Número 40 | Tercer trimestre 2016

A Calblanque... sin coche

Resumen
El Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila es un espacio natural protegido con importantes valores naturales que alberga playas naturales en buen estado de conservación.
Desde 2010, de una u otra forma, se viene limitando el acceso a sus playas en el periodo estival, una actuación que pretende luchar contra la degradación que las nubes de polvo y el pisoteo provocan en las zonas más sensibles. Además, se obtienen otros beneficios ambientales, como es la reducción de las emisiones de CO2.
Este año se ha iniciado un nuevo sistema de ordenación de accesos a las playas del Parque, con el fin de garantizar la conservación de los hábitats, que contó con el apoyo social de todos los colectivos implicados. Se puso a disposición de los visitantes de las playas de Calblanque un servicio de seis autobuses desde el 25 de junio hasta el 4 de septiembre, de 9:30 a 20:30 h, con dos informadores, y se realizó la campaña de comunicación "Calblanque 4:40" para informar a la población a través de medios impresos, redes sociales, etc.
Durante toda la campaña, se vendieron 44.485 tickets, lo que supone una reducción del número de visitantes y, por tanto, de la presión antrópica sobre los valores naturales del Parque, con respecto al año anterior.

Este año se ha iniciado un nuevo sistema de ordenación de accesos a las playas del Parque Regional de Calblanque para el periodo estival, estableciendo una limitación de acceso de vehículos a motor a sus playas, con lo que se pretende luchar contra la degradación que las nubes de polvo y el pisoteo están provocando en las zonas más sensibles.

El Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila es un espacio natural protegido de gran valor ambiental que alberga playas naturales especialmente valoradas por su buen estado de conservación. Además, este bello enclave natural se sitúa en una zona del litoral murciano de especial intensidad turística; son muchas las personas que se acercan en verano a disfrutar de sus playas.
Se hace necesario adoptar medidas de conservación, que en el período de mayor afluencia de visitantes conlleven restricciones de acceso de vehículos a motor, y que vienen justificadas no solo por la necesidad de garantizar la conservación de la flora y fauna próxima a los senderos y su entorno, así como de los importantes y frágiles sistemas dunares de alto interés natural que circundan las playas del Parque Regional, sino también por la necesidad de atención al uso público de este espacio, que cuenta con gran densidad de ocupación de playas, y de la que depende la satisfacción de los visitantes.

El plan de ordenación de recursos naturales

El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila establece que el acceso público al litoral Mediterráneo del Parque podrá ser controlado, en el marco de la vigente Ley de Costas, por la Consejería de Medio Ambiente en los sectores y épocas que estime oportunos para la adecuada preservación de los recursos naturales, y contempla la posibilidad de llevar a cabo el cierre temporal o permanente de caminos en el ámbito del espacio protegido y a controlar el acceso al litoral. Estas medidas tienen por objeto hacer efectiva la protección de estas áreas ante la afluencia masiva de visitantes en el periodo estival.
La Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente es el Departamento responsable de adoptar las medidas más adecuadas para controlar, por razones de conservación de la naturaleza, el tránsito público de vehículos a motor en los viales, considerados como zona de uso público según el PORN y los accesos al litoral, al objeto de evitar que el número de visitantes supere la capacidad de acogida sostenible del Parque.


Entre las directrices para la planificación del uso público establecidas en el PORN (artículo 120), se contempla la necesidad de canalizar el acceso de vehículos por los viales establecidos en la zonificación prevista y atender, especialmente respecto a las zonas de uso recreativo, la señalización de accesos y puntos de aparcamiento; la información al visitante; la mejora y mantenimiento de las instalaciones, y el servicio de limpieza; la conservación de la calidad paisajística y ambiental del entorno.
Hasta 2010 no se restringía la entrada en verano al Parque y fue ese año cuando, por primera vez, comenzaron las limitaciones de acceso. Se realizaba solo durante los fines de semana, poniendo al servicio de los turistas un autobús gratuito. En 2014 se concedió una autorización a los propietarios mayoritarios de terrenos en el espacio protegido para gestionar diariamente el acceso al aparcamiento. Finalmente, en 2015 se impuso un funcionamiento mixto, con libre acceso a la zona pública de estacionamiento, permitiendo el pago en las parcelas particulares.

Un sistema para compatibilizar el disfrute de las playas con la conservación de los valores naturales del Parque Regional.

