Número

AgriclimateChange. Lucha contra el cambio climático desde la agricultura

RESUMEN
La agricultura es responsable del 10,1% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. La elevada tasa de estos gases que genera el sector agrícola insta a la UE y a los países miembros a tomar medidas de mitigación que deben ser informadas a los trabajadores del sector agrícola en Europa. 
El objetivo principal del proyecto AgriClimateChange es hacer frente a las emisiones de gases de efecto invernadero a escala de explotación y adaptarse a los escenarios adversos previstos de cambio climático. 
Los países comunitarios implicados como socios del proyecto son Alemania, Italia, Francia y España. 
Para tomar las medidas oportunas de mitigación de gases de efecto invernadero, se han evaluado más de 140 cultivos de los países asociados, de los que 24 corresponden a cultivos murcianos, como melocotoneros, almendros, perales, etc. 
Los resultados desprenden que se puede reducir entre un 10 y un 30% la emisión de gases de efecto invernadero en la actividad agrícola, lo cual es un gran logro medioambiental.

El cambio climático es una de las grandes preocupaciones ambientales del siglo XXI. La agricultura, como responsable de un buen porcentaje de los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera, debe establecer unas prácticas más respetuosas con el medio ambiente y medidas efectivas para mitigar sus emisiones.

La agricultura es responsable del 10,1% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE (excluyendo las emisiones debidas a cambios en el uso del suelo), lo que supone un total de 464,3 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalentes. Entre 1990 y 2011 las emisiones de la agricultura (excluyendo el CO2) disminuyeron un 23,1% debido a la disminución de la cabaña ganadera, a un mejor manejo de las deyecciones ganaderas en algunos países, a la adopción progresiva de prácticas agrícolas más respetuosas, a la reducción en la cantidad de nitrógeno utilizada en la fertilización de suelos agrícolas y a la ralentización del sector debido a la crisis económica. 
También algunos instrumentos legislativos, no específicamente diseñados para luchar contra el cambio climático, han tenido efectos beneficiosos y explican esta tendencia.
A pesar de esta disminución, la UE y los países miembros deberán adoptar en los próximos años medidas de mitigación más efectivas que incluyan al sector agrícola para así poder dar cumplimiento a las obligaciones y compromisos adquiridos en el ámbito comunitario en materia de cambio climático. Un buen ejemplo de ello es la ‘EU Roadmap for moving to a low carbon economy' (Hoja de Ruta de la UE hacia una economía baja en carbono), que recomienda una disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector agrícola un 36-37% para 2030, e incluso una reducción más ambiciosa (42-49%) para 2050.

Procedencia de los gases de efecto invernadero en el sector agrícola de la UE
Un análisis preliminar de las emisiones de gases de efecto invernadero en el sector agrícola europeo pone de manifiesto que más de la mitad de las emisiones provienen de los suelos agrícolas, una tercera parte de la fermentación entérica y una sexta parte de la gestión de las deyecciones animales. El resto de las emisiones (quema de residuos y cultivo de arroz) no tienen una contribución significativa.

Principales gases de efecto invernadero de origen agrícola
El óxido nitroso (N2O) es el principal gas de efecto invernadero y está relacionado con las emisiones del suelo que se dan en la transformación microbiana del nitrógeno (nitrificación y desnitrificación). Esto se debe principalmente al uso de abonos minerales nitrogenados, a la utilización de estiércoles y al nitrógeno de los residuos agrícolas incorporados al suelo. La fermentación entérica libera metano (CH4) en el proceso natural de digestión que se da en todos los animales rumiantes. Tanto el N2O como el CH4 se liberan también en el almacenamiento del estiércol a través de la descomposición.
La agricultura emite poco CO2, aunque las evaluaciones que tienen en cuenta los consumos energéticos, tanto directos como indirectos, revelan que las emisiones de CO2 a escala de explotación pueden llegar a suponer entre el 10 y el 20% del total de las emisiones. Por último, también hay que tener en cuenta que las superficies agrícolas, que ocupan más de la mitad de la extensión de la UE, son susceptibles de almacenar cantidades muy significativas de carbono si se ponen en marcha medidas agronómicas adecuadas o se implementan infraestructuras ecológicas que secuestran CO2 de la atmósfera. 

