Número

La sequía. Efectos sobre el medio natural

Resumen
 
Los períodos de sequía pueden tener importantes consecuencias para el medio ambiente, la agricultura, la economía, la salud y la sociedad. La consecuencia más dramática de la sequía es la hambruna.
España es un país especialmente afectado por el fenómeno de la sequía. Entre los años 1880 y 2000 se han calificado más de la mitad de los años como secos o muy secos.
La Región de Murcia es particularmente propensa a sufrir estos períodos secos en los meses más calurosos, alargándose en muchas ocasiones durante la mayor parte del año.
La causa última de la sequía es la falta de precipitaciones, y las consecuencias en el medio ambiente son numerosas, destacando la vulnerabilidad frente a incendios de las masas forestales y la aparición de determinadas plagas, entre otras.




La ausencia de lluvias durante prolongados espacios de tiempo conlleva la irremediable muerte de seres vivos por no disponer del agua necesaria para mantener sus funciones vitales. Plantas, animales y personas dependemos del preciado recurso hídrico para sobrevivir. 
Aunque la sociedad humana ha aprendido a encauzar ríos, a embalsar grandes masas de agua, a desalar agua marina y a represar el agua de los cauces para hacer uso de ella, las plantas y animales que conforman los ecosistemas dependen directamente del agua de las precipitaciones para su supervivencia.

La sequía se puede definir como una anomalía transitoria en la que la disponibilidad de agua se sitúa por debajo de los requerimientos estadísticos de un área geográfica dada. El agua no es suficiente para abastecer las necesidades de las plantas, los animales y las personas. 
La causa principal de toda sequía es la falta de lluvias o precipitaciones, llamándose este fenómeno ‘sequía meteorológica'.
La sequía meteorológica no se debe confundir con la sequía hidrológica, pues la primera hace referencia a la escasez de precipitaciones y la segunda sería una consecuencia de la primera, ya que se trata de la disminución de las reservas de agua disponibles (ríos, embalses, acuíferos, etc.).

sequia en murcia 1

Consecuencias


Los períodos de sequía pueden tener importantes consecuencias para el medio ambiente, la agricultura, la economía, la salud y la sociedad. La consecuencia más dramática de la sequía es la hambruna. La falta de agua impide el desarrollo de cultivos y la cría de ganado, lo que desemboca, en el peor de los casos, en la muerte por inanición de más de tres millones de niños al año (FAO). Pero, al margen de esta vergonzosa y paliable situación, donde quizás los gobiernos son más responsables que el propio clima, la sequía tiene otras consecuencias, siendo las más comunes:
  • Disminución de la producción agrícola y de la capacidad de carga del ganado.
  • Malnutrición, deshidratación y enfermedades relacionadas.
  • Migración masiva, resultando en un gran número de desplazados.
  • Daños al hábitat, afectando a la biodiversidad terrestre y acuática.
  • Tormentas de polvo, cuando la sequía afecta un área que sufre de desertificación y erosión.
  • Descontento social, conflictos y guerras por recursos naturales, incluyendo agua y alimentos.
  • Aumento de la tasa de incendios.

Conviviendo con la sequía

España es un país especialmente afectado por el fenómeno de la sequía. Entre los años 1880 y 2000 se han calificado más de la mitad de los años como secos o muy secos. Las sequías afectan a todas las regiones de España, aunque son aquellos territorios en los que las precipitaciones anuales no superan los 600 mm, entre los que se encuentra la Región de Murcia, los que sufren en mayor medida sus efectos.


La sequía meteorológica es la falta de precipitaciones;
y la sequía hidrológica, una consecuencia de la primera
que afecta a las reservas de agua


La Región de Murcia es particularmente propensa a sufrir estos períodos secos en los meses más calurosos, alargándose en muchas ocasiones durante la mayor parte del año. Sin ir más lejos, la mayor parte del año 2014 ha sido muy seco en la Región, siendo el más seco desde 1941.

