Número 40 | Tercer trimestre 2016

El Monte Arabí, primer Monumento Natural de la Región de Murcia

Resumen

El Monte Arabí es una elevación montañosa, localizada en el municipio de Yecla, que posee importantes y singulares formaciones geológicas, producto del modelado kárstico, que le han valido su declaración como Monumento Natural. Anteriormente, por sus pinturas rupestres y junto al resto de las manifestaciones artísticas del arco mediterráneo de la Península Ibérica, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También está declarado como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Zona Arqueológica.
El ser humano ha tenido siempre una relación especial con este monte, sus antiguos pobladores realizaban rituales en sus cuevas, actividades que han llegado hasta nuestros días, concediéndole al monte ciertas características místicas.
Aparte de la singularidad, rareza y belleza de su geología y de sus valores arqueológicos, el Monte Arabí acoge una gran diversidad de especies de flora y fauna. Todos estos valores pueden ser apreciados realizando una sencilla ruta circular de senderismo por la zona.


Existen en la Región de Murcia determinadas formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza; elementos de la gea que reúnen un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos que merecen ser objeto de una protección especial. Por ello, el Monte Arabí, en Yecla, ha sido recientemente declarado Monumento Natural, el cual, por su alta concentración de manifestaciones de arte rupestre, fue declarado anteriormente como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Zona Arqueológica.


El Monte Arabí, la montaña mágica

Sobre la extensa llanura yeclana, en la comarca del Altiplano, y en el límite con la provincia de Albacete, se eleva el Monte Arabí, con una altitud de 1.065 metros sobre el nivel del mar, y con una superficie aproximada de 583,93 hectáreas. Esta gran estructura pétrea de forma redondeada es uno de los espacios naturales más emblemáticos del territorio murciano.
Fue un lugar donde se reunían los antiguos pobladores para realizar rituales, y quizás este sea uno de los atractivos que tiene para grupos de personas que se acercan a sus cuevas a hacer rituales neopaganos.
Otro de los fenómenos que han hecho popular a este monte proviene de uno de los testimonios más divulgados de un radioaficionado que aseguró observar esferas luminosas desde el mismo.

Son las primeras pinturas rupestres descubiertas en Murcia, en 1912 por D. Julián Zuazo Palacios

La leyenda más popular extendida en el municipio es la que versa sobre la Cueva de los Tesoros, de la que se dice que al final de sus pasadizos estrechos se llega a una puerta custodiada por dos vigilantes armados que protegen un preciado tesoro.
Sin embargo, su declaración como Monumento Natural se ha basado en los valores naturales más destacables del Arabí, que son las importantes y singulares formaciones geológicas forjadas por la meteorización física y química. El resultado es un modelado alveolar característico en nido de abeja, además de un característico modelado kárstico, conformado por lapiaces, simas y grutas, como la Cueva del Tesoro y la Cueva de la Horadada. También es de destacar la presencia de una gran diversidad de fauna marina fósil, compuesta por dientes de tiburón, equinodermos, braquiópodos y bivalvos.
Además, son características las biocalcarenitas con intercalaciones de cuarzo hematoideo (cuarzo rojo), también denominado ‘jacinto de Compostela'.

Valores arqueológicos

Este monte acoge importantes yacimientos prehistóricos con una cronología comprendida entre el Paleolítico y la Edad del Bronce.
En estos yacimientos se encuentran las pinturas de arte rupestre de estilo levantino de Cantos de la Visera I y II y el de estilo esquemático del Abrigo del Mediodía, que, junto con el resto de manifestaciones de arte rupestre del arco mediterráneo de la Península Ibérica, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco, en 1988.
De igual importancia son las cacerolas que el ser humano talló sobre las rocas y sobre las que aún se indagan sus funciones.
Este espacio protegido goza también del reconocimiento de Bien de Interés Cultural, en la categoría de Zona Arqueológica.