Objetivos de AgriClimateChange
Su objetivo principal: hacer frente a las emisiones de gases de efecto invernadero a escala de explotación y adaptarse a los escenarios adversos previstos de cambio climático. Por tanto, promover prácticas agrícolas que permitan luchar contra el cambio climático es una estrategia no solo adecuada para ayudar a nuestro clima o para preservar el medio ambiente, sino también para mejorar la competitividad del sector agrícola. El objetivo del proyecto AgriClimateChange ha sido contribuir a que el sector agrícola de la UE sea un líder internacional en materia de mitigación del cambio climático otorgando un papel clave a nuestros agricultores, no solo como productores de alimentos, sino también como protectores de la biodiversidad, de todo un legado cultural y paisajístico y del clima.

Los socios del proyecto
Los países miembros implicados en este proyecto son Alemania, Francia, Italia y España. El proyecto fue coordinado en España por la Fundación Global Nature, una fundación española que ha trabajado activamente durante los últimos 20 años en la protección del medio natural y la promoción de prácticas agrícolas sostenibles. También han participado otras organizaciones públicas y privadas, con una dilatada experiencia en agricultura y cambio climático. En Francia, Solagro ha sido una referencia a nivel nacional en lo que se refiere a la promoción de la agricultura sostenible, la austeridad energética y la gestión de recursos naturales desde su creación en 1981.
La Fundación del Lago Constanza trabaja por una economía sostenible en la zona del lago Constanza (Alemania) y zonas aledañas. Comunità Montana Associazione dei Comuni Trasimeno-Medio Tevere es un organismo público a cargo del desarrollo local en la zona del Parque Regional del Lago Trasimeno (Italia). Y finalmente, la Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia, que es responsable de la agricultura, medio ambiente y agua en la Región.

Tiempo de ejecución y presupuestos
El proyecto ha tenido un tiempo de ejecución de tres años, desde septiembre de 2010 hasta diciembre de 2013. En total se han destinado 1,6 millones de euros, de los que 260.400 euros han ido a parar a la evaluación de 24 explotaciones agrícolas de la Región.

Metodología
Para identificar las medidas de mitigación más efectivas, en una primera fase, el proyecto creó la herramienta ACCT (AgriClimateChange Tool), basada en la experiencia de varios socios del proyecto y en especial de Solagro, que ha creado herramientas similares desde 1999. ACCT evalúa los consumos energéticos, emisiones de gases de efecto invernadero y almacenamiento de carbono a escala de explotación.
Se creó con la intención de ser una herramienta válida para toda la UE y fue continuamente ajustada durante todo el proyecto para su uso en los cuatro países participantes en el proyecto. A continuación se evaluaron 149 explotaciones agrícolas durante 3 años de más de 20 producciones diferentes. En base a los resultados obtenidos, se desarrollaron planes de acción específicos para cada explotación con el objetivo de reducir los consumos energéticos y emisiones de gases de efecto invernadero entre un10 y un 40%.
Los técnicos identificaron las medidas claves para lograr estas reducciones y se analizó en paralelo el ahorro económico ligado a la aplicación de dichas medidas. Los planes de acción, una especie de hoja de ruta específica para cada explotación, incluían una lista razonada de acciones a ejecutar que se habían acordado previamente con los agricultores. Los técnicos también prestaron apoyo a los agricultores para desarrollarlas y su impacto fue medido en las campañas posteriores (2011 y 2012). En algunas ocasiones se fueron añadiendo nuevas acciones a los planes de acción para ajustarlos a nuevas situaciones y oportunidades.
Los resultados obtenidos en este conjunto de explotaciones permitieron al proyecto proponer unas medidas globales y efectivas de mitigación aplicables en el ámbito regional, nacional y de la UE, con especial interés para el desarrollo de la Política Agraria Comunitaria (PAC). Los socios del proyecto también se reunieron con miembros de la Comisión Europea y del Europarlamento con el fin de proponer medidas legislativas y trasladar las lecciones aprendidas durante el proyecto, contribuyendo así a la lucha contra el cambio climático desde otro frente. Como prueba del interés suscitado, tanto la Comisión Europea como el Europarlamento invitaron, una vez finalizado el proyecto, a los socios para exponer en detalle los resultados alcanzados ante comisiones de expertos.
El proyecto también incluyó actividades de comunicación y sensibilización, especialmente dirigidas a agentes clave como agricultores, agrupaciones profesionales agrarias o consumidores. Aunque el cambio climático es un importante reto para el sector agrícola, la comunidad agrícola no siempre es consciente de la necesidad de hacerle frente o incluso de las oportunidades asociadas. Al ser un sector muy diverso, la campaña de comunicación tuvo que incluir estrategias y herramientas muy diversas: página web, paneles de noticias, conferencias de prensa, radio y televisión, prensa especializada, ferias agrícolas y charlas informativas a agricultores.