La sequía en la Región es un fenómeno característico de nuestro clima y debemos aprender a convivir con ella, anticipándonos a sus consecuencias previsibles y gestionando la misma.
Las sequías tienen que contemplarse como normales desde el punto de vista de la gestión y la planificación de los recursos hídricos de la Región. No es posible predecir cuándo se producirán o cuál será su alcance, pero puede asegurarse que se repetirán periódicamente y que las medidas necesarias para reducir su impacto pasan por mejorar permanentemente la gestión del agua y establecer planes de prevención para cuando se presente la nueva sequía.

Causas

En general, las precipitaciones se relacionan con la cantidad de vapor de agua transportada por la atmósfera y el punto de rocío, determinado por la temperatura del aire, en combinación con el movimiento ascendente de la masa de aire que contiene vapor de agua. Si estos factores combinados no producen la precipitación durante un largo período, el resultado es una sequía. Esto puede ser provocado por un elevado nivel de reflexión de luz solar (alto albedo) y, sobre todo, la persistencia de vientos de sistemas de alta presión llevando aire continental (más seco) en lugar de aire oceánico (más húmedo), así como áreas de alta presión (anticiclones) que repelen el desarrollo de tormentas o lluvias sobre una determinada región.


La Región de Murcia es propensa a sufrir sequías, convirtiéndose
en un fenómeno muy conocido y con el que la población
murciana ha aprendido a convivir


En otros casos, los ciclos climáticos oceánicos y atmosféricos, como El Niño-Oscilación del Sur, hacen de la sequía una característica recurrente y regular de las Américas y Australia.

La actividad humana puede agravar la situación, ya que, aunque no es responsable de las sequías, la sobreexplotación de la tierra, el riego excesivo y la deforestación fomentan la erosión y afectan negativamente a la capacidad de la tierra de capturar En la Región de Murcia hemos tenido que aprender a convivir con la sequía.y retener el agua. Mientras que los efectos de estos factores tienden a ser relativamente aislados en su alcance, se prevé que las actividades que conducen al cambio climático global pueden desencadenar sequías con un gran impacto en la agricultura a nivel global, y especialmente en países subdesarrollados. En general, parece ser que el calentamiento global se traducirá en un aumento de la intensidad de las precipitaciones en el mundo, aumentando la erosión del suelo y las inundaciones, pero paralelamente también se intensificarán las sequías en otros lugares.

sequia en murcia 2

Informe de relación entre sequía y plagas en la Región de Murcia en los últimos cinco años


La Dirección General de Medio Ambiente ha realizado un informe sobre la relación entre sequía y plagas en la Región de Murcia en los últimos cinco años. En él se analiza la pluviometría regional de los últimos años y sus posibles repercusiones en la aparición de plagas y la relación que existe entre éstas y el déficit hídrico.

Año 2010
Fue un año que resultó húmedo o muy húmedo en la mayor parte de España, y también en la Región de Murcia, con valores un 30% por encima de la media, como se puede apreciar en la imagen.
La Dirección General de Medio Ambiente ha realizado un informe sobre la relación entre sequía y plagas en la Región de Murcia en los últimos cinco años. En él se analiza la pluviometría regional de los últimos años y sus posibles repercusiones en la aparición de plagas y la relación que existe entre éstas y el déficit hídrico.

Año 2011
Éste fue un año seco en la mayor parte de España, incluyendo la Región de Murcia, pero sólo un 15% más seco de lo normal en la Región, por lo que se califica de ligeramente seco.

Año 2012
Un segundo año ligeramente seco en España, aunque en Murcia fue normal o ligeramente húmedo en zonas del Noroeste.

Año 2013
A diferencia del resto de España, que fue un año húmedo, Murcia tuvo un carácter seco, entre el 60-80% de lo normal, pero aquí sí es importante apreciar que este carácter húmedo del sureste peninsular ocurrió sobre todo en el primer semestre del año, siendo después muy seco o extremadamente seco en el otoño e invierno, no superando ni el 20% de la precipitación normal y enlazando con el año hidrológico del 2014, que ha sido el más seco de la serie desde 1941.