Importantes valores para proteger

Las formaciones geomorfológicas del Monte Arabí, integrado en el sector oriental de las Zonas Externas de la Cordillera Bética, se caracterizan por poseer numerosos alvéolos, simas, grutas, lapiaces y otras formas kársticas, que acogen una variada fauna fosilífera, todo un conjunto que da un perfecto ejemplo de la geodiversidad de nuestro patrimonio geológico.
Toda esta singularidad, belleza y rareza de las formas del modelado de origen fluvial y eólico del Arabí es lo que hace que sea merecedor de una protección especial. Y por tanto, la clasificación de este monte como Monumento Natural queda justificada por el relevante interés y valor científico, cultural y paisajístico de su estructura geológica. Su declaración como tal tiene como finalidad garantizar su preservación mediante este régimen jurídico de protección.

Formaciones alveolares en el Monte Arabí

Por otra parte, la variedad litológica del Arabí ha originado suelos aptos para la proliferación de plantas que posteriormente sustentarán la fauna que en él habita, y en sus piedemontes se dan suelos fértiles idóneos para el establecimiento de viñedos, olivares, pastos y frutales que se extienden hacia las planicies yeclanas.
Además, el Monte Arabí acoge una gran diversidad de fauna, flora y hábitats, como consecuencia de la lenta transformación y aprovechamiento que el ser humano ha estado realizando desde antiguo. Se han reportado hasta el momento 332 especies de plantas vasculares. Entre la fauna destacan especies tan emblemáticas como el águila real, águila perdicera, que en los últimos años no se ha reproducido en la zona, chova piquirroja, búho real, gineta y sapo corredor, entre otros.

¿Qué es un Monumento Natural y cómo se regula?

La Ley 42/2007, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad define, en su artículo 34, los Monumentos Naturales como espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por formaciones de notoria singularidad, rareza o belleza, que merecen ser objeto de una protección especial.
Se considerarán también Monumentos Naturales los árboles singulares y monumentales, las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y mineralógicos, los estratotipos y demás elementos de la gea que reúnan un interés especial por la singularidad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.
En los Monumentos Naturales, con carácter general, estará prohibida la explotación de recursos, salvo en aquellos casos que por razones de investigación o conservación se permita la misma, previa autorización administrativa.

Monte Arabí acoge una gran variedad de especies de fauna y flora silvestres,
así como de hábitats naturales, resultado de la lenta transformación y aprovechamiento que el ser humano ha realizado desde tiempos antiguos.

El artículo 37 de la Ley 42/2007 atribuye a las Comunidades Autónomas, en su ámbito territorial, la competencia para la declaración y la determinación de la fórmula de gestión de sus espacios naturales protegidos. En este ámbito competencial autonómico, y tal como establece el artículo 11 de nuestro Estatuto de Autonomía, corresponde a la Región de Murcia el desarrollo legislativo y la ejecución en materia de espacios naturales protegidos, en el marco de la legislación básica del Estado y en los términos establecidos en la misma. En este sentido, y en concreto, el artículo 48.3 de la Ley 4/1992, de 30 de julio, de Ordenación y Protección del Territorio de la Región de Murcia, dispone que compete al Consejo de Gobierno la declaración de los Monumentos Naturales, mediante Decreto.

Límites geográficos del Monumento Natural

La delimitación del Monumento Natural del Monte Arabí se ha basado en coordenadas UTM referidas al huso 30N y al sistema de referencia geodésico ETRS89 (Sistema de Referencia Terrestre Europeo 1989). Los vértices de coordenadas de este espacio natural protegido se encuentran publicados en el Decreto 13/2016.
Se trata de una representación geométrica simplificada de los límites reales del Monumento Natural. Ello implica que esta delimitación no se forma necesariamente con la simple unión en tramos rectos de los mencionados vértices, sino que se hace adaptándose a los elementos del terreno y accidentes geográficos, en todo caso con una tolerancia inferior a 3 metros.