En 2016, se ha hecho necesario el establecimiento de un modelo de control de accesos que, con el fin principal de garantizar los objetivos de conservación de los hábitats, contara con el apoyo social de todos los colectivos implicados, y que se hizo efectivo una vez estudiadas las propuestas de todas las Administraciones, entidades y grupos consultados con representación en la Junta Rectora del Parque.

Concepto de "capacidad de acogida"

Durante los últimos años se han desarrollado en el Parque Regional de Calblanque estudios enfocados al cálculo de la su capacidad de acogida. Se han estudiado los accesos de visitantes, la capacidad de acogida de las áreas de estacionamiento y su afección a su riqueza natural.
El concepto clásico de capacidad de carga en ecología hace referencia a la máxima población o uso que puede soportar indefinidamente un determinado hábitat sin dañar de forma permanente la productividad del ecosistema del que depende esa población, según estima la Agencia Europea de Medio Ambiente. Una vez alcanzado este valor, en cualquiera de sus componentes físicos, ecológicos, psicológicos o recreativos, surge la necesidad de ordenación y gestión para que los efectos negativos no sean irreversibles.
En Calblanque, se ha optado por aplicar un concepto más actual: la capacidad de acogida admisible, definida como el número máximo de elementos que admite un sistema teniendo en cuenta el espacio físico disponible, la generación de impactos ambientales sobre los elementos del medio, la satisfacción del visitante y la disponibilidad de equipamientos.
A partir de estos resultados se han planteado diferentes actuaciones de gestión del uso público, consistentes en la ordenación de los accesos, promoviendo un uso turístico sostenible, simultaneado con el aumento de la calidad ambiental y paisajística, la contribución a la preservación del espacio natural protegido y la experiencia satisfactoria para el visitante.

Regular el acceso en vehículos a motor para la protección de los recursos naturales

La regulación del acceso a las playas del Parque Regional de Calblanque está basado en el establecimiento del valor de capacidad de acogida, de modo que, para garantizar la no superación de la misma, se pone en marcha un dispositivo alternativo que permita la entrada de los visitantes a las playas en autobús.


Con esta interesante actuación se ha conseguido reducir la superficie de vegetación natural destruida por vehículos, el nivel de polvo en los caminos de acceso, y las incidencias con vehículos en los aparcamientos, entre otros problemas. En definitiva, el control de accesos durante la época estival contribuye positivamente al desarrollo sostenible de las actividades de uso y disfrute que los visitantes demandan de este espacio natural protegido.
Por otro lado estas restricciones también se hacen necesarias porque de la densidad de ocupación de playas depende la satisfacción de los visitantes y la conservación de la flora y fauna próxima a los senderos y su entorno, pues las playas del Parque Regional de Calblanque se encuentran circundadas por importantes sistemas dunares muy frágiles, que deben conservarse debido a su alto interés natural.

Con esta actuación se pretende reducir la emisión de polvo que asfixia a las plantas, mejorar la calidad del aire, disminuir los niveles de ruido, mejorar la seguridad, reducir el riesgo de incendio, facilitar los accesos para los servicios de emergencia, reducir los atropellos de fauna y disminuir el estrés para los visitantes a las playas.

Justificación eco-ambiental

La protección de la atmósfera es un tema medioambiental que domina las políticas comunitarias actuales, afectando a políticas tan diversas como la energía, el transporte y el desarrollo forestal.
Los contaminantes atmosféricos, que se introducen en el aire desde una amplia variedad de fuentes, corresponden a tres categorías generales:

  • Emisiones procedentes de fuentes móviles (vehículos). Además del CO2, las principales son: los óxidos de nitrógeno (NOx), el monóxido de carbono (CO) y los hidrocarburos (HC), es decir, compuestos orgánicos volátiles y no volátiles, partículas de hollín y ozono (O3).
  • Emisiones procedentes de fuentes fijas (empresas, hogares, granjas y vertederos de basura). Además del CO2, las principales son: el dióxido de azufre (SO2), los óxidos de nitrógeno (NOx), los hidrocarburos (HC), partículas de hollín, clorofluorcarbonos (CFC) y el metano.
  • Emisiones procedentes de la generación de energía. Además del CO2, las principales son el dióxido de azufre (SO2) y partículas de hollín.