Parece existir una relación entre las épocas de sequía, o periodos largos sin precipitaciones, y la aparición y proliferación de plagas que afectan a la vegetación


Año 2014
En este año nos vamos a centrar más en la Región de Murcia por haberse marcado un récord. Es un año con carácter extremadamente seco en general, las precipitaciones recogidas durante este período de tiempo han sido de 146 l/m² (destacando que la última quincena del mes de septiembre ha sido extremadamente húmeda, con precipitaciones generalizadas y abundantes por toda la Región, con medias de mas de 60 l/m², lo que ha maquillado la cifra final del año hidrológico que rondaba los 115-120 l/m²), lo que es un 46% del valor normal (318 l/m²), siendo el más seco desde que se tienen registros (1941), el siguiente año más seco fue el de 1993-1994, que acumuló 178 l/m².

Relación sequías-plagas

En la Región de Murcia, los últimos 18 meses han sido extremos. Nunca se había registrado tan poca precipitación, generando un estrés hídrico muy intenso.
Esto provoca, entre otras cosas, la defoliación y el deterioro de las copas de los árboles y, como consecuencia, la reducción del espesor de los anillos corticales y la producción de madera. La contaminación guarda relación con la resistencia de los árboles a la sequía (en zonas menos contaminadas, mayor resistencia). Cuando la concentración de partículas contaminantes en el aire es más elevada, los efectos de la sequía también se intensifican, apareciendo con más frecuencia plagas y enfermedades secundarias de insectos y hongos.
Respecto a la aparición de plagas y enfermedades, también es relevante señalar que en períodos de sequía las incidencias por incendios forestales es mayor. Cuando el incendio ocurre, la masa forestal queda muy expuesta a la proliferación de plagas y enfermedades.
En resumen, el clima y sus condicionantes, siendo uno de los más importantes en nuestro clima mediterráneo semiárido la sequía cíclica, determinan la capacidad de un patógeno o insecto plaga para prosperar o persistir bajo condiciones naturales en una zona dada.
 
sequia en murcia 3

Algunos ejemplos de plagas muy relacionadas con ciclos de sequía:
Tomicus piniperda: es un insecto perteneciente al orden Coleoptera, conocido comúnmente como ‘barrenillo'. La forma larvaria perfora galerías en los troncos de los árboles, dificultando la circulación de la savia, terminando por causar la muerte del ejemplar afectado. Afecta a diferentes especies del género Pinus, sobre todo a Pinus halepensis (pino carrasco) en Murcia, especialmente a árboles jóvenes y a árboles adultos debilitados como consecuencia de la sequía.
Thaumetopoea pityocampa: es un insecto lepidóptero, conocido comúnmente como ‘procesionaria del pino'. Este insecto es un defoliador del pino y está muy relacionado con la sequía y las temperaturas. Por sí mismo no provoca la muerte del árbol, pero una combinación de plaga con una persistente sequía sí que termina provocando la muerte de éste.

Fuente:
- Unidad de Defensa contra Incendios Forestales (UDIF), Dirección General de Medio Ambiente.

Artículos relacionados:
Lecho de río totalmente seco
Una de las plagas más comunes en los bosques mediterráneos: la procesionaria
La Región posee numerosos parajes que denotan la aridez de nuestra tierra
La sequía es un enemigo terrible contra la agricultura
Mapa de precipitaciones en España durante 2010
Mapa de precipitaciones en España durante 2011
Mapa de precipitaciones en España durante 2012
Mapa de precipitaciones en España durante 2013
Gráfica de precipitaciones en España durante 2014
El barrenillo suele aparecer en condiciones de sequía, aunque una sequía persistente acaba por eliminar también a este insecto