Vista panorámica del Monte Arabí

Régimen de protección

1. La declaración de Monumento Natural conlleva la prohibición de aquellas actividades o actuaciones que a continuación se relacionan, salvo autorización expresa de la Consejería competente en materia de medio ambiente.

  • Cualquier actividad extractiva de los recursos geológicos de la zona.
  • Cualquier movimiento de tierras que comporte una modificación en la geomorfología y el paisaje actual de la zona.
  • Cualquier actividad que altere o modifique los cauces o caudales de los mismos.
  • La acampada libre.
  • Hacer fuego, salvo en los lugares señalados al efecto.
  • Los vertidos, enterramiento o incineración de basuras, escombros y desperdicios.
  • La introducción de cualquier elemento artificial que limite el campo visual, rompa la armonía del paisaje o desfigure la perspectiva.
  • La ubicación de los anuncios, vallas o rótulos publicitarios, salvo los necesarios para el uso y gestión del Monumento Natural.
  • La edificación y la construcción de nuevos caminos y vías, salvo que se consideren imprescindibles para la gestión y el uso público del Monumento Natural, se adecúen a los objetivos de conservación y protección de los valores del mismo y sean autorizados por la Consejería competente en materia de medio ambiente.
  • La recolección de material geológico, tanto con fines coleccionistas como de comercialización.

2. Todas las actividades, obras o actuaciones que puedan afectar de forma apreciable a los Monumentos Naturales deberán ser autorizadas previamente por la Consejería competente en materia de medio ambiente.
3. Con carácter general, en los Monumentos Naturales está prohibida la explotación de recursos, salvo usos que no dañen la integridad del elemento o del espacio, así como aquellos casos en los que por razones de investigación o conservación se permita la misma.
4. Los tratamientos silvícolas se realizarán por la Consejería competente en materia de medio ambiente.

PR-MU 91 Sendero circular del Monte Arabí

El Monte Arabí cuenta con un sendero circular, el PR-MU 91, que, aunque no sube a la cumbre, si recorre los principales atractivos del mismo.
Partimos de la Casa del Guarda (848 m de altitud) por una pista bien marcada en dirección norte. A escasos metros tomaremos una derivación a la derecha que nos llevará, después de recorrer unos 400 metros, hacia las llamadas cazoletas y petroglifos.
Siguiendo por este agradable camino, y contemplando las caprichosas formaciones que caracterizan el Monte Arabí, el camino se transforma en senda hasta llegar a unos pasos de roca y farallones que podremos sortear mediante un pasamanos instalado para tal efecto. Desde este lugar podremos acceder a las pinturas de los Cantos de Visera.
Seguiremos en dirección norte hasta llegar a la cueva de La Horadada. En este lugar nos podremos detener y, si lo deseamos, acceder a esta enorme oquedad perforada en su techo por la acción erosiva del agua.
Desde este lugar seguimos de nuevo en dirección norte por un terreno en el que alternaremos tramos de roca llana (precaución cuando esté mojada, por lo resbaladizo del musgo acumulado en la misma) y senda, llegando a un panel informativo y mirador natural desde el cual tendremos unas magníficas vistas de la Puerta de la Iglesia y campos de Montealegre.
Seguiremos en dirección sur por una senda bien delimitada hasta llegar a un cruce de caminos que tomaremos hacia nuestra izquierda, ya que a la derecha nos iríamos de nuevo hacia las pinturas de los Cantos de Visera. Después de recorrerlo durante 150 metros tendremos la opción de tomar una derivación hacia la Puerta de la Iglesia y el Pocico de la Buitrera (0,9 Km y 1 Km respectivamente) o seguir en dirección sur para continuar nuestro recorrido.

Fuentes:
Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (OISMA).

Artículos relacionados:
- Las estepas murcianas. Valores naturales y conservación nº 10 (2006), pág. 10-15.