Como ejemplo real de los beneficios que conlleva la ejecución de este servicio dentro del Parque Regional, es la reducción de emisiones provocadas por los vehículos que transitan durante esta época. Según los estudios realizados durante los años 2008-2009, se concluían los siguientes datos:

  • El número máximo de vehículos aparcados simultáneamente en los aparcamientos (y fuera de ellos) fue de 999 vehículos, el 15 de agosto de 2009 (17:30 horas).
  • Durante el mismo día 15 de agosto de 2009 se llegaron a registrar hasta 2000 entradas de vehículos hasta los aparcamientos de las playas, llegándose a constatar importantes problemas en el tráfico desarrollado en los caminos de servicio.

En las tablas 1 y 2 se muestra una estimación del total de emisiones de CO2, antes de la puesta en marcha de este servicio de control de acceso y con el servicio en marcha. Como ejemplo real, se ha cogido un día festivo medio de las temporadas 2009 "Caso A" (sin servicio) y de 2011 "Caso B" (con servicio). Se ha realizado un análisis de las comparativas de los consumos y emisiones de gasoil y CO2, según los vehículos de transporte utilizados: turismos o autobús. Si aplicamos estos datos a dos casos elegidos, uno con control de acceso o otros sin control (2009 y 2011) obtenemos los resultados mostrados en la tabla 3.


Si se tiene en cuenta que las emisiones por visitante que acude en un turismo como medio de transporte para visitar las playas de Calblanque es de 0,82 kg de CO2/día, y que si este mismo visitante hace uso del servicio de autobús como medio de transporte para visitar estas playas la emisión es de 0,25 kg de CO2/día, se resultados detallados en la tabla 4.


Como se puede apreciar en la misma, el total de CO2 emitido durante una jornada de playa, con el servicio de control de accesos activado, es reducido en un 53,8% con respecto a si no se utilizará este servicio.
Se ofrece como resultado que la aplicación del control de accesos supone una reducción en la emisión de gases de efecto invernadero (CO2) de 1.330 kg cada día. Durante los meses de julio y agosto, supone una reducción de emisiones por parte de los vehículos a motor de 79.800 kg de CO2.
Este servicio de control de accesos de vehículos supone una importante apuesta por la reducción de emisiones de CO2 al medio, lo cual favorece de forma directa al espacio natural (flora y fauna) y al espacio como ente o figura de conservación ya que la califica como un punto verde que es capaz de servir como sumidero de sus propias emisiones.

Una propuesta que aúna a todas las voces

Un Calblanque sin coches es una antigua demanda de los vecinos del parque y de los grupos ecologistas, que han venido informando sobre los daños sobre la flora y fauna provocados por la circulación continua de vehículos a motor en el acceso a sus playas.
La Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (OISMA) se reunió con los agentes sociales (vecinos, propietarios, ecologistas, universidades, Ayuntamiento de Cartagena y otros órganos de la Administración) con el fin de presentar el proyecto y aunar esfuerzos en el apoyo a esta nueva medida, que debía regir el control de accesos.


Por otro lado, se ha suscrito un contrato de arrendamiento por cuatro años con el propietario de las Salinas del Rasall que contempla la posibilidad del subarriendo de la explotación. Se ha indicado lo especialmente beneficioso que resulta este trabajo para conservar la biodiversidad del entorno y para otorgar, además, un valor sociocultural añadido centrado en la educación e interpretación ambiental.
Además, con el objetivo de recuperar la actividad productiva, se llevará a cabo la mejora del Sistema de Bombeo Eólico de las Salinas del Rasall, cuyo estudio se encargó a finales del 2015 a la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).
El estudio, que se encuentra muy avanzado, ya ha permitido la identificación de las principales deficiencias del sistema de abastecimiento de agua instalado, y en la actualidad se está trabajando en el diseño el sistema de bombeo alternativo más viable.
El objetivo es que en los próximos meses se pueda reactivar la actividad salinera en el humedal, recuperando su funcionalidad biológica.

Calblanque en 4:40

Para la sensibilización y difusión de la iniciativa se ha realizado una campaña de comunicación denominada Calblanque 4:40. Esta propuesta consta de diferentes acciones entre las que destaca la colocación de piezas realizadas con grandes palabras construidas con neumáticos y que sirven para lanzar los mensajes más representativos. Las palabras (fauna, flora y playa) han sido emplazadas en lugares muy visibles de Cartagena, Murcia, Cabo de Palos y la entrada al Parque Regional de Calblanque y sirven como soporte para mostrar los beneficios del uso del trasporte en autobús para acceder al parque, en contraposición al perjuicio causado por el uso del vehículo privado.
La campaña tambien ha tenido reflejo en las redes sociales a través de la cuenta de Twitter @CalblanquePR, y la difusión de videos de concienciación que se pueden encontrar en Youtube ‘Yo a Calblanque en bus' y ‘Yo a Calblanque por la senda señalizada' y ‘Calblanque 4:40 a vista de pájaro', que incluye bellas imágenes del Parque y del recorrido del autobús grabadas con un dron.

