolonizar el espacio; dificultades de los individuos más jóvenes para brotar; el pastoreo excesivo de la zona; la fragmentación y el aislamiento de las poblaciones; y la tala incontrolada de ejemplares para usos ornamentales.

tetraclinis articulata 2



La población murciana se estimó en 8.455 árboles hacia el 2010, distribuida en 557 hectáreas en cuatro zonas


Luchando contra la extinción

Las talas, la minería y los incendios han sido los enemigos históricos de esta especie. Aunque en las últimas décadas han perdido protagonismo las dos primeras, han sido sustituidas por la presión urbanística y de infraestructuras y el sobrepastoreo, con los incendios forestales siempre al acecho. La presión de estos usos ha consumido o comprometido algo más del 15% de su área potencial de distribución. Otras actuaciones, como el desarrollo urbanístico de la Bahía de Portmán y las nuevas infraestructuras portuarias en el Gorguel, podrían tener efectos sobre la zona de conexión de estas especies, así como sobre las posibles zonas aptas para su expansión.
El pastoreo ha existido desde siempre en la zona, pero en intensidad muy variable. No obstante, en los últimos veinte años sus efectos en la supervivencia de Tetraclinis han sido muy graves. En el paraje de El Sabinar, donde se dan unas formaciones de sabina mora muy interesantes por resultar dominantes frente al pino carrasco (Pinus halepensis), la presión ganadera no solo ha eliminado el reclutamiento de nuevos Tetraclinis, como suele ocurrir con el sobrepastoreo, sino que ha provocado directa e indirectamente, por debilitamiento extremo, la muerte de un 30% de los ejemplares adultos en solo veinte años.
Y todo ello a pesar de que dicha población de El Sabinar está protegida desde 1992, aunque desgraciadamente sin Plan de Ordenación o de Gestión aprobado.
Quizás la presión degradativa más importante, que se ha visto incrementada hasta niveles intolerables en los últimos veinte años, la constituyen los incendios forestales; todos ellos de origen antrópico, algunos por negligencia y la mayoría intencionados. La coincidencia de los principales incendios con fechas clave, como la de protección de los espacios naturales de la zona o el inicio de la reactivación económico-urbanística de Portmán por la regeneración de su bahía, hoy día colmatada de sedimentos mineros, parecen sugerir una relación causal. No obstante, nada se ha podido demostrar, como ocurre en tantos otros lugares.

Datos del proyecto

Coordinador
  • Dirección General de Medio Ambiente de la Región de Murcia.
Socios
  • Universidad de Murcia.
  • Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE).
  • Ayuntamiento de Cartagena.
  • Fundación Sierra Minera.
Referencia del proyecto
  • LIFE13 NAT/ES/000436
Espacios de la Red Natura 2000 afectados
  • ES6200001 Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila
  • ES6200006 Espacios Abiertos e Islas del Mar Menor
  • ES6200024 Cabezo de Roldán
  • ES0000264 La Muela-Cabo Tiñoso
Duración
  • Junio 2014 - Junio 2018
Presupuesto
  • 1.544.168 euros (Contribución de la UE: 1.065.109 euros)
Objetivos del proyecto
  • Mejorar el estado de conservación y la sostenibilidad a largo plazo del hábitat prioritario ‘bosques de Tetraclinis articulata' en el monte de Cartagena.
  • Combatir la erosión genética de la población y reducir amenazas futuras. Eliminar los ejemplares introducidos artificialmente cuya genética no sea la adecuada.
  • Tala selectiva de la especie Pinus halepensis y otras especies competidoras e invasoras adicionales.
  • Reforestar áreas significativas de Tetraclinis articulata, orientada a mejorar la diversidad genética y mitigar el cambio climático.
  • Concienciación de la población y control de acceso público y uso del bosque, para reducir la amenaza de las actividades humanas en las zonas forestales. Entre las acciones a realizar se encuentran la construcción de cercas para controlar el pastoreo, cerrar caminos inadecuados y la mejora de senderos y caminos. 
  • Promover la investigación científica en el hábitat de esta especie para mejorar la comprensión sobre cómo conservar este gran valor ecológico a largo plazo. También se incluye un programa específico para el seguimiento de su estado de conservación.


Entre los objetivos del programa LIFE se encuentran mejorar el estado de conservación de los ejemplares existentes y reforestar el área de actuación con nuevos ejemplares


Tetraclinis articulata
(ciprés de cartagena o sabina mora)

Reino: Plantae
División: Pinophyta
Clase: Pinopsida
Orden: Pinales
Familia: Cupressaceae
Categoría de protección: ‘Vulnerable', en el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida.