Resultados
El proyecto demostró, gracias al desarrollo de 128 planes de acción en explotaciones agrícolas de cuatro países, que es posible alcanzar ahorros energéticos y reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 10%. En algunos casos el margen de mejora fue incluso mayor, como demostraron los resultados de las explotaciones con una media de ahorro energético del 17,6% y una reducción media de emisiones de un 22,2%. 
Sin embargo, uno de los aspectos más relevantes fue conocer que estos resultados se podían alcanzar para diferentes producciones agrícolas y para diferentes ámbitos geográficos de la UE, por tanto para la gran mayoría de la superficie agrícola europea. Además estas reducciones medias constatadas se alineaban perfectamente con los objetivos comunitarios en materia de ahorro energético y de reducción de emisiones: la Estrategia Europea 20-20-20 (que persigue entre otros aspectos que Europa sea un 20% más eficiente en la utilización de energía) o la Hoja de Ruta 2050 hacia una economía baja en carbono (que sugiere una reducción para las emisiones agrícolas de un 36-37% para 2030 y de un 42-49% para 2050).

AgriClimateChange y la Política Agraria Común (PAC)
Durante el desarrollo del proyecto, los socios del mismo organizaron varias reuniones en Bruselas (tanto con la Comisión Europea como con europarlamentarios). También trabajaron en contacto con legisladores en el ámbito nacional y regional con el objetivo de proponer medidas de mitigación a escala de explotación. Una de las normativas clave en este proceso fue la PAC, en pleno proceso de diseño y reforma durante el periodo de ejecución del proyecto. 
La PAC a lo largo de su historia se ha caracterizado por hacer frente a numerosos retos medioambientales de la UE. En este sentido, desde 2010 la nueva PAC fue diseñada para hacer frente al cambio climático al tiempo que aseguraba hacer frente a retos económicos y territoriales. 
La nueva PAC ofrece la posibilidad de incluir medidas para luchar contra el cambio climático, pero en algunos casos su efectividad e impacto es aún incierto. No obstante, la agricultura será un sector clave para la lucha contra el cambio climático y la PAC uno de los instrumentos más potentes para hacerle frente.
En definitiva, la agricultura europea juega un papel clave en la mitigación del cambio climático y las medidas tomadas para reducir sus efectos a escala de explotación han demostrado ser efectivas. La nueva PAC podría incrementar su potencial, aunque para ello se requiere una definición más precisa de las medidas incluidas en ésta y así evaluar si con ellas se podrá dar cumplimiento a los compromisos adquiridos en materia de mitigación en la UE.

El proyecto en la Región de Murcia
Nuestra Región, junto con Canarias y Valencia, son las Comunidades Autónomas españolas que han participado en el proyecto. La Fundación Global Nature, como coordinadora del proyecto en España, ha diseñado e implementado 24 planes de acción específicos, 12 en Valencia y otros 12 en Islas Canarias.
En la Región se han puesto en marcha 6 de estos planes de acción en diversos cultivos, realizando la primera evaluación energética y de emisiones de gases de efecto invernadero entre los meses de mayo y diciembre de 2011.

Los cultivos seleccionados para el proyecto son:
Cultivo - Evaluaciones
Melocotón - 3
Albaricoque - 8
Pimiento invernadero - 2
Alcachofa - 1
Almendro - 2
Lechuga - 3
Melón - 1
Peral - 3
Mandarino - 1
También se han elaborado seis diferentes acciones para el desarrollo de Planes de Acción, en función de las características de manejo y cultivo de las 24 explotaciones agrarias evaluadas en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.
Esta iniciativa actúa en combinación de otras actuaciones agrarias como ‘Murcia, Agricultura Limpia' y ‘LessCO2', ambas orientadas a conseguir una agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente. 

Artículos relacionados:
- Cambio climático. Murcia enclave ambiental nº 4, pág. 18-23.
- Iniciativas desarrolladas en la Región para combatir el cambio climático. Murcia enclave ambiental nº 34, pág. 16-25.


Posiblemente, el cambio climático es el principal reto medioambiental actualmente
La agricultura es responsable del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE
El uso de abonos nitrogenados origina la transformación microbiana del nitrógeno del suelo en óxido nitroso, el principal gas de efecto invernadero
En la Región de Murcia se han estudiado algunos cultivos para ver sus emisiones
El futuro de la agricultura en Europa pasa por tomar medidas que palíen los efectos del cambio climático