El apoyo del ayuntamiento de Cartagena

La campaña ha tenido también la colaboración del Ayuntamiento de Cartagena que ha suscrito un convenio de colaboración con la Comunidad Autónoma para la Protección de la Biodiversidad en el Parque Regional de Calblanque, Monte de Las Cenizas y Peña del Águila, por el que colaborarán en el desarrollo de un plan de control de entrada de vehículos y acceso, la implantación de un servicio de transporte público y el desarrollo de actuaciones de mejora de los sistemas de comunicaciones, protección civil, limpieza y vigilancia.


El ayuntamiento de Cartagena adecuó el área de estacionamiento y parada de autobús en el punto de partida del servicio de transporte público de Los Belones, intensificó el sistema de recogida de residuos, la limpieza de las playas, promovió la instalación de equipamientos que posibilitaran la cobertura de sistema de telefonía móvil e instaló aseos portátiles en las principales paradas del sistema de transporte colectivo.
Además participó en la colocación de las piezas comunicativas, junto al Palacio Consistorial de Cartagena y en otros lugares muy visibles de Cabo de Palos y a la entrada al Parque Regional de Calblanque.

Ficha del proyecto

  1. El servicio de autobuses se inició el sábado día 25 de junio de 2016 y se mantuvo vigente hasta el 4 de septiembre de 2016, ambos inclusive.
  2. El servicio tuvo una duración de 11 horas diarias, iniciándose a las 9:30 de la mañana y finalizando a las 20:30 de la tarde.
  3. El servicio estuvo constituido por una flota de 6 autobuses en total, y el número de autobuses en funcionamiento varió en base a la afluencia de visitantes esperada.
  4. El servicio de autobús dispuso de dos informadores que realizaron labores de información a los visitantes sobre los valores naturales del espacio, además de las dos personas contratadas para la expedición de tickets.
  5. La entidad encomendada fue la responsable de la edición de tickets para el uso del autobús por parte de los visitantes, que incluyeron la publicidad relativa a los fondos FEDER e información referente a los recursos naturales y a su conservación.
  6. El coste del servicio, incluido el seguro de viajero, fue de 3€ por billete de ida y vuelta y 2€ por billete sencillo, con descuento para menores de 12 años y mayores de 65 años, así como familias numerosas y estudiantes, que pagaron una entrada reducida de 1,5€ para el billete de ida y vuelta y de 1€ para el billete sencillo. Además, los menores de 3 años que no ocuparan plaza de autobús estaban exentos de pago.

Los primeros datos de esta actuación

Más de 200 visitantes accedieron a las playas de Calblanque en el autobús 4:40 en las tres primeras horas al inicio de la campaña, confirmando el buen grado de aceptación que ha tenido esta iniciativa.

Durante el primer mes de regulación de accesos al Parque Regional el nuevo sistema evitó que entraran 19.000 vehículos al espacio protegido.

El número total de tickets que se ha vendido en todo el periodo de ordenación ha sido de 44.485. El año pasado, en el mismo periodo, accedieron al Parque 49.333 vehículos, lo que equivaldría -según el número de personas/coche de ese año- a 138.132 visitantes. Un 24% de los billetes vendidos lo fueron en la modalidad de tarifa reducida.
Durante estas semanas se ha mejorado progresivamente el servicio instalando pérgolas de sombra, regando los caminos para minimizar el polvo y dotando al bus de una locución de bienvenida en español e inglés.


Fuentes:
Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (OISMA).

Artículos relacionados:
- El litoral emergido. La importancia de su protección, nº 10 (2006), pág. 26-29.
- Información en los espacios naturales de la Región, nº 12 (2007), pág. 6-15.
- Colaboradores. Por la conservación de El Rasall, nº 12 (2007), pág. 40-41.
- Valoración de ecosistemas en el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, nº 18 (2008), pág. 4-13.
- Ocio en la naturaleza murciana, nº 20 (2009), pág. 14-21.
- La jara de Cartagena. Salvada del abismo, nº 23 (2010), pág. 9-12.
- Visitando. Senderismo por Calblanque, nº 26 (2011), pág. 48-51.
- Financiación LIFE para la conservación del ciprés de Cartagena, nº 38 (2014), pág. 12-21.