Descripción
Arbolillo de habitualmente 3-5 metros de altura, que puede alcanzar mayores dimensiones en condiciones óptimas, hasta 20 metros con carácter excepcional. Tronco de corteza surcada y hendida, grisácea o pardo-grisácea, de tonalidad oscura, ramas erectas, ascendentes, rematadas en ramillas de apariencia articuladas, que parten en múltiples direcciones, configurando una copa cónica en los ejemplares más jóvenes, subarbustivos, ovoide en los adultos e irregular en los más longevos, no especialmente densa. Hojas diminutas, reducidas a pequeñas escamas, triangulares, no mayores de 2 mm de longitud, dispuestas en pares y a su vez en grupos de cuatro, con glándulas. Conos masculinos terminales al final de las ramillas, pequeños, de hasta 4 mm de longitud, ovoides, con numerosas escamas cargadas de polen, primero amarillentos, pardos en su senectud. Conos femeninos de cuatro escamas en un único verticilo, que se transforman en un fruto de tipo piña, leñoso, de hasta 2 cm de diámetro, que tiene cuatro valvas provistas de un pico al final del surco dorsal y 1-2 semillas aladas en el interior de cada una de éstas, muy características. Pueden llegar a vivir cerca de 500 años.

Hábitat 
Crece en terrenos secos y soleados, con suelos por lo general poco profundos y pedregosos, constituyendo una formación vegetal arbórea abierta, de ejemplares dispersos, acompañados mayoritariamente de matorrales de esparto y otras especies (palmito, acebuche, etc.), que con frecuencia presenta pastizales y herbazales ricos en bulbosas.

¿Dónde encontrarla? 
En el Parque Regional de Calblanque, Peña del Águila y Monte de las Cenizas, muy cerca de la pedanía cartagenera de Atamaría, que se encuentra junto al campo de golf de la Manga Club, y más concretamente en la zona frente al cruce de las carreteras que conducen de Portmán a los Belones (RM-314) y de El Algar a Atamaría, parada habitual de botánicos y aficionados durante décadas, que además dispone de aparcamiento amplio muy cerca.
También es muy recomendable una visita, por sus espectaculares dimensiones, a la sabina de Huerta Espuña, en el Parque Regional de Sierra Espuña, un ciprés de Cartagena (Tetraclinis articulata) centenario, plantado por indicaciones de Ricardo Codorníu, rodeado de congéneres -también de importante tamaño- en un pequeño y singular bosquete. Este árbol monumental es el más grande de la especie, tanto en altura como en grosor de tronco, con 20 m y 2,2 m respectivamente. Para acceder al árbol es preciso consultar su ubicación en el Centro de Visitantes del Parque.
Los murcianos que frecuentan el Paseo y Jardín del Malecón pueden buscar el árbol centenario de esta especie, de 12 m de altura y 1,40 m de perímetro de tronco. Esta singular sabina del Jardín Botánico de Murcia es testigo aún vivo de los orígenes del jardín, del primer instituto de la ciudad y de la Región.

Distribución
Planta del Mediterráneo occidental, principalmente norteafricana, presente en Europa sólo en España y Malta. En la península Ibérica está restringida a la Región de Murcia y al cuadrante sureste de la provincia, en particular a las sierras orientales de Cartagena, donde se localizan las únicas poblaciones silvestres en el Sabinar, Calblanque, Monte de las Cenizas, Peña del Águila, Escombreras y la Fausilla; los ejemplares de la Algameca y Monte Roldán han sido considerados tradicionalmente resultado de plantaciones. En territorio español destaca, además, el grupo de individuos citado en el Coto del Rey, cerca de Hinojos (Huelva), descubierto en 1997, defendido como natural al no existir indicios de su artificialidad.

Observaciones
Para los sabinares de ciprés de Cartagena se describe en 1975 la asociación fitosociológica Arisaro simorrhini-Tetraclinidetum articulatae, que define el hábitat de interés comunitario ‘Bosques de Tetraclinis articulata' de la Directiva 92/43/CEE o Directiva Hábitats, con código de hábitat 9570.
Especie protegida, incluida en la categoría ‘Vulnerable' en el Catálogo Regional de Flora Silvestre Protegida de la Región de Murcia (Decreto 50/2003, BORM núm. 131).
Otros nombres comunes en español para Tetraclinis articulata son alerce europeo o árbol de la sandáraca, resina amarillenta que puede extraerse de este arbolillo y de otras cupresáceas, utilizado para fabricar barnices, aunque el nombre más apropiado es el africano arar o araar, que toma prestado el proyecto desarrollado por la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) para la recuperación de la fitodiversidad del sureste ibérico.

Resultados esperados
  • Reforestación de 49,8 hectáreas de hábitat de bosque Tetraclinis articulata con 25.?420 árboles individuales.
  • Mejora de la diversidad genética -y por lo tanto, de la capacidad de recuperación- de los Tetraclinis articulata en las áreas de población.
  • Tala de Pinus halepensis de más de 61 hectáreas de superficie de distribución de los bosques para reducir competencia ecológica con Tetraclinis articulata.
  • Eliminación de especies exóticas invasoras adicionales (0,88 Ha).
  • Tala de alrededor de cuatro hectáreas de viejas plantaciones artificiales de Tetraclinis articulata.
  • 12,15 kilómetros de caminos reparados.
  • 6,82 kilómetros de senderos cerrados.
  • 13,43 kilómetros de senderos acondicionados.
  • 3,45 kilómetros de cercas construidas.
  • Mejora de la biodiversidad en el bosque Tetraclinis articulata.
  • Impacto positivo en la amenaza del cambio climático.
  • Reducción indirecta del riesgo de incendio en el hábitat de destino.
  • Programa de vigilancia eficaz para el hábitat de destino en Murcia.

Luchando contra la extinción

Las talas, la minería y los incendios han sido los enemigos históricos de esta especie. Aunque en las últimas décadas han perdido protagonismo las dos primeras, han sido sustituidas por la presión urbanística y de infraestructuras y el sobrepastoreo, con los incendios forestales siempre al acecho. La presión de usos artificiales ha consumido o comprometido algo más del 15 % de su área potencial de distribución. En estos momentos se está debatiendo sobre el posible desarrollo urbanístico del entorno de la bahía de Portmán, un corredor natural donde se encuentran algunas de las manchas de Tetraclinis más estratégicas en relación con la conexión entre las principales poblaciones de esta especie. La propuesta de un puerto comercial en el paraje protegido (LIC y ZEPA) del Gorguel supondrá la puesta en riesgo de la población local de sabina mora y la degradación de un centenar de hectáreas de su área potencial. 
El pastoreo ha existido desde siempre en la zona, pero en intensidad muy variable. No obstante, en los últimos veinte años sus efectos en la supervivencia de Tetraclinis han sido muy graves. En el paraje de El Sabinar, donde se dan unas formaciones de sabina mora muy interesantes por resultar dominantes frente al pino carrasco (Pinus halepensis), la presión ganadera no solo ha eliminado el reclutamiento de nuevos Tetraclinis, como suele ocurrir con el sobrepastoreo, sino que ha provocado directa e indirectamente, por debilitamiento extremo, la muerte de un 30 % de los ejemplares adultos en solo veinte años. 
Y todo ello a pesar de que dicha población de El Sabinar está protegida desde 1992, aunque desgraciadamente sin Plan de Ordenación o de Gestión aprobado.
Quizás la presión degradativa más importante, que se ha visto incrementada hasta niveles intolerables en los últimos veinte años, la constituyen los incendios forestales; todos ellos de origen antrópico, algunos por negligencia y la mayoría intencionados.
La coincidencia de los principales fuegos con las fechas de protección de los espacios naturales de la zona y el inicio de la reactivación económico-urbanística de Portmán por la regeneración de su bahía, hoy día colmatada de sedimentos mineros, parecen sugerir una relación causal. No obstante, nada se ha podido demostrar, como ocurre en tantos otros lugares.

Fuentes
- Esteve, M.A.; Martínez-Fernández, J.; Hernández, I.; Montávez, J.P.; López, J.J.; Calvo, J.F.; Robledano, F. ‘Efectos del cambio climático en la distribución y conservación de los bosques mediterráneos: el caso de Tetraclinis articulata Vahl (master) en la Región    de Murcia'. En: V Congreso de Biología de la Conservación de Plantas (Menorca, Es Mercadal del 28 de septiembre al 1 de octubre de 2011).
- Esteve, M.A.; Hernández, I.; Miñano, J. ‘Bosques de Tetraclinis articulata. Un ecosistema forestal mediterráneo amenazado'. El Ecologista, nº 72 (marzo 2012), p. 52-53.
- Comisión Europea. Conservation of habitat ‘9570 * Tetraclinis articulata forest' in the european continent. 
- Sánchez-Gómez, P.; Jiménez, J. F.; Vera J. B., Sánchez-Saorín, F. J.; Martínez, J. F.; Buhagiar, J. (2013). Genetic structure of Tetraclinis articulata, an endangered conifer of the western Mediter-ranean basin. Silva Fennica, vol. 45, nº 5, article id 1073. 14 p.
- Ibáñez, J.M.; Castanedo, J.L.; Santa Cruz, Fina; Hernández Navarro, A.; García Moreno, P. ‘Bioestadística de una población de Tetraclinis articulata (vahl) masters, 1892'. Ecología, N:3, 1989. p. 99-106.
- Moya Pérez, J. M. Respuesta al fuego de Tetraclinis articulata (VAHL) Masters (Incendio de Peña del Águila, 2011). En: Congreso Nacional de Medio Ambiente 2012 (Madrid, 26-30 noviembre de 2012).
- González, Alfredo; Huertas, R.; Arias, I. ‘Restauración del hábitat bosques de Tetraclinis articulata tras el incendio en la Peña del Águila'. En: XVII Congreso de Europarc España 2012 (Murcia, 29-31 de mayo de 2012).
- Félix Carrillo López y Francisco Corbalán. Dirección General de Medio Natural.

Artículos relacionados
Sierras de Cartagena
Zona del hábitat 9570 afectada por el fuego
Ilustración de Tetraclinis articulata
Distribución mundial de Tetraclinis articulata
Estróbilos y conos masculinos
Hábitat del ciprés de Cartagena